El Español
Actualidad
|
Galicia

Galicia registra entre 50 y 60 nuevos casos de cáncer infantil cada año

Las tasas de superviviencia superan el 70%. Sanidade ultima la creación del Rexistro Galego de Cancro Infantil con el que prevé lograr "más y mejor calidad" en el ámbito de la investigación biomédica
Shutterstock

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 15 Feb. (EUROPA PRESS) -

Galicia registra entre 50 y 60 nuevos casos de cáncer infantil cada año, patología que presenta tasas de supervivencia que superan el 70 por ciento en la Comunidad gallega.

En declaraciones a Europa Press con motivo de la celebración este 15 de febrero del Día Internacional del Niño con Cáncer , el médico del equipo de Oncología Pediátrica del Complexo Hospitalario Universitario de Santiago Manuel Fernández Sanmartín ha explicado que la prevalencia del cáncer infantil "es muy estable" desde que existen registros, con una "pequeña tendencia" a incrementar, inferior al uno por ciento.

Sobre el pasado año, marcado por la pandemia por la Covid-19, el doctor Sanmartín ha comentado que "no se notaron diferencias" con otros ejercicios anterior. Así, ha señalado que la prevalencia se sitúa en Galicia entre 50 y 60 nuevos casos al año, mientras en el ámbito estatal asciende a unos 1.100 casos.

Las leucemias y linfomas destacan como los tumores más prevalentes de cáncer infantil en la Comunidad gallega, que pueden representar "casi la mitad", con entre 25 y 30 anuales, ha indicado el doctor Sanmartín. A estos le siguen un segundo grupo en el que se incluyen los tumores del sistema nervioso central y un tercero que aglutinas varios como sarcomas, renales y otros con "incidencia menor".

Preguntado sobre si existe un perfil de paciente, el doctor Sanmartín ha destacado "tumores de cada edad" ya que, las leucemias y neuroblastomas afectan a los más pequeños en edad pediátrica; los relacionados con los ojos como retinoblastomas son más específicos del primer año; mientras que sarcomas y "algún linfoma" son más habituales en la adolescencia. Todo ello, ha puntualizado, "sin una clara prevalencia" ya que se trata de "patologías con bastante frecuencia" vistas en su unidad.

Al respecto, la Consellería de Sanidade ha señalado, en un comunicado de prensa, que la incidencia del cáncer en la infancia "es baja". Además, destaca que con el diagnóstico precoz y el tratamiento en unidades asistenciales con experiencia, se han "mejorado las tasas de supervivencia que, en la actualidad, superan el 70%". No obstante, matiza que esta dolencia "es la segunda causa de muerte en la infancia y adolescencia".

Durante 2019, apunta Sanidade, se registraron unos 740 ingresos de niños menores de 14 años en los hospitales de la red pública del Sergas, para recibir atención sanitaria a su dolencia oncológica y seguir algún tipo de tratamiento: quimioterapia, inmunoterapia o radioterapia.

Asimismo, Sanidade ha avanzado que en la actualidad trabaja en el "pleno desarrollo de una nueva herramienta para mejorar la atención oncológica a los menores: el Rexistro Galego de Cancro Infantil".

Al respecto, asegura que "será fundamental no sólo para el seguimiento clínico del paciente", sino también para lograr "más y mejor calidad en el ámbito de la investigación biomédica".

Paciencia

El doctor Fernández Sanmartín, con motivo de la celebración del Día Internacional del Niño con Cáncer, apela a los padres con hijos con estas patologías a tener "mucha paciencia" para, "una vez que pase" la pandemia, "volver a la normalidad". "Trabajamos con normalidad dentro de un ámbito de anormalidad", ha admitido, para matizar que para las familias el contexto del coronavirus "supone un aislamiento importante" para afrontar esta enfermedad.

"La pandemia, en general, a nivel pediátrico no ha demorado la asistencia", ha explicado este especialista, que ha admitido, sin embargo, que con la Covid-19 de fondo el cáncer infantil "supone una carga emocional mayor que si no hubiera la pandemia".

En este sentido, el doctor Sanmartín ha explicado que con la pandemia la escolarización de estos menores "se ve limitada" y el "aislamiento social supone una carga emocional mayor para las familias". Con todo, ha asegurado que su equipo trabaja para "no demorar ningún tratamiento ni prueba" de estos pacientes, pero "sí modifican ciertas prácticas", ya que tratan de "hacer la mayoría de tratamientos de forma ambulatoria" evitando la hospitalización "cuando es posible".

Unidad de Oncología

Por su parte, la Consellería de Sanidade ha indicado que en Galicia la atención a estos jóvenes "se desarrolla desde finales de 2017 a través de una red asistencial de profesionales expertos en oncología pediátrica" con la Unidad de Oncología Pediátrica de Galicia.

Al respecto, fuentes de Sanidade han aclarado que esta unidad "es suprahospitalaria y no tiene ubicación física en ningún hospital", si bien cuenta con un Consejo de Dirección que, matizan, "es el eje fundamental de esta red asistencial". Esta Comisión de dirección está formada por facultativos especialistas en esta disciplina y otros profesionales de apoyo.

"Gran impacto"

Esta Unidad, formada por expertos en esta disciplina, centraliza todos los casos y consensúa, desde el punto de vista clínico, el abordaje, tratamiento y manejo de cada paciente. Sanidade recuerda que el cáncer infanto-juvenil supone "una enfermedad de gran impacto individual, familiar y social", cuyos, añade, "principales condicionantes son la baja incidencia y la necesaria especialización en su tratamiento".

Por ello, entidades como la Asociación de Ayuda a Niños Oncológicos de Galicia (Asanog) trabajan para colaborar con las familias afectadas, con el apoyo con psicólogos y trabajadores sociales, entre otros.

De este modo, el vicepresidente de la misma, José María Fernández, ha comentado a Europa Press que en Galicia esta asistencia funciona "muy bien", mientras que n otras zonas de España "en un 30%" de casos se han retrasado tratamientos debido a la Covid-19. "No tememos queja", ha abundado sobre la Comunidad gallega.

Con todo, con motivo del Día Internacional del Niño con Cáncer, el vicepresidente de Asanog ha incidido en que "se puede vivir con esta enfermedad", al tiempo que pone en valor el trabajo de asociaciones como la suya porque "complementa la sanidad pública" con atención psicológica y social, porque "cuando entra un cáncer infantil en una familia es muy traumático para toda la familia" y "necesita apoyo externo", concluye.

Actualidad