El Español
Actualidad
|
A Coruña

El CHUAC de A Coruña homenajea a pacientes que se contagiaron de covid-19 y sus familias

El emotivo acto ha tenido lugar en la terraza de la primera planta del CHUAC, donde globos blancos en forma de corazón, un minuto de silencio, emociones y largos aplausos fueron los protagonistas indiscutibles
Participantes en el acto de homenaje a pacientes y fallecidos por covid-19.
CHUAC
Participantes en el acto de homenaje a pacientes y fallecidos por covid-19.
Ofrecido por:

Los trabajadores del Área Sanitaria de A Coruña y Cee han celebrado esta mañana un acto de reconocimiento a todos pacientes que han padecido coronavirus en estos meses y a sus familiares, pero también a los que ya no están y no han conseguido superar esta batalla. El emotivo acto ha tenido lugar en la terraza de la primera planta del CHUAC, donde globos blancos en forma de corazón, un minuto de silencio, emociones y largos aplausos fueron los protagonistas indiscutibles.

En esta cita estuvieron presentes también sanitarios de diferentes servicios y el gerente del área sanitaria de A Coruña y Cee, Luis Verde, además de un enfermo que logró superar el covid-19, Manuel Sánchez y la enfermera Mónica Pérez, que dirigieron unas emocionadas palabras a los presentes sobre sus experiencias personales como paciente y profesional respectivamente en estos duros meses desde que comenzó la pandemia en marzo de 2020.

"Es inhumano que un paciente no pueda morir con su familia"

Mónica Pérez, que desempeña su labor en la UCI del CHUAC, ha explicado que "han abierto y cerrado intermitente la unidad hasta la tercera ola, que fue la peor con mucha diferencia y en la que tuvieron que echar el resto". "Supervisoras que tenemos experiencia en UCI tuvimos que ir al quirófano a aprender porque no había personal, teníamos medios, recursos económicos y materiales, respiradores...pero no gente con experiencia en críticos, fue una locura", reconoció.

La sanitaria expresó su indignación ante las fiestas ilegales que se han sucedido en la comunidad en estos meses y argumentó que "nadie se imagina lo que es estar un mes en una habitación sin ver a nadie conocido y que a la gente que entra no se le vea ni un centímetro de piel". "Muchos pacientes que pasaron tiempo en el hospital calificaron su sufrimiento de "peor que la cárcel" y psicológicamente han estado mal, además de que quedan secuelas como neumonías", afirmó.

"Ahora tenemos muchas esperanzas con gente que ya pasó el covid-19 y los vacunados de que la situación mejore. Estamos cansados porque empezamos en marzo del año pasado con esto y confiamos en que sea como la gripe que ya no es pandémico, sino endémico", dijo. A nivel personal, calificó 2020 como "un año duro" (perdió a una tía por el coronavirus) y admitió que de sus 22 años de trayectoria vivió el momento más duro cuando le tuvo que leer a una madre enferma una carta de su hija. "Ningún paciente debe morir solo y es totalmente inhumano quien lo haga sin estar con su familia", criticó, a la vez que hizo hincapié en lo que este duro año ha provocado entre el personal de su planta, sobre el que ha contado que "si antes se llevaban bien, ahora se quieren". "2021 lo damos por perdido y confiamos en que 2022 sea nuestro año", concluyó con optimismo.

"Momentos especiales" de un padre y su hija unidos por la enfermedad

Manuel Sánchez se infectó de coronavirus y pasó unos largos 15 días en el hospital coruñés, en el que antes que él ingresó su hija de 29 años y que fue el primer caso de sospecha de cepa británica en la comunidad. Cree que se contagió cuando la llevó a Urgencias y recuerda que pasó la enfermedad "muy bien físicamente y peor a nivel mental" debido al aislamiento que el covid-19 conlleva por su alto riesgo de contagio.

"No sabía lo que iba a pasar porque mi hija de 29 años estaba muy grave y yo con 61 pensé "me voy"", explica, a la vez que detalla que ingresó porque tenía neumonía en un pulmón. Uno de los momentos más especiales que vivió dentro de esta dura experiencia es poder compartir tiempo con su hija durante unos días en la misma habitación mientras ambos estaban ingresados, según rememoró visiblemente emocionado. En la actualidad, ambos están recuperados aunque separados, ya que ella vive y trabaja en Londres.

Actualidad