El Español
Cultura
|
Conoce Santiago

La Finca do Espiño: un palacete por reconstruir en Santiago

El palacete de la Finca do Espiño, en el Barrio de Galeras, es uno de los edificios en ruinas más emblemáticos de Santiago.
El palacete de la Finca do Espiño.
Compostela Verde
El palacete de la Finca do Espiño.

En el Barrio de Galeras se encuentra uno de los edificios en ruinas más emblemáticos de Santiago: el palacete de la Finca do Espiño, una construcción de principios del siglo XX que sigue esperando a ser rehabilitado.

El palacete, de estilo ecléctico, se encuentra en un lugar privilegiado, a orillas del río Sarela y en la falda de una colina desde la que se puede observar el Casco Histórico y el Campus Sur.

El palacete de la Finca do Espiño en la actualidad (Compostela Verde).

Así, la familia del senador Ramón Gutiérrez de la Peña Quiroga encargó la construcción del palacete alrededor del año 1910 al arquitecto modernista Jesús López de Rego, responsable de la Casa das Máquinas, situada a escasos metros de la propia Finca do Espiño.

Tanto el senador como su esposa provenían de familias acaudaladas y con la construcción de este palacete querían dejar claro su estatus: además de un gran edificio principal de planta irregular, la Finca do Espiño alberga una capilla anexa a la vivienda y un gran jardín, de gran extensión.

El edificio principal cuenta con una fachada orientada hacia el sur, una gran torre y una serie de esculturas en sus esquinas, que representan tanto águilas como perros.

Detalle de una de las esquinas del palacete de la Finca do Espiño (Compostela Verde).

Estas esculturas son, junto a las fachadas de hormigón, de lo poco que queda en pie del palacete, devorado por la vegetación. En similar estado se encuentra la capilla, situada al norte del edificio principal. Frente al estilo más ecléctico del cuerpo del palacete, esta construcción religiosa tiene un aspecto más medievalizarte, con arcos apuntados, capiteles vegetales y un tímpano historiado en la entrada.


Actualidad

La rehabilitación del palacete de la Finca do Espiño ha sido un quebradero de cabeza para los últimos Gobiernos municipales. Tras concluir la intervención sobre el parque en 2014, en 2016 se llegaron a adjudicar las obras en el inmueble.

La Finca do Espiño y su palacete en 1925 (Compostela Verde).

La empresa adjudicataria, sin embargo, se negó a firmar el acta de replanteo tras comprobar que los antiguos muros estaban en un estado mucho peor del que recogía el expediente municipal, lo que encarecía la intervención por encima de la cantidad consignada para el proyecto.

La negativa de la empresa a seguir adelante trajo consigo un largo proceso judicial para rescindir la adjudicación, proceso que concluyó hace un año. Tras sacar a concurso la obra y que ésta quedase desierta, el Concello de Santiago prevé incrementar el presupuesto de la licitación y publicarla pronto.

¡Síguenos en Facebook!
Cultura