El Español
Economía
|
Empresas

Los trabajadores del Vecchio llevan sus protestas a la calle Real de A Coruña

Los empleados aseguran que el propietario les debe dinero desde hace años y niegan que esta situación se deba al coronavirus, tal y como indicó la empresa en un comunicado
Protesta de los trabajadores del Vecchio en la calle Real de A Coruña.
Cedida
Protesta de los trabajadores del Vecchio en la calle Real de A Coruña.
Ofrecido por:

Los empleados y exempleados de la cadena de cafeterías Vecchio de A Coruña protagonizaron esta tarde una nueva protesta, esta vez ante el local que la marca tiene en la calle Real. Los trabajadores insisten en la explotación laboral y los impagos del propietario de los establecimientos y piden a la ciudadanía que no consuman en el Vecchio para evitar que continúe con esta actitud, además de informar de que esta situación se produce desde hace años y no se debe a la crisis generada por la pandemia.

El personal del Vecchio protestó el pasado martes 10 ante el local que la firma tiene en la plaza de Lugo, tras lo que la empresa hizo público un comunicado en sus redes sociales. El documento recoge que lo ocurrido es "una campaña de difamación y acoso" y asegura que el impago de las nóminas de febrero y parte de marzo se debe a la situación actual, en el contexto de la pandemia. El texto recoge que Caffè Vecchio no se va a pronunciar al respecto a menos que sea en el juzgado, donde hay un procedimiento en el Juzgado de lo Penal de A Coruña.

Una de las empleadas afectadas confirma que el caso está en manos de la justicia, pero aclara que las denuncias fueron interpuestas por los trabajadores y que las sentencias han sido siempre favorables a ellos, aunque el propietario se declara insolvente y nunca llega a efectuar los pagos. "Esto no es algo reciente que se deba al coronavirus, llevamos años así", desmiente una de las trabajadoras respecto al comunicado del Caffè Vecchio, que cifra en unas 40 las personas que comenzaron con estas movilizaciones a las que asisten aproximadamente la mitad.

"Lo que pretendemos es que (José María Vecino) deje de tener este negocio y que, si el Vecchio sigue, lo haga con otra persona. Ya no es solo que no pague, es el trato que tiene con los trabajadores", explica una de las afectadas, que indica que la firma busca a menudo nuevos empleados precisamente por estos dos factores. Los asistentes a la protesta piden a los ciudadanos "que compren el café en otro sitio" para esta situación deje de producirse.

Economía