El Español
Actualidad
|
A Coruña

La coruñesa Poten100mos pide colaboración para encontrar más 'alquileres solidarios'

La subida de precios, las cada vez mayores exigencias en las garantías de pago y la pandemia provocaron un incremento de peticiones de ayuda para encontrar una vivienda en A Coruña
Luis Guillermo Muñoz, beneficiario del programa de inclusión residencial de Poten100mos.
Poten100mos
Luis Guillermo Muñoz, beneficiario del programa de inclusión residencial de Poten100mos.
Ofrecido por:

La organización sin ánimo de lucro Poten100mos ha reforzado este año, con el apoyo de la Concejalía de Igualdad, Bienestar Social y Participación Ciudadana del Concello de A Coruña, su programa de inclusión residencial mediante un llamamiento a la ciudadanía para localizar y facilitar lo que denomina alquileres solidarios. La entidad busca a propietarios de viviendas vacías que puedan estar interesadas en desarrollar un alquiler solidario de cara a ayudar a los colectivos desfavorecidos para acceder a un alquiler por el aumento de los precios y al escaso parque inmobiliario vacío en A Coruña.

"Un alquiler solidario es aquel en el que la persona o entidad propietaria de un piso lo alquila a una persona o familia que tiene ingresos procedentes de una ayuda social, cobrando un precio de mercado normal y accesible junto a una fianza pero sin garantía de aval ni de seguro de impago", explica la asociación. Las personas que acceden a estos arrendamientos cuentan con la mediación de Poten100mos que, en su labor de inclusión residencial, acompaña, realiza prospección inmobiliaria y desarrolla un seguimiento post arrendamiento comunicándose tanto con la persona inquilina como con la arrendadora para asegurar que ambas partes están contentas y que todo se desarrolla con normalidad.

Conseguir una vivienda estable

El objetivo de la asociación es facilitar la transición a una vivienda estable al mayor número posible de unidades familiares en situación o riesgo de exclusión social. Esto permite a las personas arrendatarias solidarias no sólo cubrir la necesidad de vivienda accesible sino también lograr otros objetivos personales como un trabajo, " algo muy complicado si no se tiene la tranquilidad de contar con un hogar” según afirma la directora de proyectos de Poten100mos, Cristina de la Puente.

"Las personas con las que trabaja Poten100mos no disponen de aval ni cumplen los requisitos para conseguir un seguro de impago, sin embargo cuentan con ingresos para pagar un alquiler y fianza. En muchos casos, pierden sus ayudas sociales si no disponen de un contrato de arrendamiento, lo que agrava todavía más la situación", explica la entidad. Es el caso de Luis Guillermo Muñoz, que tras 14 años viviendo en el mismo piso tuvo que trasladarse porque la propietaria quería vender el inmueble. Muñoz, que cobra una pensión de viudedad y una ayuda por discapacidad, consiguió una habitación en un piso compartido con la ayuda de Poten100mos a la espera de encontrar otro piso para él solo.

Este problema aumenta en el caso de familias con menores que no pueden trasladarse a una habitación, de madres que forman un núcleo monomarental o de víctimas de violencia de género que han pasado por la Casa de Acogida Municipal. “Lo que queremos constatar es que todas las personas propietarias que han alquilado sus pisos a través de nuestra asociación no han sido decepcionadas. Es el caso de Carmen, que después de muchas dudas y miedos, alquiló su piso a una de estas familias que, estando realmente agradecida por la confianza, no ha fallado ni un solo mes en el pago desde que se formalizó el contrato hace más de un año”, asegura de la Puente. Cualquier persona interesada en arrendar su piso en alquiler solidario puede ponerse en contacto con Poten100mos a través del correo: info@poten100mos.org, del teléfono 604 033 321 y de las redes sociales @poten100mos.

Incremento con la pandemia

Poten100mos recibía, antes de la pandemia, una derivación mensual para búsqueda de vivienda desde el Concello de A Coruña mientras que ahora le llegan unas seis ó siete al mes. “Antes teníamos sólo a dos familias en búsqueda de vivienda. A partir del fin del Estado de Alarma y hasta ahora, son 20 casos de personas o familias que sólo nuestra entidad ha estado ayudando a buscar vivienda con muchas dificultades” afirma Cristina de la Puente.

“Las derivaciones a nuestra asociación para la búsqueda de vivienda han aumentado en 10 veces más que antes del Estado de Alarma, no sólo debido a la crisis económica y la aceleración de los desahucios tras el fin de la alerta sino que es un problema que se viene arrastrando desde hace ya tiempo con la subida de precios y las cada vez mayores exigencias en las garantías de pago que obligan a tener una nómina o ingresos de nóminas por valor del triple del precio del alquiler o una persona fiadora con ingresos de nóminas por ese valor”, asegura la directora de proyectos de la entidad.

Según datos publicados por el portal Fotocasa, A Coruña fue la urbe gallega donde más subieron los precios del alquiler durante 2019: un 10,3 % en la ciudad mientras que la media en Galicia fue del 8 %. El precio de los arrendamientos se incrementó en todos los distritos de la ciudad. Antes, los barrios e incluso los municipios colindantes como Arteixo eran la vía de escape, pero la falta de oferta ha trasladado la burbuja del alquiler al área metropolitana.

Actualidad