El Español
Actualidad
|
A Coruña

Dos menores de 20 con autocita: "Necesitamos vacunarnos para salir y viajar con seguridad"

Dos coruñesas de 17 y 18 años han recibido hoy la primera dosis de Pfizer tras conseguir cita la semana pasada por la app del Sergas y sostienen que gran parte de sus amigos "están contagiados y confinados sufriendo la variante más agresiva del virus"
Sabela y Alejandra muestran el certificado de vacunación en Expocoruña.
Quincemil
Sabela y Alejandra muestran el certificado de vacunación en Expocoruña.
Ofrecido por:

Este jueves es el segundo día que menores de 20 años con autocita pueden vacunarse en el área sanitaria de A Coruña, concretamente en Expocoruña, el recinto habilitado para la vacunación. Alejandra Gacho, de 17 años (cumple la mayoría de edad en octubre) y Sabela Maceiras, de 18, son dos de las afortunadas que han conseguido hora para vacunarse tras la inesperada apertura de la autocita en la app del Sergas el pasado miércoles, jornada en la que precisamente el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, había lamentado que "no había vacunas suficientes para los más jóvenes".

A pesar de ello, desde el gobierno autonómico se informó al día siguiente (el pasado viernes) de que tras haberse cubierto las 6.000 primeras plazas de autocita estarían disponibles 11.000 más, que ya han sido asignadas. Este jueves, 29 de julio, las jóvenes llegaron antes de tiempo a la cita que tenían asignada y fueron vacunadas con la primera dosis de Pfizer nada más llegar, tras los que recibieron un certificado acreditativo que portaban con ilusión a la salida del recinto tras el pinchazo. Maceiras y Gacho se enteraron de la posibilidad de poder solicitar la vacunación a través de una amiga que celebraba que tenía cita en su perfil de redes sociales.

Maceiras recuerda que "al principio se bloqueó la aplicación" pero posteriormente aparecieron en pantalla opciones de día y hora y a ella la citaron a las 10:15. "Esperamos la cola, nos pidieron el código y luego fuimos a una cabina y te preguntan si tienes alergias, enfermedades o si pasaste el coronavirus" detalla, a lo que añade que tras la dosis debió esperar 15 minutos en una sala por protocolo antes de irse. "Ahora tenemos que esperar 21 días a la segunda dosis y nos mandarán un mensaje para la próxima cita", concreta, mientras confiesa que el pinchazo "le dolió un poco porque también estaba algo nerviosa".

"Nos comentaron que podíamos tener molestias en el brazo y algunos mareos", afirma la joven alegre de haberse podido vacunar por fin. Toda su familia ya tiene la pauta completa y rememora una cuarenta dura dado que su padre pasó cinco meses fuera "porque trabaja en el extranjero y no pudo volver", además de que su hermano tiene autismo "pero llevó el confinamiento mejor de lo que pensaban". En su entorno familiar más cercano no se han registrado positivos pero las coruñesas admiten que gran parte de sus amigos están contagiados y confinados en casa, "algunos especialmente mal por tener la variante británica, que es más agresiva".

"Estuve más de una hora intentando conseguir cita"

Gacho rememora que cuando empezaron a ver publicaciones en Instagram de compañeros que contaban que habían conseguido cita para vacunarse "le pareció raro", ya que había escuchado al presidente de la Xunta ese mismo día decir que "su grupo de edad tenía que esperar". "Amigos me dijeron que se enteraron de que había miles de vacunas disponibles y que podíamos pedir cita y estuve una hora intentando conseguirla en la app del Sergas. Finalmente me dieron para hoy a las 11:00", asegura.

La coruñesa comenta que en la fila de espera este jueves "había más gente adulta que joven" y recibió también la primera dosis de Pfizer. "Tenía muchas ganas de vacunarme para viajar y evitar contagiarme. No tuve coronavirus pero sí mucha gente conocida lo tiene y está sufriendo síntomas fuertes", dice.

Sobre la indignación mostrada por centenares de personas del grupo de 20 a 29 años, acusando a la Xunta de "haberse saltado el orden de vacunación" al abrir la autocita para jóvenes de entre 16 y 19 años, Gacho desea que la gente de ese grupo "pueda vacunarse cuanto antes". A su vez, opina que tanto ellos como la gente de su edad "tienen defensas fuertes" que pueden ayudar a llevar mejor la enfermedad o a protegerse de ella frente a otras personas más mayores. El periodo de cuarentena y la pandemia en general no fueron fáciles para ella ya que sus abuelos y sus tíos se contagiaron y algunos incluso estuvieron hospitalizados. Una "pesadilla" que no acabó ahí porque a pesar de estar vacunados algunos de ellos volvieron a contraer la enfermedad.

A pesar de los meses raros que se suceden desde la llegada de la pandemia en marzo de 2020, ambas ven el futuro con optimismo. La semana que viene viajarán juntas a Canarias con cierta "seguridad" al tener ya la primera dosis de la vacuna y en septiembre comenzarán sus carreras universitarias. Maceiras estudiará Biología y Química y Gacho Ingeniería Informática en la Universidade da Coruña (UDC). En el tiempo que resta hasta septiembre, reconocen que "seguirán cuidándose respetando las medidas pero socializando, porque llevan prácticamente dos años sin poder salir", lamentan.

En este sentido, quedan con amigos "de siempre" en entornos abiertos como playas y de momento no contemplan acudir a discotecas (desde este sábado tampoco será posible en la siete principales ciudades gallegas debido al cierre del ocio nocturno al encontrarse en nivel alto de restricciones).

Actualidad