El Español
Economía

La inflación crece un punto y medio y se sitúa en el 1,7% en marzo en Galicia

La mayor tasa anual en la comunidad gallega se la anotan los precios del transporte, con un aumento del 4,3%; mientras que la menor es la de las comunicaciones, que descendieron un 4,9%
Quincemil

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 14 Abr. (EUROPA PRESS) -

El índice de precios de consumo (IPC) subió un 1% en marzo en Galicia en relación al año anterior y situó su tasa interanual en el 1,7%, un punto y medio por encima de la de febrero (0,2%), con lo que se sitúa dos décimas por encima de la media, según los datos que publica este miércoles el Instituto Nacional de Estadística (INE).

En lo que va de año, el IPC gallego acumula un incremento del 0,2%, tras un repunte anual del 0,4% en enero y del 0,2% en febrero, al que se suma el del 1,7% en marzo, su tercer ascenso consecutivo. En 2020, estuvo 10 meses en negativo, desde marzo, cuando estalló la pandemia de la covid.

La mayor tasa anual en la comunidad gallega se la anotan los precios del transporte, con un aumento del 4,3%; mientras que la menor es la de las comunicaciones, que descendieron un 4,9%.

Mientras, en la evolución mensual, con respecto a febrero, el mayor alza de los precios se correspondió con vestido y calzado, del 4,2%, mientras la bajada más pronunciada fue la del 0,4% de bebidas alcohólicas y tabaco.

Datos estatales

En el conjunto estatal, con el repunte de marzo, el IPC anual encadena su tercera tasa positiva consecutiva y la inflación escala a niveles desconocidos desde hace casi dos años. De hecho, no se alcanzaba una tasa de IPC tan elevada desde abril de 2019, cuando se situó en el 1,5%.

Asimismo, la tasa interanual de la inflación no registraba una subida de golpe tan abultada (de 1,3 puntos) desde finales de 2016, cuando pasó del 1,6% en diciembre de ese año al 3% en enero de 2017.

Al fuerte incremento de los precios en marzo ha contribuido, principalmente, el encarecimiento de la electricidad, del gasóleo para calefacción y de los carburantes y lubricantes para el transporte personal, en contraste con la bajada de precios que experimentaron en marzo de 2020.

Por contra, el INE destaca la estabilidad de los precios en los servicios de telefonía y fax registrada en marzo, lo que provocó que el grupo de telecomunicaciones redujera su tasa interanual casi 1,5 puntos, hasta el -4,9%.

También bajó la tasa interanual de alimentos y bebidas no alcohólicas, dos décimas, hasta el 1,4%, por el abaratamiento del pescado y el marisco.

La inflación subyacente (sin alimentos no elaborados ni productos energéticos) se situó en marzo en el 0,3%, la misma tasa que en febrero y un punto por debajo de la tasa general.

En el tercer mes de 2021, el Índice de Precios de Consumo Armonizado (IPCA) situó su tasa interanual en el 1,2%, casi 1,5 puntos más que el mes anterior. En tasa mensual, el IPCA subió un 1,9%.

Desde el pasado mes de enero, el IPC incluye las nuevas ponderaciones que ha asignado el INE a la cesta de la compra para adaptar este indicador durante este año a los nuevos hábitos de consumo derivados de la pandemia.

De este modo, el grupo que más peso ha ganado en la cesta de la compra es el de los alimentos y bebidas no alcohólicas. Pierden peso, por contra, el vestido y el calzado, el transporte, el ocio y la cultura y hoteles, cafés y restaurantes, entre otros.

La luz, la ropa y las gasolinas

En tasa mensual (marzo sobre febrero), el IPC se disparó un 1%, su mayor repunte mensual desde octubre de 2019, impulsado por el encarecimiento de la luz, de los carburantes y del vestido y el calzado por el inicio de la temporada primavera-verano.

Lo que más se abarató en marzo respecto al mes de febrero fueron los ordenadores personales y el pescado fresco, ambos con descensos del 3,5%.

En cambio, lo que más subió de precio en relación al mes anterior fueron la electricidad (+11,6%) y los otros artículos de vestir, como guantes, cinturones y paraguas, que se encarecieron un 10,3%.

En lo que respecta al repunte interanual del IPC hasta el 1,3%, Estadística lo atribuye al aumento del grupo de vivienda en casi 5,5 puntos, hasta el 4,3%, por el encarecimiento de la electricidad, y al avance del grupo de transporte en cinco puntos, hasta el 3,8%, por el mayor coste de las gasolinas para el transporte personal.

En el último año lo que más ha subido de precio ha sido otros aceites (+17,7%); la electricidad (+14,6%); joyería y bisutería (+11,2%); la fruta (+9%); la gasolina (+8,9%) y los refrescos, que se han encarecido un 8,5% por la subida del IVA a las bebidas azucaradas aplicada a principios de año.

En sentido contrario, lo que más se ha abaratado desde marzo de 2020 son los hoteles y hostales (-21,4%); los vuelos internacionales (-10,9%); la telefonía móvil (-8,8%); los ordenadores personales (-7,6%), y los automóviles de segunda mano (-7,2%).

Todas las comunidades, en tasas positivas

La tasa anual del IPC subió en marzo en todas las comunidades autónomas. El mayor repunte de la tasa anual, de 1,8 puntos, lo experimentó Castilla-La Mancha, mientras que el menor, de ocho décimas, se dio en Canarias.

De este modo, en marzo todas las comunidades presentaban tasas interanuales positivas a diferencia de febrero, cuando nueve de ellas aún estaban en negativo.

Las tasas más elevadas de marzo corresponden a Navarra (1,8%) y Comunidad Valenciana y Galicia, ambas con un 1,7%. La ciudad autónoma de Melilla, por su parte, disparó sus precios un 3% respecto a marzo de 2020.

Por contra, los repuntes interanuales de precios más moderados se dan en Canarias, con una tasa del 0,4%, y Madrid, con un 0,9%.

Economía