El Español
Actualidad
|
Galicia

Tres detenidos en la 'operación PicaPica' por robos con violencia en domicilios de Galicia

La Guardia Civil de A Coruña localizó a los implicados gracias a la identificación del vehículo que utilizaban en los asaltos y descubrió que eran muy rápidos: en tres o cuatro minutos accedían a la vivienda, cometían el delito y abandonaban el lugar
Guardia Civil

El Equipo de Patrimonio de la Unidad Orgánica de la Policía Judicial de la Comandancia de A Coruña detuvo a tres varones por su integración en un grupo criminal responsable de numerosos delitos de robo con fuerza en el interior de viviendas de la comunidad gallega. La denominada como operación PicaPica comenzó a principios de noviembre después de que los agentes detectasen un incremento de la actividad delictiva en la zona periurbana de A Coruña.

La Guardia Civil constató un aumento de los robos con fuerza cometidos en viviendas ubicadas tanto en urbanizaciones como en zonas aisladas de los municipios de Cambre y Oleiros, así como en el barrio coruñés de A Zapateira. Los investigadores obtuvieron indicios que les permitieron conocer el tipo de vehículo utilizado en algunos de los robos y, aunque ocasionalmente manipulaban la placa de la matrícula, consiguieron averiguar parte de su numeración, a partir de la cual identificaron todos los números y descubrieron el coche usado.

Análisis de los sospechosos

Los agentes comenzaron entonces a controlar las posibles carreteras utilizadas para desplazarse hasta los lugares en los que se cometían los robos y localizaron el vehículo, en el cual viajaban varios individuos cuyas características físicas coincidían con las de los autores de los robos que habían captado las cámaras de seguridad de algunos de los inmuebles asaltados. "No fue posible proceder a su detención en aquel momento, pero sí realizar un seguimiento que llevó a los investigadores hasta la ciudad de
Vigo, en donde probablemente estarían residiendo los investigados", indica la Guardia Civil en una nota.

Los detenidos se desplazaban a diario por toda la comunidad gallega para reconocer las zonas residenciales y cometer los robos cuando se daban las circunstancias adecuadas. Los autores de los hurtos elegían viviendas cuyos moradores no estaban en su interior y eran "extremadamente rápidos", ya que en tres o cuatro minutos eran capaces de acceder, cometer el delito y abandonar la vivienda. Algunas de ellas estaban a cierta altura, pero los detenidos demostraron una "alta preparación y profesionalidad" en su actividad, escalando los metros necesarios para acceder a una ventana.

'Operación PicaPica'

Posted by Quincemil on Tuesday, December 1, 2020

"Fuera de su actividad delictiva, los detenidos pasaban perfectamente desapercibidos, sin ostentar ningún tipo de lujos ni actividad destacable. Tampoco tenían arraigo social en esta comunidad, ni tan siquiera en España, a donde todo apunta que viajaban con la única intención de sustraer joyas y dinero en el mayor número de viviendas posibles, botín con el que posteriormente regresarían a sus lugares de origen", indica la Guardia Civil en un comunicado.

La detención

Los domicilios donde se cometieron los hechos investigados se encuentran en las localidades de Cambre, Oleiros, Teo, Ames, Cangas de Morrazo, Moaña, Villagarcía, Allariz, Pereiro de Aguiar y Barbadás, así como en las ciudades de A Coruña y Pontevedra. El pasado 29 de noviembre, cuando los agentes preparaban la fase de explotación, comprobaron que dos de los investigados emprendían la marcha a bordo del vehículo en dirección a Madrid y los siguieron hasta la localidad de Benavente. El objetivo era detectar posibles citas, pero ante la posibilidad de que quisiesen abandonar la comunidad y quizás el país con el botín, dispusieron un control para detener el coche.

Unos cientos de metros antes de llegar al control, en cuanto los sospechosos se percataron de la presencia de una patrulla de la Guardia Civil de Tráfico,
arrojaron por la ventanilla un objeto, demostrando una vez más las meticulosas medidas de seguridad empleadas. Los agentes del seguimiento lo recuperaron instantes después y comprobaron que se trataba de un calcetín de lana relleno con más de 200 joyas con un peso que alcanzaba 1’5 kilos de oro. La Guardia Civil detuvo en ese momento a los dos hombres y comenzó a buscar al tercer implicado, que fue localizado en Vigo cuando pretendía abandonar el domicilio con una maleta en la que llevaba todas sus pertenencias.

Varias de las joyas recuperadas en la 'operación PicaPica' (Guardia Civil).

"Entre los objetos que portaban los detenidos, además de joyas y dinero
en efectivo, se incautaron las prendas de vestir que utilizaban para la
comisión de los robos y herramientas utilizadas para hacer palanca en
las ventanas y poder acceder al domicilio", indica la Guardia Civil. Casi todas las joyas fueron devueltas a las más de diez víctimas, que quedaron "enormemente agradecidas" por el valor sentimental de muchas de las piezas. El número de casas asaltadas en el último período fue superior a 25, pero en alguna no consiguieron ningún botín.

Se responsabilizó de la investigación el Juzgado de Instrucción número 7
de A Coruña que, una vez puestos a su disposición, acordó el ingreso en
prisión de los detenidos
.

Actualidad