El Español
Actualidad
|
A Coruña

Ecologistas de A Coruña cargan contra el gobierno local por el plan de peatonalización

Señalan al concejal de Economía, José Manuel Lage Tuñas, como "autor intelectual" de un plan para quitar aparcamientos en las calles y potenciar los párkings subterráneos
El secretario de Organización del PSdeG, José Manuel Lage
EP
El secretario de Organización del PSdeG, José Manuel Lage
Ofrecido por:

La Asociación Ecologista Arco Iris de A Coruña ha emitido hoy un duro comunicado en el que acusa al gobierno local de la ciudad herculina de tener una política de movilidad destinada a "vaciar las calles para llenar los aparcamientos subterráneos". En concreto, señalan al portavoz del gobierno local y concejal de Economía, José Manuel Lage Tuñas, como "autor intelectual" de un "plan municipal de vaciado de calles y llenado de aparcamientos subterráneos privados".

Según el duro comunicado de la asociación, el "plan acelerado de peatonalización envuelto en celofán verde" de la ciudad de A Coruña, tiene en realidad un "fin especulativo", con el objetivo de crear más aparcamientos privados y disminuir las zonas verdes de la ciudad.

Desde que Inés Rey es alcaldesa de A Coruña, la ciudad ha iniciado la peatonalización de las calles Compostela, San Leopoldo, Primavera o Alcalde Marchesi, y ha reducido el número de carriles de Los Cantones para ampliar el espacio dedicado a los ciudadanos.

"El objetivo es eliminar plazas de residentes"

Según la asociación ecologista, el objetivo de estos planes de peatonalización es en realidad eliminar plazas de aparcamiento para residentes, para que así estos se vean obligados a usar los "aparcamientos deficitarios y con serios problemas de mantenimiento". La organización añade que este uso sería "a costa del bolsillo de muchos coruñeses, que se verían obligados a desembolsar cantidades impensables para aparcar".

La organización añade que "resulta llamativo que el ayuntamiento haya filtrado que hasta siete parkings tengan problemas con su concesionaria municipal, lo que estaría gestando una rápida intervención por medio de la empresa EMVSA, que sería el brazo ejecutor del plan de Lage Tuñas. Las concesionarias obtendrían una liquidez de la que ahora carecen gracias al mercadeo de plazas para residentes damnificados. A su vez, el propio ayuntamiento llevaría una comisión en toda la operación mientras mantendría en servicio a la actual empresa de la ORA, que tiene derecho a mantener un número mínimo de plazas azules para garantizar su rentabilidad".

La organización hace referencia a lo sucedido en la ciudad de Madrid, asegurando que "a implantación de planes de desvío de coches hacia parkings privados ha sido implantada en Madrid, con resultados más que discutibles, ya que ha generado un uso fraudulento de las plazas adjudicadas. Por todo ello, "ARCO IRIS insta a la Alcaldía a explicar donde van a meter los coches expulsados de las zonas verdes y por qué (a tres meses de que finalice el plazo) aún no hayan aprobado las ZBE (zonas de bajas emisiones), de obligada implantación. Estas ZBE (ARCO IRIS había propuesto que la primera se aprobara en Cuatro Caminos), serían una pieza fundamental para diseñar una política de movilidad adecuada. Sin embargo, en este caso, el orden de los factores va a cambiar el resultado. Dejar a las ZBE de postre después del opíparo banquete que perpetra Lage Tuñas, las vaciará de contenido y causará unos efectos ya irreversibles en el tráfico y movilidad en la ciudad."

Actualidad