El Español
Economía
|
Comercio local

La Liada: Una "friki store" que envuelve a los coruñeses en un mundo fantástico

Todo tipo de merchandising sobre series de anime, sagas, dibujos animados y hasta las tabletas de Chocolate de Willy Wonka o peluches del coronavirus se pueden encontrar en esta novedosa tienda del centro de la ciudad dirigida por una catalana enamorada de Galicia
La dueña de La Liada de A Coruña.
Quincemil
La dueña de La Liada de A Coruña.
Ofrecido por:

Todo tipo de merchandising sobre series de anime, sagas, dibujos animados y hasta las tabletas de Chocolate de Willy Wonka de la famosa fábrica del libro de Roald Dahl o peluches del coronavirus se pueden encontrar en La Liada, la primera friki store de A Coruña (Estrecha de San Andrés, 1). Abrió sus puertas hace cuatro años en otra ubicación (Acalde Canuto Berea) de la mano de Lía Gimeno, una catalana afincada en la ciudad que decidió mudarse a Galicia impulsivamente mientras contemplaba la Torre de Hércules al anochecer y que ahora en plena pandemia ha decidido continuar la aventura en un nuevo local más grande y en el que puede acoger a más clientela (el anterior medía unos escasos 15 metros cuadrados y solo podía entrar una persona).

El original nombre del establecimiento se le ocurrió a la pareja de Gimeno al probarlo en la cartelería que estaban pensando para el negocio y ella entre risas admite que es muy adecuado porque la mudanza de tienda a tienda "fue una liada". La responsable asegura que "es un proyecto muy arriesgado porque el margen de beneficio no es grande" pero decidió lanzarse al no haber otras tiendas de este tipo en la ciudad (solo algunas de cómics como Metrópolis o cadenas como Fnac). Gimeno explica que todo lo que tiene "es para regalar o de decoración" y reconoce que la nostalgia está muy presente entre sus clientes a la hora de realizar sus compras.

Dragon Ball, Zelda y originales tabletas de chocolate

Gimeno detalla que los productos más vendidos en La Liada son sobre todo los que se centran en animación de hace años como el Doctor Slump y Arale, que se emitía en Xabarín Club, Dragon Ball, videojuegos clásicos como Zelda o los "casi agotados" chocolates de Willy Wonka, Pokemon, Heidi o Stranger Things, que llevan incorporado en el envoltorio de la tableta posters y pegatinas.

Pero sin duda, uno de los éxitos inesperados de la tienda han sido una de las últimas adquisiciones: los peluches de enfermedades, microbios y partes del cuerpo. Estos productos llegaron a La Liada a raíz de la idea que tuvo la pareja de Gimeno tras visitar un museo de ciencias naturales durante un viaje y gracias a eso no es raro el día que entra alguien en la tienda a comprar coronavirus, cafeína, ADN o la enfermedad del beso, eso sí, en formato peluche. "Tener en formato muñeco y ampliado lo que ves en el microscopio es increíble. Alguna gente que se ha operado de vesícula, por ejemplo, viene y se lleva un llavero de ese órgano, es muy loco", comenta, a lo que añade que también dispone de productos tradicionales como funkos, tazas o libretas.

El adorable Baby Yoda, el niño de la serie The Mandalorian, es otro de los más demandados por el público según Gimeno, al igual que merchandising relacionado con Tim Burton y películas como Pesadilla antes de Navidad o La novia cadáver. "Es difícil competir con las grandes superficies porque bajan mucho los precios y hacemos lo que se puede", dice, al mismo tiempo que cuida todos los detalles, y para aquellas personas que son afamados coleccionistas tiene disponible un catálogo para solicitar online las figuras concretas que se quieran añadir a sus exclusivas colecciones.

Clientela de entre 30 y 45 años, arcade y proyecciones en el futuro

La clientela de La Liada es sobre todo de entre 30 y 45 años y Gimeno detalla que esta gente "es propensa a traer niños que son igual de frikis que sus padres, por lo que disfrutan igual o más del material que se vende en la tienda porque es lo que llevan viendo en casa desde que nacieron". A su vez, la catalana se muestra orgullosa de adonde ha llegado su iniciativa inicial de tienda, en la que en un principio "vendía regalos originales y a mayores algunas cosas frikis". "El boca a boca entre la gente que compraba y cómo describían mi negocio propició este avance hacia el friki store", indica.

Gimeno se declara fan de Mi Vecino Totoro, El viaje de Chihiro o La Princesa Mononoke, unas películas de las que destaca que "tienen un cierto trasfondo político y que transmiten muchos valores a nivel familiar", a la vez que descarta títulos de Disney de los que dice que en parte "son siempre la misma historia". En cuanto a sus planes de futuro, la dueña de La Liada está estudiando una vez remita la pandemia utilizar la parte de arriba del local para hacer proyecciones de documentales o películas relacionadas con el anime y poner dos máquinas de arcade antiguas para que la esencia de los recreativos no se olvide.

Asimismo, se muestra pletórica con lo que esta particular aventura coruñesa le está dando, tanto a nivel vital como profesional, ya que cuenta que a raíz de la apertura de la tienda ha conseguido buenas amistades "que desde el minuto cero se han ofrecido a ayudarla en todo lo que ha necesitado, sobre todo en este ilusionante traslado, concluye.

Economía