El Español
Actualidad
|
Galicia

Investigado un vecino de Pontevedra por apearse del coche en la AP-9 y golpear un vehículo

Agentes de la Guardia Civil comprobaron las imágenes del punto de la vía donde tuvieron lugar los hechos, en las que comprobaron que el investigado salió de su coche a la altura de la citada salida dejando su vehículo sobre la calzada
Imágenes del hombre en medio de la vía en la AP-9
CG
Imágenes del hombre en medio de la vía en la AP-9

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 24 Nov. (EUROPA PRESS) -

Un conductor de 33 años vecino de Pontevedra permanece investigado por un delito contra la seguridad vial al haberse bajado de su coche en plena AP-9 para abordar otro vehículo, al que llegó a golpear después de conseguir que detuviese la marcha tras interponerse en su trayectoria.

El suceso tuvo lugar el pasado 30 de octubre, cuando una persona acudió a las dependencias del Subsector de Tráfico de la Guardia Civil en Pontevedra para denunciar que el conductor que le precedía cuando circulaba por la autopista AP-9 a la altura de ciudad pontevedresa había roto de un puñetazo el retrovisor de su vehículo.

Según recoge un comunicado de la Guardia Civil emitido este jueves, la persona explicó que el supuesto agresor lo había abordado en la salida Pontevedra-Norte de la autopista. Unos dos kilómetros antes, el investigado circulaba detrás del denunciante, que se encontraba adelantando otros coches.

Tras hacerle "insistentemente" señales con las luces, el investigado logró adelantar al vehículo. A su altura, empezó a hacerle gestos e, incluso, realizó maniobras "como de querer sacarle de la carretera".

Los agentes comprobaron las imágenes del punto de la vía donde tuvieron lugar los hechos. En ellas comprobaron que el conductor investigado salió de su coche a la altura de la citada salida dejando su vehículo sobre la calzada, lo que obligó a una furgoneta a realizar una maniobra para esquivarlo.

Una vez fuera del vehículo, aguardó a que se acercase el denunciante, al que logró detener después de interponerse en su trayectoria. En ese momento, propinó un manotazo al retrovisor, que terminó roto.

Por todo ello, la Guardia Civil imputa un delito contra la seguridad vial por generar una conducta que puso en "grave riesgo" la circulación en la zona, así como otro delito de daños.

Actualidad