El Español
Vivir
|
Gastrocoruña

La diversidad culinaria del Agra del Orzán de A Coruña aterriza en las webs de viajes

Bodegas de siempre como O Cancelo o Casa Piñeiro, además de restaurantes como Mamá África, Los Farolitos, La Churre u O Boteco da Tininha son algunos de los establecimientos destacados en Condé Nast Traveler
La calle Barcelona, en el Agra del Orzán.
Quincemil
La calle Barcelona, en el Agra del Orzán.
Ofrecido por:

La prestigiosa revista americana Condé Nast Traveler, que versa principalmente sobre viajes de lujo y estilo de vida, ha incluido en la sección de gastronomía de su edición española el pasado diciembre un artículo sobre la variedad de cocinas del mundo que se puede encontrar en el Agra del Orzán en A Coruña. El autor es Jorge Guitián, historiador del arte especializado en crítica que escribe sobre gastronomía y ha colaborado con medios como Vanity Fair, Traveler, El Comidista, Madrid Fusión, la guía CN Traveler o Radio Galega y que ha sido crítico gastronómico para la Televisión de Galicia (TVG).

Este barrio coruñés es especial porque es uno de los que tienen mayor densidad de población de España y de Europa, algo llamativo al tratarse de una zona que no llega a medio kilómetro cuadrado en la que viven 29.000 coruñeses aproximadamente (de los que 6.000 son de otros países según Condé Nast). En su origen, era el lugar de residencia habitual de vecinos de la Costa da Morte, ya que ofrecía buenas conexiones con las carreteras que conducen a la comarca de Bergantiños y en los 60 se produjo la llegada de un mayor número de personas a A Coruña, atraídos por el creciente empleo industrial.

Actualmente, el Agra es el principal hogar de la comunidad africana y latina de la ciudad, algo notable en sus negocios, muchos de los cuales han sido destacados en este artículo, sobre todo los orientados a la gastronomía.

Tabernas "de toda la vida" o supermercados exclusivos

Guitián destaca en el artículo la supervivencia en el barrio de negocios de siempre como la Bodega O Cancelo, A Xeitosa, Casa Piñeiro o la Bodega Órdenes "con sus vinos en cunca, sus tapas de chorizo y sus partidas de dominó". También se detiene en establecimientos únicos en la ciudad como el popular supermercado Amigo de productos asiáticos o una tienda de productos marroquíes.

Entre los establecimientos con más fama del barrio habla de la exquisita y abundante cocina de Mamá África, un restaurante senegalés de cocina casera que describe como "un bar de los años 70" donde recomienda comer los nems de fideos con salsa picante o un Thiéré, un cuscús de mijo con cordero. Para otro tipo de gastronomía, recomienda el mexicano Los Farolitos, "con sus  chiles en nogada o caldo tlalpeño" o el peruano el Margarita, "el lugar perfecto para tomarse un caldo de mote y dejarse tentar luego por la especialidad del día", aparte del Nancy’s, donde probar ceviches y pollos al carbón.

Para experimentar los sabores de Colombia, el crítico habla sobre La Churre, un local sobre el que asegura que es "siempre una buena opción" al tratarse de "un bar de los 80 sin demasiados cambios en la estética que sirve especialidades colombianas y venezolanas como las empanadas de pabellón". Para acabar el periplo internacional, Guitián cuenta detalles sobre el brasileño O Boteco da Tininha, el lugar donde se sirve el feijão tropeiro, "un plato del estado brasileño de Minas Gerais elaborado con frijoles y harina de Mandioca".

Vivir