El Español
Actualidad
|
A Coruña

El Ledicia Café de la calle Orzán de A Coruña sufre un intento de robo

La responsable del establecimiento ha confirmado que los responsables del suceso "no consiguieron entrar en el local" y concretó que dentro no había nada de valor y que los daños son exclusivamente materiales
La puerta del Ledicia Café tras el intento de robo.
Instagram
La puerta del Ledicia Café tras el intento de robo.
Ofrecido por:

El Ledicia Café de A Coruña (Orzán, 178) ha amanecido con la puerta forzada tras un intento de robo, según ha contado Leticia, la responsable del local a través de sus redes sociales. En el establecimiento, que ella misma define como "un rincón tranquilo con encanto y buena música para desayunar y merendar", afortunadamente no había objetos de valor ni dinero, por lo que los responsables de este suceso "no hubiesen podido llevarse nada", concreta la dueña, que añade que "no consiguieron entrar".

El local tiene entrada por la calle Orzán y la calle Cordelería, calle por la que los ladrones intentaron entrar en el negocio, muy popular por sus magdalenas, pasteles y galletas caseros además tostadas, batidos y cafés y el local está cerrado desde el pasado 20 de diciembre debido a la baja por coronavirus de la dueña. Una vez a la semana su pareja va a comprobar que está todo bien o ella presencialmente cuando puede y en su visita de este martes tras una prueba médica "lo primero que vio fueron astillas, el marco de la puerta roto y sin picarporte", detalla.

"Me costó abrir la puerta y más cerrarla y el seguro no me cubre los desperfectos por vandalismo", lamenta, a la vez que avanza que mañana irá a la comisaría de la Policía Nacional a interponer una denuncia "para formar parte de la estadística y que no parezca que en A Coruña está todo bien", critica. Al lugar tras el aviso de la responsable del Ledicia acudió la Policía Local.

Hace unas semanas en la misma calle también se producía un suceso similar, en este caso en La Canalla Gourmet, donde el escaparate sufrió daños materiales tras ser golpeado al parecer con la tapa de una alcantarilla, según concretaron fuentes policiales. Los supuestos ladrones no llegaron a llevarse nada del establecimiento y entre las teorías sobre lo sucedido también se valoró que la rotura del cristal fuera consecuencia de una pelea o simplemente un acto de vandalismo.

Actualidad