El Español
Actualidad
|
A Coruña

Good Karma Projects, embajadores del surf sostenible en el Pantín

Dos catalanes "enamorados del Pantín" que crearon una ONG para concienciar sobre formas de vida más ecológicas. Cada vez que pueden, se escapan a "las playas salvajes" gallegas
Fabian A. Pons
Ofrecido por:

El Pantín Classic está reuniendo a 100.000 personas en Valdoviño estos días, convirtiendo la playa del Pantín en el epicentro del surf en Europa, que disfrutan del deporte, pero también de la música y de decenas de actividades relacionadas con la sostenibilidad.

Entre ellos, están Albert Font de Rubinat y Jordi Oliva, fundadores de la ONG Good Karma, que esta edición son unos de los encargados de convertir el Pantín en el evento de surf más sostenible. En el espacio Cabreiroá Eco-Logic del Pantín están llevando a cabo proyección de documentales, debates sobre el futuro del planeta con niños y talleres prácticos en los que es posible aprender, por ejemplo, cómo crear una tabla ecológica.

Aprendiendo de los pequeños en el espacio Eco-Logic (GKProjects)

Estos dos amigos catalanes, que se conocen desde preescolar, se enamoraron del Pantín y su entorno el año pasado y ya tienen claro que este es un lugar "mágico". "Siempre que podemos nos escapamos a Galicia, lo malo es que necesitamos juntar unos cuantos días, porque tenemos que cruzar la península para llegar hasta aquí", asegura Albert.

La segunda semana del Pantín, llena de actividades

Siendo del Mediterráneo, donde el surf es "diferente" y las olas hay que rebuscarlas los días en los que sopla el viento, tienen a las playas coruñesas como unas de sus favoritas. "En la costa catalana un surf poco consistente, en verano es prácticamente imposible, hay que ir sorteando turistas", explica.

En el Pantín están en su salsa: "es un evento que trata de ser muy respetuoso con el medio ambiente, y eso encaja con nuestra forma de entender las cosas". "El Pantín nos atrajo porque está a la vanguardia en el respeto a su entorno, es muy ambicioso desde las bases de su organización para ser un evento que deje la mínima huella posible", añade.

Jordi y Albert, con tablas de materiales ecológicas (Fabián A. Pons.)

Los dos estudiaron ingeniería y empezaron a aplicar sus conocimientos a lo que más le gusta, el surf. Jordi trabaja en la industria del surf buscando soluciones ecológicas. "Vimos que hacer tablas con materiales como madera tenía un impacto limitado. Empezamos a darle vueltas al tema, de cómo poder aportar a que exista un surf más sostenible, abriéndonos a poder llegar a más deportes".

Hace dos años decidieron crear Good Karma Projects, como un organización sin ánimo de lucro dedicada a cambiar el chip de más personas, especialmente de los niños. "Organizamos talleres talleres en escuelas, limpiezas de playa, charlas, e incluso ahora estamos llegando a más gente con la difusión de nuestro documental “Mediterráneamente plástico”".

Playa de Soesto, una de sus favoritas (Turismo de Galicia)

"También trabajamos directamente con la industria del surf para aconsejarles sobre cómo pueden aportar desde el propio sector y acelerar el cambio, al final ese es el objetivo", explica Albert desde Valdoviño.

"Nos encanta el verde de Galicia, las playas salvajes. Despertarnos delante del mar, coger la tabla y lanzarnos al agua", cuentan. Eso sí, al final del Pantín, tal y como hicieron el año pasado, serán los encargados de que no queden restos ni en las dunas ni en el mar, con su ya tradicional limpieza de playas.

"Continuaremos viniendo, porque es lo que disfrutamos haciendo. Eso sí, necesitamos acumular tres días para la escapada para salvar la distancia desde Tarragona". Aunque saben que llegar a la costa coruñesa "siempre merece la pena".

Actualidad