El Español
Cultura
|
Audiovisual

Un youtuber de Cangas descubre lugares abandonados de Galicia a millón y medio de personas

Breixo Fernández, de 25 años, se ha hecho un nombre en youtube gracias a centenares de vídeos en los que cuenta la historia y muestra el estado actual de psiquiátricos, discotecas, casas, prisiones u hoteles que llevan décadas sin actividad y en los que alguna vez ha experimentado sucesos paranormales
El youtuber Breixo Fernández.
Quincemil
El youtuber Breixo Fernández.

Documentar un lugar, contar por qué quedo abandonado y mostrar como está a día de hoy. Esta es la peculiar y pionera labor que realiza el cangués Breixo Fernández, un youtuber de 25 años que tiene una comunidad de más de 1,6 millones de seguidores en su canal que siguen de cerca sus movimientos en psiquiátricos, discotecas, casas, prisiones, túneles, estatuas u hoteles abandonados de Galicia y Portugal.

Su día a día no está exento de peligros ya que en más de una ocasión ha acudido la policía mientras grababa los vídeos con su equipo, se han encontrado a gente inesperada dentro de estos lugares o incluso ha descubierto voces y ruidos paranormales durante el visionado posterior a la grabación en los recintos que ha explorado. En sus inicios en youtube en 2009, Fernández, más conocido en las redes como BREIFR9, seguía la estela de grandes estrellas de este medio como el Rubius y su contenido se basaba principalmente en videojuegos "a los que dedicaba muchas horas" y creyó que sería buena idea compartir sus conocimientos y habilidades.

A día de hoy su contenido es completamente distinto y el youtuber pasa gran parte de su tiempo informándose sobre lugares abandonados de la comunidad y preparando las grabaciones, una actividad que le puede llevar días enteros. El joven reconoce que "su vida es prácticamente lo que se ve en su canal" y su pasión y curiosidad por los lugares recónditos y misteriosos le viene desde muy pequeño.

Sucesos paranormales en psiquiátricos y visitas inesperadas

"He experimentado cosas paranormales cuando estaba grabando en uno de los lugares que más me marcó, un psiquiátrico abandonado en Ourense. Lo importante vino cuando nos pusimos a visionar lo que habíamos hecho en el lugar, ya que fue cuando escuchamos la voz suave de una mujer diciendo una frase y ella allí era imposible que estuviera y nosotros no la vimos en ningún momento", afirma, a parte de que reconoce que la situación en las instalaciones "era tensa" desde el principio ya que se escuchaban muchos ruidos.

Además de esta experiencia difícil de olvidar, Fernández admite que encontrarse con personas que no sabía que estaban en los lugares abandonados como indigentes o adictos es de lo más raro que le ha ocurrido grabando los vídeos para el canal. "No sabes cómo van a reaccionar", apunta, al mismo tiempo que asegura que su lugar favorito de los que ha visitado ha sido una gran mansión que contaba con un salón imperial casi intacto.

Sobre los pasos a seguir para las grabaciones, el youtuber comenta que "la mayoría de las veces es casi imposible pedir permiso dado que los lugares están completamente abandonados y muchas de las personas que vivían allí no están", a parte de que "el desconocimiento y el tiempo que llevaría contactar con la gente que habitaba en cada una de la localizaciones" ralentizaría mucho todo el proceso, según el joven de Cangas.

Fernández deja claro que tanto él como su equipo "son conscientes de los peligros a los que se exponen" pero deja claro que "van con cabeza". En alguna ocasión la policía ha aparecido en alguno de los lugares al ver movimiento pero Fernández relata que nunca han tenido ningún problema porque los agentes han entendido que "no están allí para robar ni destrozar nada sino para informar sobre la historia de cada sitio" y solamente les han tomado los datos personales por si los propietarios de los inmuebles alegasen en algún momento que hay daños en la propiedad, momento en el que pasarían a ser posibles sospechosos.

"Youtube es el 50% de lo que soy"

Fernández sostiene que "youtube es una parte de su vida, más del 50% de lo que él es porque creció con la plataforma" pero hace hincapié en que, al contrario de lo que la mayoría de la gente suele pensar, "no se ganan cantidades inmensas". Sobre el tema económico, indica que hay dos maneras principales de sacar beneficio en el sitio web: con la promoción de marcas en el canal o la publicidad que aparece en los vídeos, dos opciones sobre las que el youtuber apunta que "hay que combinar para hacer que el canal sea rentable".

Entre sus planes de futuro está visitar sitios abandonados de Alemania y sobre todo de Francia, un país en el que le llama la atención el alto grado de conservación de gran parte de los recintos que llevan décadas inutilizados y que están "prácticamente intactos". Según Fernández, que tiene formación en informática y telecomunicaciones, ser youtuber es para él un "hobby remunerado" y comenta que claves del éxito de su canal se basan "en la constancia y haber llegado en el momento preciso".

Además de los vídeos, el cangués compagina esta labor con el trabajo que conlleva tener su propia marca de ropa y dirigir un pub, múltiples tareas que sabe llevar en el día a día gracias a que "sabe organizarse y conoce sus límites".

Cultura