El Español
Actualidad
|
Galicia

O Incio (Lugo) homenajea con aplausos a una de las residencias gallegas más afectadas

Los vecinos se desplazaron a las puertas de la residencia con pancartas en las que podía leerse "El pueblo de O Incio está con vosotros. Mucho ánimo y fuerza" y el acto finalizó con un sonoro aplauso
EP

O INCIO (LUGO), 19 Sep. (EUROPA PRESS) -

Decenas de vecinos de O Incio (Lugo) han participado ayer en un acto de homenaje y "aliento" a los usuarios y trabajadores de la residencia de la localidad, uno de los centros geriátricos gallegos en los que más ha impactado la pandemia (todavía con 58 usuarios y 35 trabajadores afectados).

Los vecinos se desplazaron a las puertas de la residencia con pancartas en las que podía leerse "El pueblo de O Incio está con vosotros. Mucho ánimo y fuerza" y el acto finalizó con un sonoro aplauso (recogido por las cámaras de Antena 3), que fue contestado también desde la residencia desplegando una pancarta con un visible "Gracias".

La escritora Marica Campo, natural del municipio, leyó un manifiesto de apoyo bautizado como "Chamando pola primavera", en el que incluyó un "recuerdo sentido" a quienes ya no están. "Nuestras condolencias a sus familias y a esta otra, la constituida por los usuarios y trabajadores de la residencia", ha transmitido. El manifiesto ha invocado "la primavera" y ha trasladado a usuarios y trabajadores que O Incio, "unido", les quiere aunque estén confinados y les acompaña el recuerdo de sus vecinos y su "más sincero deseo de salud".

"Porque los necesitamos y los queremos, aunque no los podamos nombrar uno a uno. Y porque tenemos una deuda con ustedes por cuanto lucharon en tiempos bien difíciles", añadió Campo.

"Héroes sin aplausos" y una demanda: más recursos

Marica Campo proclamó que "no existe futuro sin la memoria" que de los demás "guardan y representan" las personas mayores. "Y esta 'Terra Brava', como la llamó Fole, que tanta riqueza natural y humana encierra, aunque tiene una población envejecida, resurgirá inyectada de sangre nueva, porque por eso lucha y así lo merece", ha aseverado. También ha recalcado el "agradecimiento" a los trabajadores de la residencia, a los que ha erigido en "héroes sin aplausos" y finalmente ha reivindicado de los poderes públicos "más recursos".

"El personal de este tipo de centros no debe verse obligado a hacer jornadas agotadoras para mantener la calidad de los servicios. Las personas mayores, como los niños, son material sensible y se precisa una paciencia y delicadeza incompatibles con la sobrecarga de trabajo. Es de justicia cuidar que no la tengan. Ese es el mejor reconocimiento a su trabajo", ha proclamado.

Actualidad