El Español
Cultura
|
Educación

Coronavirus: El regreso a la universidad en Galicia, con mascarilla y mucha ventilación

Los centros deben disponer de un espacio bien ventilado para aislar a las personas sospechosas de estar infectadas y el Gobierno recomienda prestar especial atención a los estudiantes con diversidad funcional o necesidades específicas
Universidade da Coruña

El regreso a las universidades españolas y, por tanto, gallegas, se hará finalmente con mascarilla obligatoria en las clases presenciales y los espacios comunes. Los centros, en todo caso, deben garantizar una distancia mínima de 1,5 metros entre los estudiantes. Si esto no fuese posible, deberán combinar las clases presenciales con las online y rotar a los estudiantes para que todos puedan acceder a ambas modalidades de enseñanza.

Los Ministerios de Universidades y Sanidad actualizaron ayer el documento con las recomendaciones sanitarias y educativas elaborado en junio e introducen otra novedad: la intensificación en las labores de ventilación. Así, se recomienda ventilar durante al menos 10 o 15 minutos al inicio y al final de la jornada y en las aulas después de cada clase lectiva, aunque la mejor opción es mantener las ventanas abiertas "todo el tiempo que sea posible".

¿Qué ocurre si aparece un positivo en coronavirus?

Las universidades españolas deberán contar con un protocolo de actuación por si se detecta un caso sospechoso de COVID-19. El documento tiene que estar elaborado según los criterios sanitarios establecidos por el Ministerio de Sanidad y las Consejerías respectivas de las comunidades autónomas.

Una de las recomendaciones que establece el Gobierno es tener una persona responsable de las actuaciones derivadas del coronavirus en la universidad (por ejemplo, en la Universidade da Coruña) y, al mismo tiempo, que cada facultad, escuela, instituto de investigación o centro adscrito disponga de un responsable en su ámbito para gestionar la crisis. Los centros deberán disponer de un espacio bien ventilado y con una papelera de pedal con bolsa para el aislamiento de la persona sospechosa de estar infectada, a la que deben proporcionar una mascarilla quirúrgica.

El estudiante deberá someterse a una prueba de detección de coronavirus y estar aislado hasta que tenga los resultados. Si son positivos, el aislamiento durará hasta pasados tres días desde el fin del cuadro clínico y un mínimo de diez desde el inicio de los síntomas, aunque no podrá reincorporarse a la actividad académica hasta que lo autoricen las autoridades sanitarias.

Al igual que en las otras circunstancias en las que se detecta un caso positivo en COVID-19, se procederá a localizar a los contactos: aquellas personas que estuvieron a menos de dos metros de distancia del infectado durante más de 15 minutos y 48 horas antes del inicio de los síntomas. Todas ellas deberán pasar un periodo de cuarentena que, si se salta en Galicia, podría suponer una multa de hasta 120.000 euros según el riesgo. Además, aquellos contactos que sean considerados estrechos por las autoridades sanitarias serán sometidos a una PCR con el objetivo de detectar casos positivos "precozmente". En este caso, también tendrán que pasar una cuarentena de 14 días aunque el resultado de la prueba sea negativo.

"Todas las facultades, escuelas e institutos de investigación deberán disponer de material de protección para ser utilizado en el caso de detectar un caso sospechoso en un o una estudiante, o en el profesorado y el personal de administración y servicios, durante el aislamiento en el centro universitario", indica el Gobierno. Los estudiantes aislados o en cuarentena tienen derecho a recibir las clases de forma no presencial, pero si hay un número elevado de afectados, las decisiones a tomar tienen que acordarse entre los responsables de la universidad y las autoridades sanitarias y de la política universitaria.

Otras medidas

La limpieza tendrá que hacerse una vez al día excepto en las zonas que se usen más a menudo, como el baño, en el que deberán hacerse un mínimo de tres diarias. El documento recomienda pararse más en las áreas de uso común y en las superficies de contacto más frecuentes como pomos de puertas, mesas, muebles, pasamanos, suelos, teléfonos o perchas.

El Gobierno recomienda fomentar la continuidad del teletrabajo en actividades que no requieren necesariamente la presencialidad, como las tutorías o las reuniones, así como establecer entradas y salidas de los centros escalonadas. Los servicios de biblioteca, los aparcamientos, las instalaciones deportivas y los establecimientos de hostelería y restauración tendrán su actividad regulada según la legislación vigente.

"Se debe prestar especial atención al estudiantado con diversidad funcional o necesidades específicas de apoyo educativo, ya que pueden necesitar ciertas adaptaciones como acompañantes de apoyo y medios materiales o ayudas técnicas, que se facilitarán con los criterios de prevención que se establecen en este documento", recomienda el Ejecutivo nacional, que también aconseja ofrecer apoyo psicosocial a los estudiantes y personal docente que hayan podido estar expuestos al virus de cara a protegerlos de los posibles estigmas.

El documento actualizado ayer también hace referencia a medidas aplicables en otros ámbitos: la higiene de manos de forma "frecuente y meticulosa", el uso de mascarilla y no llevar guantes excepto en las tareas de limpieza. El texto Recomendaciones del Ministerio de Universidades a la comunidad universitaria para adaptar el curso universitario 2020-2021 a una presencialidad adaptada y medidas de actuación de las universidades ante un caso sospechoso o uno positivo de COVID-19 puede consultarse en la página web del departamento.

Cultura