El Español
Actualidad
|
Galicia

Feijóo: "Las cosas van mejor pero nos gustaría que fuesen más rápidas"

El presidente de la Xunta confía en que "diciembre albergue alguna buena noticia" y apuntó que "Ourense, Santiago y A Coruña van razonablemente a la baja mientras que en Pontevedra, Lugo y Vigo está costando un poco más"
Feijóo en el Consello de la Xunta.
EP
Feijóo en el Consello de la Xunta.

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, ha intervenido esta tarde en una entrevista online organizada por La Voz de Galicia en la que durante una hora contestó a todo tipo de preguntas de los ciudadanos. Entre los temas principales que trató destacan la obligatoriedad o no de la vacuna del coronavirus y la ley que está preparando el Parlamento de Galicia sobre el asunto, la continuación o finalización de los cierres perimetrales y las duras restricciones en más de 60 ayuntamientos y ciudades gallegas, cómo serán las navidades de 2020 en la comunidad y el estado actual de la pandemia en las residencias de mayores.

El presidente autonómico dejó claro en primer lugar que "la vacuna contra el coronavirus no será obligatoria" y concretó que la ley que se prepara en el parlamento gallego y que verá la luz en febrero determinará como única excepción para vacunarse obligatoriamente "que la Agencia Española de Medicamentos o las comunidades científicas así lo considerasen al tratarse de una enfermedad infecto-contagiosa". A su vez, Feijóo recordó que los ciudadanos sí están obligados "a cuarentenarse o aislarse si están infectados", a la vez que reconoció que "se tomaron decisiones estrictas porque se estaba yendo el número de infectados en Galicia".

Para apoyar su argumento, recordó que entre el pasado 14 y el 30 de octubre "los casos pasaron de 4.400 a 9.000 en 15 días", razones por las que el presidente indicó que "se tomó la decisión de perimetrar unos 60 ayuntamientos y pedir a la hostelería el sacrificio de cerrar". "Desde que tomamos esta decisión hasta hoy los contagiados bajaron un 14% y actualmente hay 8.600, las cosas van mejor pero nos gustaría que fuesen más rápidas. Ourense, Santiago y A Coruña van razonablemente a la baja mientras que en Pontevedra, Lugo y Vigo está costando un poco más", explicó.

"Esperamos que diciembre albergue alguna buena noticia y aún quedan 10 días para el puente, que en una pandemia son mucho tiempo", aseguró el presidente, mientras se refirió a las próximas Navidades sosteniendo que "si somos capaces de frenar los contagios eso nos invita a permanecer en un cierto optimismo". Uno de los ejemplos que puso de buena gestión fue el registrado en O Carballiño, "donde en cuatro semanas se pasó de una tasa de más de 600 contagiados a menos de 100".

Más de 80.000 vacunas de la gripe disponibles

A cuestiones de ciudadanos que alegaban que no pudieron acceder a las vacunas de la gripe en los centros de salud, Feijóo dejó claro que en lo que va de campaña en 2020 "se ha vacunado un 37% más que en todo el 2019" y confirmó que se dispensarán vacunas hasta el próximo 30 de diciembre. "Tenemos más de 80.000 vacunas disponibles y todas las personas en grupos de riesgo tendrán acceso. Ha habido una avalancha de la demanda a pesar de hacernos con 200.000 dosis más de lo habitual y los centros de salud no lo tenían previsto al principio de la vacunación en octubre". detalló.

Sobre la realidad en las residencias de mayores de la comunidad, el presidente autonómico afirmó que "no se debe dar una vida por perdida con independencia de que una persona tenga más de 100 años", al mismo tiempo que hizo hincapié en que el número de fallecidos en residencias gallegas "es menor" que en España y otros países europeos. "El 98% de los residentes de la comunidad están libres de coronavirus y lo que debemos continuar haciendo son cribados constantes a trabajadores y mayores", sentenció.

"El sistema de alerta de España falló estrepitosamente"

El presidente de la Xunta fue preguntado sobre "las decisiones que hubiera tomado si fuera presidente del Gobierno", a lo que respondió en primer lugar que "el problema de España es que el sistema de alerta falló estrepitosamente", a lo que añadió que "se tomaron decisiones en marzo en lugar de en enero". En este sentido Feijóo definió enero y febrero como "dos meses claves en la pandemia en los que se hubiese podido evitar el número de fallecidos que hay actualmente en España", sobre lo que criticó al Gobierno que "no se conocen las cifras exactas".

"En Galicia compramos respiradores el 1 de marzo y si todos hubiésemos hecho lo mismo España no se hubiese colapsado", defendió, a la vez que enumeró que otras de las medidas que hubiera tomado como presidente hubieran pasado por "crear una ley orgánica para gestionar la pandemia, no decir que no se podía bajar el IVA de las mascarillas, no asegurar que la pandemia estaba superada en junio y ser sensato, riguroso y prudente con la vacuna y no generar expectativas con su calendario", enumeró.

"Se tomaron decisiones políticas y no clínicas porque España estuvo trabajando en base a un comité de expertos inexistente del que nadie conoce sus identidades", concluyó.

Actualidad