El Español
Actualidad
|
Galicia

¿Cuándo reabrirá el tráfico en el viaducto de la A-6 en la entrada a Galicia?

Manuel Francisco Herrador Barrios, profesor de Enxenería Civil y Exenaría da Construcción, responde a Quincemil algunas de las cuestiones más importantes sobre el derrumbe
Imagen de los dos viaductos de la A6, que conectan Galicia con Castilla y León
EP
Imagen de los dos viaductos de la A6, que conectan Galicia con Castilla y León

El derrumbe del viaducto de la A-6, ya lo dijo el delegado del Gobierno en Galicia, José Miñones; fue una buena noticia porque tuvo lugar tras un año cerrado al tráfico por obras de mantenimiento y análisis. Ahora, el principal problema está en saber cuándo se abrirá al tráfico la estructura pareja, que hasta la fecha mantenía la comunicación de los transportistas con la Meseta. Manuel Francisco Herrador Barrios, profesor de Enxenería Civil y Exenaría da Construcción, responde a Quincemil esta y otras dudas sobre el derrumbe.

Esta estructura es una de las grandes obras de la ingeniería en Galicia que sirvieron para mejorar las comunicaciones de la comunidad, tradicionalmente deficientes. Y, en concreto, para evitar subir a Pedrafita de O Cebreiro. Así, es un elemento clave para los transportistas, que estaban haciendo uso del viaducto parejo hasta el comienzo de los derrumbes.

Actualmente, tienen que subir al puerto de montaña, con lo que supone en gasto de gasolina, tiempo y peligrosidad. En ese sentido, el presidente de la Autoridad Portuaria de A Coruña, Martín Fernández Prado, explicó que esta situación podría encarecer el transporte de pescado del Puerto de A Coruña. En el mismo sentido la Cámara de Comercio de A Coruña ha asegurado que esta situación hace perder competitividad a las empresas gallegas.

El Gobierno de España todavía no ha dicho cuando se podrá reabrir el tráfico en la zona. De hecho, el próximo juegos anunciará un plan de movilidad que contemplará rutas de desvío. Además, no se ha aventurado a poner plazos a la reanudación de la comunicación, pues inicialmente se había dicho que durante el verano. Y se ha señalado que también hay que analizar la situación del viaducto en buen estado.  En concreto, lo hizo la ministra de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, Raquel Sánchez, tras su visita del viernes 17 de junio a la zona.

¿Cómo es el estado del viaducto que no se ha derrumbado?

La razón por la que se están produciendo los derrumbes todavía no es conocida, pero los primeros análisis apuntaron un problema importante de corrosión. Una explicación que de confirmarse hace pensar en que la estructura pareja, que se levantó en la misma época y ha soportado el mismo entorno y tráfico, podría estar también dañada. Manuel Francisco Herrador Barrios explica a Quincemil que ese es "un proceso lógico, pero no llegaremos a que se produzca un derrumbe". "Todo lo que aprendamos de aquí (del que sufrió el colapso) se pondrá en marcha en el otro".

Esta afirmación es tranquilizadora, pues los sistemas de mantenimiento y análisis han funcionado para un viaducto y para el otro. Sin embargo, pone encima de la mesa un posible cierre del viaducto en buen estado de, mínimo, seis meses para profundizar en las labores de control y estudio de la situación. "No se puede dejar de revisar a fondo", explica. "Es posible que esté cerrado durante seis meses para los trabajos análisis", añade. Cabe señalar, además, que el colapso del otro viaducto se produjo más de un año después del inicio del análisis y mantenimiento. Un tiempo en el que el tráfico estuvo cerrado.

Así, a los transportistas, hasta que se presente el plan de movilidad anunciado por el Gobierno, deberán seguir subiendo al Piedrafita. Un contratiempo que puede ser utilizado por los conductores de viajes de placer, pues este municipio lucense merece una parada para adquirir su famoso queso.

¿Cuál es el estado del viaducto que se derrumbó?

El derrumbe del segundo vano de 50 metros ha dejado la estructura muy dañada. Así, la Dirección General de Carreteras estima que podría producirse un tercer derrumbe del vano que ha quedado en el centro. Más allá de eso o de una posible demolición total, la realidad es que la reapertura de esta estructura necesitará de bastante tiempo. Manuel Francisco Herrador cifra este tiempo en dos años si todo va bien y hay la inversión suficiente: "Desde cero tardaría unos dos años en condiciones normales. Si se puede mantener una parte, menos tiempo". Un tiempo que coincide con lo manifestado por presidente da Confederación de Empresarios de Lugo, Jaime López, tras una reunión con el ministerio.

Sobre si se va a poder aprovechar parte de la estructura del viaducto, el profesor de la USC relata que los vanos son independientes y que, seguramente, se podrán utilizar salvo el que se encuentra en el centro. Sobre los pilares, Francisco Herrador duda de que puedan ser útiles. "Los dos pilares que han quedo ahí difícilmente van a ser reutilizables, las pruebas de recuperación tendrían un coste similar al de la nueva construcción", dice.

Actualidad