El Español
Actualidad
|
A Coruña

Las cámaras de tráfico de A Coruña vigilan que se cumpla el confinamiento por coronavirus

Debido a la escasa circulación de vehículos durante el estado de alarma, desde la sala de pantallas se controlan los movimientos no autorizados
Poco tráfico en la zona del estadio de Riazor de A Coruña
Quincemil
Poco tráfico en la zona del estadio de Riazor de A Coruña
Ofrecido por:

Desde que se decretó el estado de alarma por la crisis del coronavirus, la circulación ha descendido notablemente en la ciudad, en cumplimiento con las medidas acordadas por el Gobierno que limitan los desplazamientos de los ciudadanos. Por eso, desde la sala de pantallas de la Policía Local de A Coruña destinan ahora el uso de cámaras de tráfico a controlar movimientos no autorizados.

En total en la ciudad hay un centenar de aparatos que vigilan habitualmente el tránsito de vehículos, pero tras la entrada en vigor de las normas de confinamiento este ha caído hasta un 70% entre semana y a casi un 90% durante los fines de semana. Es por ello que los agentes se dedican a vigilar que los ciudadanos no salgan sin razones justificadas.

De esta forma, más que en la carretera, el ojo de los policías está fijado más bien en las aceras por donde circulan los peatones. Las plazas y las zonas de paseo, en las que no se pueden reunir gente, son objeto de vigilancia policial durante el estado de alarma. Así se controla si las personas que están en las vías lo hacen de forma autorizada o no. En caso de que no se considere la causa de su salida justificada, los agentes dan aviso a las dotaciones que patrullan la ciudad para que intervengan.

Desde la Policía Local coruñesa aclaran que en general todos los ciudadanos están respetando las normas, pero que siempre hay excepciones. Entre ellas destacan los casos de personas que salen de casa con una barra de pan por si les paran poder argumentar su salida del domicilio. Asimismo, algunos aprovechan el tener una mascota para recorrer grandes distancias, algo que no está permitido y que las autoridades controlan a través de las cámaras de vigilancia.

En este sentido, los agentes dejan claro que quien use a un animal para circular libremente puede enfrentarse a una multa de 600 euros. Asimismo, los que salgan de casa para pasear a sus perros deben seguir una serie de medidas que de incumplirse acarrearían otras sanciones.

Actualidad