El Español
Vivir
|
Moda

¿Estarás dispuesto a pagar más por tu ropa? La subida de precio que viene

Se avecinan tiempos de tormenta en la moda, un incremento de los precios de aquí a primavera del 20%.

Que hay una subida de costes es más que sabido, pero ciertos sectores como es el caso del textil se resisten a elevar sus precios, algo que no podrán evitar de aquí a primavera, en marzo como muy tarde ya será notable. 

Hablando de alzas, lo primero que se nos viene a la cabeza es la luz, y, de ahí que la mayoría de negocios por el momento estén asumiendo ellos mismos este gasto, pues es lo que nos faltaba, después de un casi un par de años de pandemia, ahora vemos que hay menos ganancia por culpa de la electricidad

La mercancía de otoño e invierno ya está en las tiendas, se han abastecido de ropa y calzado comprados con antelación, por lo que ahora no pueden modificar los precios de venta a público, y los clientes no notamos que cueste más un abrigo, un vestido, o, una camiseta. 

Campaña de otoño de boutique en el centro de A Coruña (Cedida)

El problema vendrá a partir de la próxima campaña estacional de primavera: muchos comercios ya empiezan a introducir prendas nuevas incluso en enero con los llamados avances de temporada o colecciones crucero que significa que empezamos a rotar estampados y colores de tejidos acordes con el clima. 

El algodón se ha encarecido más de un 30% y esto nos ahoga por mucho que se fabrique en Italia o incluso en España. Es debido a que el hilo, la base de la confección, viene de China. 

Y el único problema no está en el algodón, sino en los transportes desde el gran gigante asiático. Los traslados de contenedores se han disparado a valores cinco veces mayores de lo que suponía moverlos hace un año. Esto en el mejor de los casos contando que haya un contenedor disponible y puerto de salida para el producto, la alternativa a las navieras es el envío de mercancía mediante aviones, que sin dudarlo es más caro incluso. 

Flor de algodón

La crisis que vive la segunda economía mas grande del planeta por su escasez energética sin precedentes en la historia reciente nos está afectando a todos poniendo tensión en las cadenas de suministro globales y generando escasez, reduciendo o deteniendo por completo su actividad. 

Ahora bien, ¿qué sucede con las fábricas de Portugal? ¿Por qué no traer de allí más mercancía gracias a que hay grandes empresas con mucha experiencia en el sector?

Colección de botas de fabricación portuguesa

Hablamos con Tiago Ramalho, fabricante de calzado para importantes tiendas de Galicia:  “Lo que está pasando en el país vecino sucede con la mano de obra, esta escasea, los bajos sueldos que hay han llevado a la población a trasladarse a otros países cercanos como por ejemplo Francia o Suiza, donde el salario base se llega a triplicar al alza y de algún modo las gentes no están muy lejos de sus familias. 

Años atrás se veía venir un incremento de producción en estas tierras justo por costar menos que en España producir, pero lo que se ha conseguido fue perder empleados que han cambiado de sectores como por ejemplo el campo para irse a trabajar a vendimiar u otras recolectas”.

Modelo de tienda de Monforte de Lemos con botas portuguesas

Entonces volvemos a la pregunta del titular: ¿Estarás dispuesto a pagar mínimo un 20% más por tu ropa? 

Guste o no, no quedará otra opción mientras el problema global no se solucione, se busquen estrategias o nos adaptemos.  Como lo que deseamos es calidad, larga duración de producto y que sea lo más sostenible posible, nuestra nómina asumirá costes para lucir las últimas tendencias y reforzar el armario de prendas de confianza. 

Apoyar al pequeño comercio, a las boutiques y tiendas multimarca, sin criticar el que se estén beneficiando de nuestro bolsillo, será una labor ciudadana que entre todos asumiremos para que los barrios mantengan sus escaparates con luces.

Vivir