El Español
Economía
|
Talento 15000

Una sevillana afincada en Moaña (Pontevedra) "recorta" la realidad y la plasma en el mar

Cristina Cantos comenzó a practicar el Kirie a raíz de un tratamiento médico y esta técnica japonesa que consiste en recortar figuras de papel es su hobby siempre utilizando el mar como fondo
Cristina Cantos en su casa de Moaña.
Quincemil
Cristina Cantos en su casa de Moaña.
Ofrecido por:

Un estricto tratamiento debido a una crisis asmática fue la casualidad que hizo hace dos años que la sevillana afincada en Moaña (Pontevedra) " por equivocarse de carretera" desde hace una década, Cristina Cantos, tuviese contacto con la técnica conocida como Kirie o Papercut. Se trata de un arte de origen japonés que consiste en recortar elaboradas figuras a partir de una sola hoja de papel blanco y ponerlas en contraste sobre un fondo. Desde que empezó a practicar, confiesa que "ya no puede parar" y el mar es el fondo más repetido en sus ilustraciones porque admite que este elemento también es "el fondo de su vida".

Nacer en una ciudad que no tiene mar ha marcado a Cantos, razón por la cual desde que se fue de su Sevilla natal ha vivido en sitios siempre cerca de agua ya que considera que tiene con este elemento "una conexión espiritual". Tanto es así, que en el municipio pontevedrés de Moaña su casa es conocida como "Villa Oceánica" porque está en la playa, al mismo tiempo que se hace llamar así como nombre artístico. Su hogar con vistas privilegiadas es una ventaja para ella a la hora de crear, ya que las fotos para los fondos de sus diseños las hace desde su ventanal, ya que cuenta que "haciéndolas al aire se ve perfectamente la silueta y los vacíos entre las líneas del propio diseño" a parte de que asegura que "no se le ocurre fondo más bonito para todo que el mar, en este caso de la ría de Vigo".

"Un recorte pintado en negro sobre fondo blanco parecería sólo un dibujo perfilado y no se aprecia igual que dándole profundidad, la perspectiva ayuda a entender el dibujo. Voy creando y cortando según me sienta en el momento", afirma. Sus inicios en el Kirie fueron lentos sobre todo por los temblores que le provocaba el tratamiento y que dificultaban la labor de mantener el pulso a la hora de cortar, por lo que decidió coger un cúter e intentar hacer líneas rectas y largas en papel para que sus manos cada vez pudiesen ir siendo "más útiles y prácticas".

Cantos rememora que cuando empezó a recortar le costó mucho y "destrozó varios diseños" pero aclara que "poco a poco fue afinando la técnica hasta llegar a hacer diseños más complejos y minuciosos". "Además de motivador, cortar también es una terapia de relajación para mí", indica, a lo que añade que cualquier tema es inspirador para ella, desde el mar hasta la música, el cine, la naturaleza o las relaciones humanas. "Si veo una película de Tim Burton corto un personaje, que escucho un disco de la banda Sigúr Ros, recorto la portada. Como me siento libre y empoderada, me dibujo desnuda y brotando flores y así todo el tiempo", explica.

La sevillana apunta que su proceso creativo no es siempre el mismo y ejemplifica que dependiendo de la ocasión ve imágenes en internet y las recorta, otras veces versiona ilustraciones de otros artistas en papel cortado o incluso hace ella sus propios diseños dibujando en cartulina previamente o edita digitalmente, sobre todo las fotografías. "Una vez tengo el diseño, paso a mi parte favorita que es el corte. Uso siempre cúter de precisión (o bisturí) y una tabla o base de corte autocicatrizante", dice.

Trabajar mirando al mar y una tienda virtual en proyecto

Cantos ha dispuesto una mesa de trabajo en su casa con unas exquisitas vistas al mar, ya que siempre trabaja con las ventanas abiertas, el olor a sal, música de fondo y paciencia. La sevillana asegura que a veces está tan concentrada trabajando que no se da cuenta del paso de las horas y le gusta sobre todo improvisar con el color y probar distintos marcos para encontrar el más adecuado para sus obras, a parte de que está empezando a aprender algunas nociones de otros campos artísticos como la bisutería y la joyería.

Cantos tiene un trabajo principal y sus obras con recortes de momento son un hobby para ella, algo que le encantaría cambiar en un futuro ya que reconoce que no descarta dedicarse única y exclusivamente a las creaciones con papel. "La mayoría de mis piezas están fotografiadas con el mar de fondo pero según el diseño o el resultado a veces también uso las plantas que tengo en casa, que son muchas y de todo tipo", indica.

Ella se formó en la Escuela de Artes de Sevilla y ha hecho cursos de diseño, cerámica, carpintería, decoración pero en la técnica del papel cortado es autodidacta y contempla más adelante hacer una exposición de sus diseños en función de los que ha elaborado con diferentes temáticas. "Me gustaría mostrar la cantidad de opciones que da el papel, porque no es sólo recortar siluetas. Dibujar con capas de color es interesantísimo o las esculturas de papel en 3D", cuenta. Al mismo tiempo, la artista tiene en proceso la creación de su tienda virtual, una opción que considera como "la vía más fácil para llegar a gente que vive lejos", además de que ha revelado que , pronto se podrán adquirir sus piezas en una tienda de Vigo.

TEMAS:
Economía