El Español
Economía

El aeropuerto de Santiago cierra uno sus mejores veranos pese a la pandemia

El Aeropuerto de Santiago cierra uno de los mejores veranos de su historia con 504.123 pasajeros y registra tan solo un 15,67% menos que los históricos 597.778 de 2019
El Aeropuerto de Santiago-Rosalía de Castro.
Turismo de Santiago.
El Aeropuerto de Santiago-Rosalía de Castro.

La pandemia supuso una paralización casi total del tráfico aéreo y, posteriormente, una recuperación muy tímida que hacía presagiar que este 2021 iba a ser un año difícil para el Aeropuerto de Santiago-Rosalía de Castro.

A pesar de que los primeros meses del año fueron más complicados, los buenos datos del verano hacen que la luz al final del túnel parezca más cercana: en julio y agosto de 2021 se recibió a un total de 504.123 pasajeros, tan solo un 15,67% menos que los históricos 597.778 del mismo periodo de 2019.

Las cifras se sitúan en niveles muy próximos a los de 2018, cuando visitaron la terminal compostelana un total de 533.317 pasajeros. Todo ello después de un 2020 en el que los datos se desplomaron hasta situarse en menos de la mitad, con tan solo 233.816.

Los datos del Santiago no son buenos únicamente en comparación con 2020, también es el segundo aeropuerto de España que presenta mejores cifras en este 2021 con respecto a las de hace dos años.

El tráfico aeroportuario de la capital gallega ha caído un 26,9% en lo que va de año con respecto a 2019, pasando de 875.987 pasajeros a 640.635. El de Peinador, en Vigo, perdió un 35,9%, mientras que el de Alvedro, en A Coruña, cayó en un 45,9%.

La tendencia ha ido mejorando conforme pasaban los meses: si el tráfico de julio era un 22,6% inferior al de 2019 -de 302.074 a 233.819-, en agosto, un mes que se le había resistido a la terminal compostelana en los últimos años, el descenso en agosto fue tan solo de un 8,6%, pasando de 295.704 a 270.304.

Estas cifras se suman a las de llegada de turistas: en julio se batió el récord histórico de llegada de visitantes españoles a Santiago y, pese a la escasa llegada de extranjeros, los datos se situaron tan solo un 15,9% por debajo de 2019.

El aeropuerto de Santiago también está llenando con más facilidad los vuelos nacionales que los internacionales, pero su recuperación será cuestión de tiempo.

Ahora, el principal reto será el mismo que en años anteriores: desestacionalizar la llegada de visitantes y mejorar los resultados en los últimos meses del año.

¡Síguenos en Facebook!
Economía