El Español
Vivir
|
Mascotas

Final "feliz" para el Shar Pei de Oleiros vendido por internet y maltratado por una familia

Chuchi se ha pasado casi desde cachorro "permanentemente encadenado" lo que ha empeorado a su carácter, que junto con la mala suerte le han llevado a una perrera de donde una coruñesa le sacará el lunes para trabajar con él y buscarle una familia definitiva
El Shar Pei Chuchi.
El Shar Pei Chuchi.
Ofrecido por:

Chuchi es un Shar Pei que desde que era un cachorro ha tenido una vida complicada por la que ha tenido que pasar por una familia conflictiva que le tenía permanentemente encadenado y por un traslado a un domicilio en Oleiros (A Coruña) tras ser vendido en la web Mil anuncios que acabó con su dueña llevándolo a un refugio. Posteriormente quedó a cargo de Servigal, el servicio municipal de recogida de perros de la ciudad herculina y residiendo en una perrera.

La coruñesa María ha creado un refugio de perros a nivel particular junto a una amiga veterinaria en la ciudad y conoce muy bien la historia de Chuchi. Según ella, el Shar Pei "ha vivido encadenado casi desde que nació", algo que le ha provocado "el carácter agresivo y poco sociable" que tiene actualmente. María cuenta que la mujer que compró al animal por Mil Anuncios, tras tenerlo unos dos meses se lo llevó al refugio y ella posteriormente lo trasladó a su casa familiar "porque no estaba castrado y no podía estar con los demás perros por su carácter".

Pasados unos días, la compradora del Shar Pei en Mil Anuncios y la coruñesa acordaron poner el perro a nombre de María, pero en el momento en que ella le pidió a la compradora "algo de dinero" para castrarlo el acuerdo llegó a su fin. "La mujer se ofendió y rompió los papeles de la cesión. Yo no tengo el refugio con ánimo de lucrarme pero simplemente quería una ayuda para los cuidados del perro ya que me iba a hacer cargo", justifica.

En una ocasión, tras una pelea del Shar Pei con otro perro, la responsable del refugio solicitó a la compradora de Chuchi su permiso para poder llevarlo a Urgencias, a lo que según ella, la mujer respondió apareciendo en el lugar con la Policía Local y Servigal para que se llevasen al animal, ya que había alegado que "el perro le había mordido anteriormente y presentó informes médicos sobre el incidente".

En adopción y en busca de su familia definitiva

Debido a la intervención de la Policía Local y Servigal en el asunto, Chuchi ese mismo día fue enviado a la perra municipal. "Me tuve que meter en casa porque no podía ver como se llevaban al perro", reconoce la propietaria del refugio y que tuvo al perro durante días. Posteriormente a este suceso, la coruñesa se puso en contacto con Servigal e intervino también la Consellería de Medio Ambiente y finalmente se hizo un informe en el que se especificaba que el perro a día de hoy "está en línea roja" pero concretando que "no se va sacrificar", un aspecto por el que María luchó durante varias jornadas con el deseo de salvarlo.

"Ahora está en adopción y el único requisito para hacerse con él es que la persona que se lo lleve contrate a un etólogo (un profesional experto en comportamiento canino). El objetivo es que mejore su comportamiento social y que en cuatro meses lo venga a ver responsables de Servigal para constatar la mejoría", afirma la joven, que a su vez es la persona que lo ha adoptado temporalmente y que el lunes irá a buscarlo.

Asimismo, pagará una residencia canina cercana a su domicilio para "ir a verlo y pasearlo todos los días", ya que considera que está mejor en ese complejo que en su domicilio, debido a que tiene una niña pequeña. "El perro es una pobre víctima y hay que rehabilitarlo. Quiero contribuir a que tenga un futuro y que pronto encuentre a su familia definitiva", concluye esperanzada.

Vivir