El Español
Vivir
|
Moda

Lucir a Rosalía de Castro o un pulpo en la oreja: Conoce los pendientes 3D de una coruñesa

María Reig es una emprendedora autodidacta amante de la artesanía digital y la tecnología que ha creado la colección "Mis Raíces", basada en joyas sostenibles con motivos típicos de Galicia
Pendientes de muiñeira de la coruñesa María Reig.
A miña Xoia
Pendientes de muiñeira de la coruñesa María Reig.

"Mis Raíces" es el nombre de la original colección de pendientes 3D que recientemente ha elaborado la coruñesa María Reig. Empezó a dedicarse a esta labor desde hace no mucho, en octubre de 2019, y es una autodidacta que ha aprendido a crear gracias a su pasión por la tecnología y sus indagaciones sobre artesanía digital. Rosalía de Castro, unas muiñeiras, pulpos, medusas, vieiras, castañas y hasta incluso el poeta Federico García Lorca son los protagonistas de sus pendientes únicos que han surgido del amor a su tierra y que tienen la intención de hacer un guiño a elementos típicos de la cultura gallega.

"Las piezas más importantes para mí son las que elaboré primero como los pulpos, pero le tengo especial cariño a los pendientes con la cara de Rosalía de Castro", afirma, a lo que añade que esto se debe a que es una admiradora de la poeta por el papel que ejerció como mujer y como escritora. Reig confiesa que también le pareció interesante esta opción de pendiente 3D porque plasma a una gallega nacida en 1837, una época en la que eran inimaginables unas joyas de este tipo por lo que el resultado lo califica personalmente de "fantástico".

La coruñesa destaca que en su marca de bisutería impresa en 3D, A miña xoia, están muy concienciados con el medio ambiente, por lo que utilizan un material biodegradable denominado PLA que se deriva de los recursos vegetales como el maíz, la remolacha, el trigo o cualquier otro producto rico en almidón y se puede depositar en el campo tras su ciclo de vida. Además, como fornituras (bases con tuerca, anillas...) emplea plata (un material que es reutilizable) y el embalaje de los productos se envía en cajas de madera o en cajas de kraft (un papel de una resistencia extrema elaborado a partir de una pasta química que se usa principalmente para envolturas).

Los precios de los pendientes dependen del modelo del que se trate y sobre todo del grosor, altura y tiempo que se emplee en su creación. "Los más complejos tardan una o dos horas en fabricarse", detalla Reig, que también trabaja por encargo ya que de momento sólo posee la colección de Mis Raíces. Entre sus encargos más peculiares recuerda uno de una seguidora "enamorada de la poesía de García Lorca" que le mandó una foto del poeta para que reprodujera su cara en unos pendientes y otros como el de una clienta que guarda buen recuerdo de la época que vivió en Nueva Zelanda y quiso lucir en sus orejas un ave típica de la zona como es el kiwi (un ave no voladora del tamaño de una gallina aproximadamente).

Uno de los antojos personales de la coruñesa confiesa que era reproducir en su bisutería 3D el cuadro de El beso del pintor austríaco Gustav Klimt, algo que llevó a cabo y que ahora forma parte de su colección más personal. Tras la buena acogida de la colección, Reig está centrada en próximos proyectos como una colección "Basic colors" que define como "joyas sencillas y de colores vivos para todos los bolsillos". Asimismo, para quien quiera conocer más detalles sobre la moda sostenible y las joyas que elabora Reig, tiene una oportunidad el primer sábado de cada mes en la librería Fiandón (calle San Roque), un lugar muy especial para la coruñesa por su buena energía.

Vivir