El Español
Actualidad
|
Galicia

El AVE a Galicia se acerca al décimo año de retraso

La fecha de puesta en marcha ha ido retrasándose desde 2001, cuando se prometió que llegaría en 2010
Tren en la estación de Santiago de Compostela
Wikipedia
Tren en la estación de Santiago de Compostela

Viajar a Madrid en tren en solo tres horas es un sueño que miles de gallegos tienen presente desde que se prometiese el AVE a Galicia en 2001, dentro del ambicioso plan ferroviario del por aquel entonces Ministro de Fomento Álvarez Cascos. En aquel momento el viaje en tren a la capital de España llevaba 10 horas, y la promesa de que en 2010 llevaría solo tres despertó la ilusión en muchos gallegos que se veían obligados a viajar con frecuencia a Madrid por trabajo, estudios o amores.

El exceso de optimismo, el retraso que todo plan de la Administración lleva inherente y la crisis económica se llevaron por delante esa perspectiva, y la fecha de puesta en marcha de la faraónica obra ha sufrido diferentes cambios desde entonces. Primero se retrasó a 2012, luego a 2015, después a 2018 y finalmente a 2022. Este último retraso anunciado en diciembre de 2016 por el Ministro de Fomento de entonces, Iñigo Fernández de la Serna, hizo sonar todas las alarmas, hasta el punto de que las protestas provocaron una corrección: el AVE estaría en 2019. Sin embargo, nada parece indicar que todo esté listo dentro de los seis meses que quedan del presente año. Inicialmente previsto para 2010, ése fue precisamente el año en que comenzaron las obras.

El estado de las obras

La línea completa no está en marcha porque falta la parte central del trazado, la clave para acortar el trayecto actual. Mientras que A Coruña-Ourense está completo y este trayecto solo lleva 1:08 -menos que el coche y algo impensable hace años- y el AVE Zamora-Madrid también está funcionando y lleva una hora y media, la clave está en el tramo que conecta Ourense y Zamora, la nueva entrada ferroviara de Galicia por la ya famosa localidad zamorana de Lubián, situada en la galegofalante Sanabria.

Mientras que el tramo entre Zamora y Lubián está muy avanzado, son los túneles los que cuentan con la mayor complicación y por lo tanto retraso. Para completar esta obra faraónica hay que acondicionar el Túnel del Padornelo ya existente (que será la vía izquierda de la línea) y hacer un nuevo túnel (que será la vía derecha). El tramo Lubián-Ourense es el que parece llevar el mayor retraso al contar con varios túneles, comenzando por los 7,8 kilómetros del de A Canda, que entra en Galicia por Vilavella, y con otros cuatro túneles de varios kilómetros (6,9 km de O Cañizo, 8,5
km de O Espiño -ya finalizado-, 8,5 km de O Corno y 9,1 de Prado).

Todos los tramos se encuentran en ejecución, pero parece difícil pensar que la conexión entre Galicia y Madrid por AVE llegue a tiempo para este 2019. El año que viene, en 2020, se cumplirán 10 años de retraso.

Estos son los tramos que faltan para el AVE a Galicia (Wikipedia)
Actualidad