El Español
Opinión

Por si estuviste en coma en 2021… esto es lo que te has perdido

Por si acaso no has podido ver alguno de los capítulos de este intenso año o simplemente quieres revivirlo, aquí tienes un pequeño resumen
Pedro Arenas Barreiro
Por Pedro Arenas Barreiro

2021 ha venido cargado de grandes momentos a lo largo de los últimos 12 meses, lo acompañaré de 12 de mis opiniones para que puedas comenzar 2022 con conocimiento de causa (y espero que alguna sonrisa intercalada).

Enero

Pese a que pensamos que la película “apocalipsis mundial” había terminado con el desarrollo de una vacuna frente al coronavirus y empezaba el año 1 D.C. (“Después del Covid”), enero comenzó igual de aterrador que la anterior temporada de la serie. Filomena, una borrasca polar, congeló la capital durante varios días dejando memes para los próximos siglos. Mientras, para calentar el ambiente del día de reyes, a los fans de Donald Trump no se les ocurrió nada mejor que asaltar el Capitolio vestidos de choqueiros en protesta ante el resultado de sus elecciones presidenciales.

Febrero

En el mes más corto del año nos tocó surfear la tercera y mas larga ola del covid, la más alta y, desgraciadamente, causante de la mayor cantidad de muertos hasta el momento. Como consecuencia, en carnavales nos tocó a todos disfrazarnos con mascarilla (y en ello seguimos) y muchos negocios se ahogaron ante semejante tsunami con unas medidas que nos intentaban proteger sanitariamente pero les asfixiaban económicamente.

Marzo

Claramente inspirado en “Juego de Tronos”, marzo comenzó con un órdago del gobierno de Ayuso en la Comunidad de Madrid y pese a tener pésimas cartas, consiguió echar de la partida a la gran esperanza que llegó a representar para la sociedad democrática Pablo Iglesias. Así es la política, todo más surrealista pero igualmente de real que ir a Baroke con 30 años

Abril

El mes se inaugura con mi cumpleaños (casualmente denominado “fools day”, no digo más) y como tengo más cara que espalda, decidí mostrártela en el artículo que más carcajadas ha despertado a mi alrededor. Mientras, el mundo estuvo estreñido durante más de una semana, cuando el buque Even Given se quedó encallado en el canal de Suez colapsando el tráfico internacional de mercancías.

Mayo

El ansiado fin del Estado de Alarma llegó y todos creímos (equivocadamente) que el país estaba inmunizado contra el enemigo invisible, inundando terrazas y bares con el anhelo de recuperar el tiempo perdido. Aprovechando que estábamos de parranda, Marruecos abrió las fronteras y más de 6000 personas se “colaron” en el país para demostrarnos la necesidad de afrontar el problema de la inmigración y el no volvernos emocionalmente inmunes a las necesidades humanitarias que nos rodean.

Junio

Los primeros rayos de sol trajeron unos discutidos indultos para los artífices del “proces” catalán, tan repentino y mal guionizado como cuando tras todas las temporadas de Los Serrano, Resines abrió los ojos y todo lo ocurrido quedó en un mal sueño. Para compensar la incredulidad social y recuperar el ritmo económico, los políticos prometían simultáneamente una lluvia de millones inmediata, a través de unos fondos de recuperación y resiliencia que apenas han comenzado aún a chispear.

Julio

Desgraciadamente y del peor modo posible, una noche de julio todos conocimos a Samuel, visibilizando la triste persistencia de un submundo de violencia y fobia que creíamos haber enterrado (en el cielo estará bailando con Rafaella Carrá y Giorgie Dann). Los peligros de las redes sociales quedaban de manifiesto con las declaraciones de Naïm Darrechi, un influencer con 16 millones de seguidores que se jactaba de mantener sexo sin protección diciéndoles a sus parejas que no lo necesitaba al ser infértil, lo que me llevó a cuestionar seriamente qué nueva generación dirigiría nuestro destino. Afortunadamente, una nueva hornada de jóvenes de todos los sexos, creencias y edades como Carolina Iglesias o Victoria Martín nos hacen creer con su Ondas que un futuro mejor es posible si lo construimos entre todos, con humor pero en igualdad y respeto.

Agosto

Mientras España cerraba por las clásicas vacaciones estivales y se disponía a disfrutar de los Juegos Olímpicos que los japoneses nos debían desde hacía un año, Simone Biles abría una necesaria espita que nos ha acompañado a lo largo de todo el año, visibilizando la importancia y relevancia de la salud mental y es que, pese a los ritmos veraniegos de Aitana, (la celíaca que anuncia un McMenú) o Raw Alejandro, no todo en nuestro cerebro se mueve a ritmo de reggaeton y a veces en nuestra mente suenan en bucle canciones desesperadas.

Septiembre

El otoño nos trajo la gran noticia de tener a gran parte de la población vacunada con pauta completa frente al covid y comenzamos a distinguirnos entre nosotros mismos a través de nuevas marcas gracias al superpoder de la ciencia y la biotecnología: Janssen, Pfizer o Moderna… y cuando todo parecía estabilizarse, la madre tierra retomó su absoluto papel protagonista como creadora y destructora del destino humano y el guion se volvió nuevamente volcánico con el estallido de Cumbre Vieja en la isla de La Palma.

Octubre

Halloween daba miedo entre papeles de Pandora, el retiro del rey más entrañable de nuestra democracia a eméritos (o Emiratos) árabes unidos y el juicio por los papeles de Bárcenas. Unas cloacas realmente profundas y no como el inapropiado calificativo que una jueza marbellí le dedicó a la bella localidad de Muros. Pero la biología mascaba mientras otra sorpresa aún más terrorífica para todos, acumulando mutaciones que terminaron originando una nueva variante del COVID, denominada ómicron, mucho más contagiosa que las anteriores (aunque afortunadamente menos letal). 

Noviembre

Sin la lección completamente aprendida, volvimos a pecar de inocentes en el establecimiento de medidas de contención efectivas y claras frente al virus y hasta el Black Friday no comenzamos a vacunar con una necesaria dosis de refuerzo a nuestra población más vulnerable. Mientras, la escalada de contagios subía con más velocidad aún que la factura de la luz, que amenazaba con dejarnos más a oscuras que las icónicas fotografías de Peter Lindbergh que tenemos la suerte de disfrutar en la ciudad de A Coruña por obra y gracia, entre otros, de Marta Ortega.

Diciembre

Mientras las calles comenzaban a inundarse con la melodía continua del “All I want for Christmas is you”, Papá Noel les regaló a nuestros hijos menores de 12 años su primera dosis de antídoto vírico pero a todos nos trajo otras navidades con la triste necesidad de tener que seleccionar un reducido círculo de acompañantes, previo test de antígenos negativo, a la cena de Nochevieja. 

Quién sabe que nos deparará 2022 pero espero que hayamos aprendido las valiosas lecciones de este año que acabamos de despedir. Mientras lo descubrimos, deseo de todo corazón que la fortuna, el amor pero sobre todo la salud te acompañe a tí y a los tuyos durante la próxima vuelta juntos alrededor del sol.

Pedro Arenas Barreiro
Pedro Arenas Barreiro
LinkedIn
Pedro Arenas es, ante todo, un tío de acción (y nunca utiliza dobles aunque haya muchas escenas de riesgo). A lo largo de sus más de 15 años de carrera, ha sido autónomo, emprendedor, empleado por cuenta ajena e incluso responsable público en la Axencia Galega de Innovación. Ha sido el promotor principal de 2 empresas (Ingenyus, Marketing Inteligente y Qubiotech) y ha participado en la constitución de otras dos startups de base tecnológica. Actualmente colabora con diversas compañías en el asesoramiento y fortalecimiento de sus capacidades estratégicas y de innovación.