El Español
Actualidad
|
Galicia

Todo lo que dice el BOE sobre la rebaja de los peajes de la AP-9 gallega

Los descuentos en la autopista entran en vigor este jueves y el decreto prevé problemas de congestión en el acceso a Vigo y otras cuestiones
Peaje de la AP-9 en una imagen de archivo
EP
Peaje de la AP-9 en una imagen de archivo

El Boletín Oficial del Estado (BOE) publica este miércoles el decreto por el que se modifican ciertos términos de la concesión administrativa para la construcción, conservación y explotación de la Autopista del Atlántico AP-9, que recoge la rebaja "histórica" en los peajes debido a las bonificaciones que habilita el Gobierno central.

La medida, que fue presentada este lunes por la nueva ministra de Transportes, Raquel Sánchez, "producirá efectos desde el día siguiente al de su publicación" en el BOE, es decir, desde este jueves.

Además de todo lo explicado por distintos responsables gubernamentales en los últimos días, antes y después del anuncio por parte del presidente del Gobierno Pedro Sánchez, el decreto del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana recoge algunas novedades.

Así, apunta que tomará en consideración el efecto de las nuevas bonificaciones sobre los niveles de servicio de los distintos tramos de la autopista, dado que, "previsiblemente, se incrementarán las intensidades de tráfico que soporta la infraestructura".

"Con base en las previsiones de tráfico disponibles en la actualidad, las intensidades de tráfico en el acceso a Vigo a través de la AP-9V y la AP-9 podrían provocar problemas de congestión en algunas horas punta", advierte.

Por ello, señala que "se elaborará y aprobará un protocolo de actuaciones que establezca las medidas pertinentes a adoptar en función de las intensidades producidas y el nivel de servicio alcanzado".

El protocolo incluirá, entre otros aspectos, los procedimientos de información de los tramos congestionados a los usuarios, mediante paneles de señalización variable "para que puedan decidir el itinerario más conveniente", apunta la norma.

A tales efectos, indica que "se reforzará la señalización existente, incluso de forma previa a la entrada en la autopista, para mejor información de los usuarios".

El protocolo de actuación será acordado y firmado dentro de los tres meses siguientes a la entrada en vigor de este real decreto por los responsables de gestión de la autopista, la Inspección de Explotación de la autopista, y los responsables de gestión de tráfico en los tramos afectados.

La implementación de las medidas de refuerzo de señalización e información al usuario establecida en el protocolo se abonarán con cargo al presente real decreto, "hasta el límite de la dotación presupuestaria prevista".

Nuevas ampliaciones

Además, el texto recoge que, "en caso de que surja la necesidad de aumentar la capacidad de la autopista a los efectos de minorar los tiempos o tramos de congestión y recuperar niveles de servicio de esta, o de ejecutar cualesquiera actuaciones en los tramos de acceso a la vía o en el tronco de la misma, se elaborará por parte de Audasa un estudio de alternativas que permita evaluar su ejecución".

En cualquier caso, añade, "las inversiones que se precisen, previa autorización de la Administración titular de la infraestructura, serán objeto de un nuevo real decreto".

Y es que, ya en los párrafos preliminares, el ministerio constata que "tanto la gratuidad del tramo Redondela-Vigo, como la apertura del centro comercial Vialia y la puesta en servicio de la nueva estación intermodal, como nuevos centros de generación de tráfico, incrementarán la intensidad de tráfico en el acceso a Vigo desde la autopista AP-9V".

Incide, de hecho, en que "actualmente ya se produce durante algunas horas al año congestión en dicho tramo". "Esta situación es compatible con la normativa de aplicación sin que, hasta la fecha, haya resultado necesaria la ampliación de la autopista en este tramo", puntualiza.

Supuesto en que no hay rebaja

Entre otras cuestiones, el decreto establece un epígrafe para el supuesto en que no se aplica la bonificación, y explica al respecto que será así "cuando se detecte que el vehículo que pretende su disfrute realiza otros movimientos que no se ajusten al objeto del descuento y que desvirtúen la finalidad del mismo".

Para efectuar "las indicadas comprobaciones", informa de que "Audasa se dotará a su cargo de los dispositivos tecnológicos necesarios". Asimismo, comunicará al ministerio "los criterios y elementos técnicos que utilizará para determinar los supuestos objetivos de improcedencia de la bonificación y el sistema de control y verificación de su implantación".

Pórticos, apartaderos y estudios

Relacionado con esto, establece que "adicionalmente al importe de esta compensación a Audasa, se asumirán con cargo a las partidas presupuestarias previstas en el presente real decreto una serie de actuaciones necesarias para el control de la aplicación de las bonificaciones de peaje y que ascienden a 1.770.000 euros (IVA incluido) para el ejercicio 2021".

De esta cuantía, el ministerio prorrateará la proporción temporal que corresponda, según la fecha de entrada en vigor de la norma, tal y como se recoge en la memoria técnica y económica que acompaña al decreto.

Entre ellas se incluyen "instalación de pórticos de información variable", construcción de apartaderos "para incidencias de tráfico" en el tramo Redondela-Vigo, instalación de medidas de control de tráfico en el tramo Redondela-Vigo y estudios y asistencias.

Tráfico inducido en tres años

Desde la entrada en vigor del presente real decreto se considerará un periodo de tres años, "plazo estimado para que el tráfico inducido por las medidas de bonificación se haya desarrollado completamente".

A partir de este momento, Transportes entiende que "se puede asumir que el crecimiento del tráfico inducido se comportará análogamente al crecimiento vegetativo".

Actualidad