El Español
Cultura
|
Conoce Santiago

El Burgo das Nacións, el primer parador de Santiago y el hotel más grande del mundo

El Burgo das Nacións es conocido a día de hoy como la mayor residencia universitaria del Campus Norte. Sin embargo, en origen fue mucho más que eso: cuando se construyó en 1965 se convirtió en el primer parador de Santiago y en el hotel más grande del mundo, con 4.000 plazas.
El complejo del Burgo de las Naciones.
Francesc Català-Roca
El complejo del Burgo de las Naciones.

El Burgo das Nacións es conocido a día de hoy como la mayor residencia universitaria del Campus Norte de la Universidade de Santiago de Compostela (USC), pero en su origen fue mucho más que eso: cuando se construyó en 1965 se convirtió en el primer parador de la ciudad y, con sus cerca de 4.000 plazas, en el hotel más grande del mundo.

El origen de esta construcción, de la que hoy tan solo queda el nombre, se sitúa en la preparación del Año Santo Xacobeo de 1965, el primer en el que se superó el millón de peregrinos.

Los barracones del Burgo de las Naciones cuando era un parador (Francesc Català-Roca).

Tras la Guerra Civil, la posguerra y los inicios de la dictadura, la economía española estaba empezando a recuperarse y el régimen buscaba potenciar la imagen internacional del país, algo para lo que encontró una herramienta idónea: el Camino de Santiago.

Así, la gran novedad de ese Xacobeo es la entrada del poder civil en la organización de un Año Santo que hasta entonces había sido eminentemente eclesiástico, lo que trajo consigo una campaña de promoción turística y la construcción de la primera macroinfraestructura destinada específicamente a la acogida de peregrinos: el Burgo de las Naciones.

Las obras para construir el Burgo de las Naciones arrancaron en 1964 y un año después, en julio de 1965, Francisco Franco inauguró este complejo, formado por 47 pabellones de estructura metálica y tejados de uralita a dos aguas y capacidad para acoger a unas 4.000 personas.

El encargado de diseñar este proyecto fue el arquitecto Julio Cano Lasso, quien también creó el planeamiento del cercano barrio de Vite y, dos décadas más tarde, el Auditorio de Galicia, a la vez que dirigió la transformación del Hospital Real de Santiago en el actual Hostal dos Reis Católicos.

Interior del Burgo de las Naciones (Francesc Català-Roca).

El Burgo das Nacións se adelantó a este último a la hora de convertirse en el primer parador de Santiago: aunque el Hostal arrancó su actividad hotelera en 1954, lo hizo gestionado por una empresa propiedad del Estado hasta 1984, cuando sí pasó a incorporarse a la red de paradores nacionales.

Este complejo, concebido como una suma de pequeñas estructuras efímeras construidas con materiales ligeros, no tuvo una vida demasiado larga: su actividad como parador cesó en 1974, tras lo que pasó a ser un cajón de sastre.

Según detalla la propia USC, el Burgo das Nacións acogió una residencia de posgrado, el aulario de varias especialidades universitarias, la sede de la imprenta de la universidad y de su guardería e incluso las dependencias de la Policía Nacional.

Durante todo este proceso algunos de los módulos se fueron desmantelando y en 1979 la USC empezó a utilizar el Burgo das Nacións como residencia universitaria mixta para, finalmente, arrancar en el curso 1986-87 las obras del actual edificio, que concluyeron para el inicio del curso 1992-93.

¡Síguenos en Facebook!
Cultura