El Español
Cultura

El periodismo gallego, de luto por la muerte del joven Pablo López Orosa

Hoy ya descansa para siempre en su aldea natal, el lugar a donde regresaba de sus viajes a lugares remotos, que recorría procurando contar historias de "los nadie"; mensajes de consternación por parte de compañeros de oficio se han sucedido desde que se conoció la noticia
19:30 · 18/11/2019
@usccomunicacion
Minuto de silencio este mediodía en su Facultad

Consternación en Galicia por la triste noticia del fallecimiento de un brillante periodista coruñés, Pablo Orosa este fin de semana. Desde diferentes puntos del oficio periodístico han llegado mensajes de dolor por su fallecimiento, con solo 34 años y un gran trayectoria a sus espaldas pese a su corta edad.

Un periodista que no encontró fronteras ni hizo caso a los temas "prohibidos" de contar. Esos que pueden molestar y no siempre tienen hueco en las grandes tiradas nacionales. Había publicado su primera novela "Fálame do silencio": "una historia de migraciones, físicas e interiores". En su propio blog clasificaba las historias por zonas geográficas que había recorrido mochila al hombro y libreta en la mano.

Hoy en la Facultad de Comunicación de la USC los futuros periodistas y profesores guardaron un minuto de silencio recordando "al compañero
Pablo López Orosa".

Un periodista que escribió sobre "los nadie", y a quien el periodista paisano y escritor Manuel Rivas dedicó un emotivo mensaje al conocer la noticia de su fallecimiento: "Era luminoso como persona y periodista. Con él recuperabas la esperanza en el periodismo y en la humanidad. Que su muerte no nos deje descansar".

El periodista coruñés compartió también el relato de despedida de otro compañero en el periódico La Marea. En el texto, Toni Martínez hablaba de él así: "Su Depor, su coche blanco que últimamente había dejado aparcado a favor de la bicicleta y de esos paseos por la Coruña que adoraba. Su tortilla de Betanzos. Y su defensa del periodismo, por encima de todas las cosas".

El también periodista coruñés Nacho Carretero se quedaba casi sin palabras y manifestaba con un breve "Impactado", la sensación ante la noticia.

El Instituto Galego de Análise e Documentación Internacional también emitió un mensaje en que lo describía como "una persona extraordinaria e historia del periodismo de Galicia". Añadían, junto a una fotografía de la portada de su libro, la recomendación de su lectura, así como "de sus crónicas, entrevistas y reportajes, y el significado de su periodismo".

La revista Luzes en la que colaboraba manifestaba que aún estaba tratando de "encajar noticias incomprensibles", y en voz de Xosé Manuel Pereiro lamentaba que Pablo "no volviera a hacernos a nosotros y a vosotros el regalo de contar la vida descosida de las mujeres que trabajan en los talleres textiles del Sudeste asiático, el genocidio rohingya, los matrimonios infantiles de Kenia, ...".

Otro compañero de la Revista Luzes, el periodista Luís Pardo, le describía con "mirada limpia y la sonrisa perpetua, lo que le hacía parecer más joven de lo que realmente era".

También desde fuera de Galicia se han publicado mensajes que expresan la consternación por la repentina muerte del joven periodista, como el de Ana Pardo, directora del diario Público que escribió que "sus compañeros solo tenemos palabras de admiración hacia él y su trabajo".

Cultura