El Español
Vivir
|
Gastrocoruña

Plaza 53: pizzas italianas en el barrio coruñés de Cuatro Caminos

El matrimonio formado por Cristian y Cristina abandonó su antiguo local en la plaza exterior de El Corte Inglés para mudarse al bajo de al lado, mucho más amplio. Desde allí atienden a diario a vecinos y empleados del centro comercial
16:45 · 07/11/2019
LPR
Cristina y Cristian, propietarios del Plaza 53

En la plaza exterior de El Corte Ingles nos encontramos con un local recientemente nuevo, pues acaba de celebrar su primer aniversario. Su cuidada decoración y su gran terraza llaman la atención de todo aquel que transite por esta zona del barrio coruñés de Cuatro Caminos.

Hablamos de la cafeteria Plaza 53, un local que va más allá del típico bar de barrio. Aquí se puede disfrutar desde un buen desayuno hasta una sabrosa cena. Y es que este local, regenteado por un joven matrimonio, Cristian Ornia y Cristina Varona, tiene una amplia oferta gastronómica. Sus pizzas, con más de una veintena de variedades, son el plato estrella.

Al más puro estilo italiano (por algo su dueño es italiano) el Plaza 53 ofrece a todo aquel que se acerque la oportunidad de saborear la autentica pizza italiana. "El secreto está en la masa", bromea Cristian cuando le preguntamos qué tienen de especial estas pizzas. Pizzas cuya receta, por cierto, ha importado del local que regentaban sus padres, La Tavernetta, en Riazor.

Cristian y Cristina son todos unos expertos hosteleros pues antes de este local ya estuvieron al frente del vecino mesón "O Fogón". "Era un local muy pequeño", apunta Cristian, quien, junto con su mujer, no dudó en reformar el bajo que antes ocupaba un banco.

Expertos hosteleros

¿Cómo surgió la idea de abrir Plaza 53?

Cristian: Nosotros teníamos el local de aquí al lado, que es el Mesón O Fogón. En el local actual había antes un banco y cuando lo cerraron vimos el letrero de se alquila, así que aprovechamos la oportunidad. Hablamos con Abanca, que son los propietarios del local, y decidimos montar un local de hostelería.

¿Qué os motivó a ese cambio de local?

Cristina: Éramos nosotros o eran otros. (risas)

Cristian: Eso es. O cogíamos nosotros este local o lo cogían otros; y nos estropeaban un poquito 'El Fogón' porque es un local muy pequeño. Si nos abrían aquí un local de esta envergadura, grande, nos íbamos a pique.

Tuvisteis que montar de cero un nuevo local, ¿mucho trabajo?

Cristian: Mucho trabajo, mucho dinero y mucha dedicación que le estamos poniendo; pero las cosas están saliendo bien.

¿Contentos, entonces?

Cristian: Sí, muy contentos. Se superaron las expectativas. Ahora en diciembre, con las navidades, y después con la rebajas de enero son muy buenos meses.

¿Por qué el nombre de Plaza 53?

Cristian: Porque estamos en una plaza y este local es el número 53. Yo no me complico para los nombres (risas)

¿Qué ofrecéis en Plaza 53?

Cristian: Ofrecemos desayunos. También tenemos tapas variadas, entre 10 y 12 tapas variadas; trabajamos con carta y tenemos menú del día. En la carta lo que más está funcionando son las pizzas. Mis padres tuvieron La Tavernetta, allí siempre tuvieron mucha fama las pizzas, y yo ahora las sigo haciendo aquí. Empezamos vendiendo muy pocas pizzas, pero poco a poco la voz ha ido corriendo y ahora están teniendo mucho éxito.

"Tenemos una carta con más de 20 pizzas diferentes"

Cristian Ornia

¿Qué tienen de especial?

Cristian: El secreto está en la masa (risas). Utilizamos ingrediente frescos, tanto el tomate como la mozarella vienen de Italia. La harina es de Italia, el aceite es de Italia...

Cristina: El dueño también es italiano (risas)

Cristian: Sí, yo llevo aquí desde los cinco años. Mis padres se dedicaron toda la vida a la hostelería. Yo nací en hostelería y no sé hacer otra cosa. Llegamos a tener tres locales, pero al abrir este último decidí traspasarlos.

¿Cuántas personas trabajan aquí?

Cristian: Somos 11, con mi mujer y yo.

¿Notais la diferencia entre el verano y el invierno?

Cristian: Se nota mucho, dependemos de la terraza. Ahora mismo puede haber 12 mesas en terraza, pero en verano hay 80. Y se llenan todas.

Cristina: A parte nuestra clientela suele venir con los niños y, como no hay coches y tenemos un parque infantil cerca, los padres pueden estar con los niños. E incluso traer a los perros.

Cristian: Sí, dejamos entrar a los animales porque ella (Cristina) es muy animalista.

Cristina: La ventaja de aquí es que puedes estar tomándote algo tranquilamente. Aquí suelen estar los maridos con los hijos mientras las mujeres se van a hacer la compra. Eso es habitual.

¿Trabajáis en función del horario comercial?

Cristian: Sí. El Corte Inglés cierra a las 22.00 horas y después puede venir algún empleado a tomar una caña o a picar algo, pero entre las 23.00 y las 23.30 estamos fuera. El fin de semana se alarga un horita más.

¿Cuál es la franja horaria con más clientela?

Cristian: Pues justo antes de que entren a trabajar los empleados de El Corte Inglés y el centro comercial, sobre las 9.00 vienen a desayunar. Después sobre las 12.30, cuando tienen descanso, se vuelve a llenar. Después, a la hora de comer... Va por picos. De 17.00 a 20.00 horas también se trabaja muy bien porque es cuando los niños salen del colegio y los padres vienen a tomar el café. Y el fin de semana, a todas horas. El día más flojo es el sábado, porque muchos trabajadores de El Corte Inglés y del centro comercial libran, y eso se nota.

Hace poco habéis celebrado vuestro primer aniversario.

Todos los sábado del verano, desde mayo hasta el 28 de septiembre, hicimos conciertos. Un sábado hacíamos sesión vermú y al siguiente, de noche. El último que hicimos fue el 28 de septiembre, que coincidió con nuestros aniversario, y trajimos a Los Claretes. La plaza estaba a tope. Mucha gente decía: "Estuvimos viendo a Malú en María Pita y no había tanta gente". La verdad, llenamos toda la plaza.

"El 28 de septiembre celebramos nuestros primer aniversario"

Cristian Ornia

¿Tenéis pensado organizar algo así de cara al invierno?

Cristian: En invierno no podemos hacer algo fuera. Ya tuvimos suerte en verano que no nos llovió a la hora de los conciertos.

Llama la atención la gran terraza de este local.

Cristian: Sí. Tenemos varias zona en el local. Una zona con un sofá, para tomar unas copas o ver el fútbol; dos mesas más grandes para hacer cenas y la zona de fumadores, que es la que más se utiliza.

De cara al futuro, ¿vais a realizar algún cambio?

Cristian: Sí, tenemos pensado acondicionar la terraza para el invierno con un cerrado para que la gente no tenga tanto frío.

¿Qué hay de diferente respecto al anterior local?

Cristian: El otro local era muy pequeño y no podíamos dar la comida que damos aquí. No teníamos la pizza ni el menú del día. Aquí el menú del día es muy elaborado, como de diseño.

Cristina: Tuvimos una vez unos obreros que nos dijeron: "Parecemos jefes en vez de empleados". Y es que veían unos platos tan bien colocados.

Cristian: No es el típico plato de huevos fritos con chorizo.

¿Qué platos ofrecéis en el menú?

Cristian: Ponemos siempre tres primeros y tres segundos, pero los cambiamos mucho. Ponemos lubina, dorada, codillo... Además destaca mucho la decoración de los platos y la cantidad de comida. Todo es producto fresco, nada congelado.

Como buenos hosteleros...

¿Una tapa?

La tortilla está buenísima

¿Una pizza?

La que más sale es La Mediterránea, con tomate natural y jamón serrano.

Vivir