El Español
Cultura

El cuento del coronavirus: la historia gallega que explica la pandemia a los más pequeños

Un ilustrador y un editor se han aliado en este proyecto cuya plataforma son las redes sociales y en el que a través de sencillas viñetas se intenta hacer entender la cuarentena a los niños
Portada del cuento infantil sobre el coronavirus.
Quincemil
Portada del cuento infantil sobre el coronavirus.

La cuarentena es una situación excepcional nueva para todos y complicada de asumir en general, pero en especial pata los niños. Por este motivo, el ilustrador y profesor en una escuela de moda, Iván R. y el editor Ramón Veiga tuvieron la idea de crear un cuento infantil ilustrado con el objetivo de familiarizar a los más pequeños con la situación y recordarles que más gente de su edad está sufriendo la misma limitación de no poder salir de casa. La historia fue creada en remoto entre ambos profesionales y aseguran que cuando termine la crisis sanitaria no la trasladarán a papel ni ningún otro soporte porque nació virtualmente a causa de la cuarentena y por ello se quedará en las redes sociales.

"Tras unos días de confinamiento en casa con una niña pensé que sería bonito escribir sobre lo que estaba pasando, no sólo para que ahora pudiese servir de ayuda para los que están en situaciones semejantes, sino también para recordarlo en un futuro cuando esto pase, que espero que sea pronto", comenta Ramón, que añade que cuando tuvo el borrador de la historia preparado se lo envió a Iván "que no dudó en decirle que sí". El formato lo tuvieron claro desde el principio ya que se entienden muy bien porque ya hicieron varios libros juntos en papel. "Aprovechamos esta ocasión para hacer algo en las redes que pudiese llegar a mucha más gente y si ayuda a alguien, mejor", explican.

La presentación es muy sencilla y agradable a la vista ya que las ilustraciones y el texto están encajadas en un cuadrado en el que queda mucho espacio en blanco y se distinguen todos los elementos claramente. Iván detalla que para su parte de la historia "imaginó escenas reales inspirándose en cómo su sobrina está viviendo la cuarentena" y aclara que los elementos que aparecen en las viñetas "son cosas que tiene en su casa", además de que el niño que aparece tirado en el suelo del revés en una de las ilustraciones es una recreación de la postura en la que él mismo se coloca muchas veces "cuándo no sabe cómo ponerse".

Ramón reconoce que el cuento nació para que "a los niños les pueda servir para saber que hay muchos otros como ellos en la misma situación y para animarles a tener paciencia y no desesperar porque hay muchas cosas que se pueden hacer en casa", dice, a pesar de que reconoce que muchos jóvenes "están encantados de estar 24 horas con sus padres aunque evidentemente echen de menos las calles, los parques, a los amigos y el colegio".

Ambos tienen claro el mensaje principal de su proyecto literario: "Hay que quedarse en casa" y se muestran orgullosos porque aseguran que el feedback del cuento es "muy bueno, sobre todo entre padres y profesores de colegios". "Lo subimos el domingo por la noche a las redes sociales y el lunes no nos podíamos creer la cantidad de mensajes, me gusta y comentarios de enhorabuena que recibimos. Ya hemos llegado a muchísima gente y se está compartiendo mucho en Facebook, Twitter o Instagram además de moverse por multitud de grupos de whatsapp", afirman. El cuento puede descargarse también en formato pdf en Xerais o en el blog de la Asociación Gallega del Libro Infantil y Juvenil (Gálix).

A nivel individual, reconocen que sus respectivos confinamientos los llevan bien, Iván meditando y practicando yoga "para no desesperarse por llevar muchos días sin salir del piso" y Ramón se siente afortunado "por poder gozar de la compañía en casa porque es un lujo que pocas veces se podía permitir" y asegura que "tiene suerte de teletrabajar y estar siempre ocupado" aunque admite que "está deseando hacer vida normal".

Cultura