El Español
Actualidad
|
A Coruña

Culleredo pide a la Xunta que actúe para evitar cerrar el comedor del CEIP Ría do Burgo

La empresa adjudicataria del servicio del comedor redujo de 16 a 12 los monitores y la decisión fue comunicada un día antes del inicio de curso
Ofrecido por:

El concello de Culleredo ha mostrado su “perplejidad” por la falta de soluciones de la Xunta de Galicia para el comedor del CEIP Ría do Burgo y ayer la dirección del centro y representantes de madres y padres decidieron el cierre del comedor por no disponer de las mínimas garantías de seguridad sanitaria. Fuentes del centro educativo aseguran que el problema fue manifestado desde el inicio del curso hace una semana pero critican que Consellería de Educación no ofreciese una vía para solventar la reducción del número de monitores decidida por la empresa concesionaria del servicio.

"El 28 de septiembre es el día elegido para el cierre del comedor de forma indefinida", ha apuntado el director del centro en una carta dirigida a las familias, a la vez que ha especificado que "sólo se valorará una reapertura si se cuenta con las garantías sanitarias" y darán estos días de margen a las familias para buscar una alternativa

Por su parte, el gobierno de Culleredo exige a la Xunta que actúe "de inmediato" para que el CEIP disponga de los medios que eviten el cierre del comedor. En el concello de este municipio, al igual que muchos ayuntamientos de Galicia, han apuntado que modificaron sus contratos para reforzar los operarios de limpieza en los colegios y cumplir así con el protocolo por el coronavirus, una concesión que critican que "la Xunta es incapaz de cambiar en los comedores para incrementar el número de monitores".

“Es inadmisible que se tenga que cerrar un comedor que da servicio a 300 familias por la falta de seguridad sanitaria”, ha reprobado el alcalde de Culleredo, José Ramón Rioboo. Además, el dirigente ha manifestado que "espera que la Xunta corrija ya esta situación que supone una preocupación de calado para los usuarios". “Nunca, pero menos en una pandemia como esta, pueden faltar medios para los servicios educativos”, ha afirmado el alcalde, al mismo tiempo que esta semana ha solicitado en dos ocasiones una reunión con Educación, pero la petición no ha sido respondida.

Problemática

Según explica el CEIP, la problemática surge por la decisión de la empresa adjudicataria del servicio de comedor de reducir de 16 a 12 el número de monitores, cuestión que fue comunicada apenas un día antes del inicio del curso. Se da la circunstancia que previamente el centro había solicitado el incremento del personal este curso ante la pandemia y la necesidad de cumplir el protocolo de seguridad.

Esto supone, explican fuentes del centro, que "una misma monitora pase a atender a varios grupos a la vez, rompiendo el sistema de burbuja". A su vez, indican que la situación es "especialmente preocupante" en los traslados de los turnos, las guardias de los patios y en el funcionamiento en general del servicio.

Esta semana fueron llevando la situación gracias al esfuerzo de muchas familias que decidieron no hacer uso del comedor, pero hacen hincapié en que saben que en el momento que se incorpore todo e alumnado "correrían un riesgo inasumible".

Actualidad