El Español
Actualidad
|
Galicia

Coronavirus: Cinco centros educativos registran casos positivos en Galicia este martes

La directiva del IES da Terra Chá José Trapero Pardo dimite ante la falta de comunicación sobre los recursos disponibles y tras solicitar el profesorado necesario para garantizar las clases presenciales

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 15 Sep. (EUROPA PRESS)

El arranque del curso escolar ha venido acompañado de las primeras incidencias por COVID-19 en la comunidad educativa. Este martes se han detectado hasta cinco nuevos centros o guarderías con alumnado o docentes contagiados por la enfermedad y que han obligado a aplicar los protocolos de respuesta para garantizar la contención de casos.

Los últimos que se han dado a conocer, según han trasladado a Europa Press fuentes municipales y de la Xunta, han sido el de una alumna de infantil en el CEIP O Cruceiro de Vilalonga y el de un niño en la Galiña Azul de Praia Xardín, en Boiro.

El primero se trata de una pequeña de cuatro años que dio positivo, tras producirse un contagio en el seno familiar, y que ya no acudió a las instalaciones este martes.

Por otro lado, otro niño ha dado positivo en la guardería de Boiro de Praia Xardín, y que se encontraba en el grupo de entre 1 y 2 años. A pesar de ello, el aula en su totalidad no se puso en cuarentena.

Este mismo martes se confirmaron dos casos en centros de Ourense. Un alumno de primaria del Colegio Maristas Santa María dio positivo por COVID-19 y obligó a poner en cuarentena a otros siete compañeros del joven.

El estudiante acudió a clase el pasado viernes sin ninguna sintomatología, pero la familia comunicó al centro este lunes que había resultado positivo tras practicarle la prueba. El centro sigue funcionando con normalidad y arrancará un sistema de teledocencia para retransmitir las aulas online al alumnado afectado que se encuentra en su domicilio.

También se activó el protocolo en otro centro de la ciudad, el Santo Ángel. Un alumno dio positivo en la prueba del coronavirus y el centro, como medida preventiva, decretó el confinamiento del tutor y del grupo de primaria en su totalidad (entre 20 y 25 alumnos).

Un positivo registrado en la escuela infantil de Vilaboa, en Pontevedra, ha obligado a poner en cuarentena a los niños y a los educadores de uno de los grupos en el centro, dependiente de la Consellería de Política Social.

En concreto, se trata de uno de los escolares del grupo de 2 a 3 años. La familia informó este domingo de la confirmación del positivo y, siguiendo las instrucciones del protocolo ante la COVID-19, se puso en cuarentena a sus compañeros y a los empleados que estuvieron en contacto con él.

Un total de once niños y dos educadores no han acudido al centro, que se sometió a tareas de limpieza y desinfección de sus espacios. Asimismo, se practicarán PCRs tanto al personal como a los menores, aunque la guardería no ha tenido que cerrar sus puertas.

Cee y Carballo

Estos cinco casos se unen a otros detectados entre el fin de semana y el lunes. Uno de ellos es un positivo en el CEIP Manuela Rial Mouzo de Cee, una docente de 5º de Primaria, que obligó a aplicar el protocolo ante la COVID-19.

Según explicó Jesús Sánchez, director del centro, la escuela trabaja "dentro de la normalidad" y los niños están "muy disciplinados" y cumpliendo con las medidas de seguridad. Al detectarse el caso, se decidió reubicar al alumnado de dos grupos en otras dos aulas, puesto que todos mantenían la distancia interpersonal. Asimismo, se realizaron las tareas de limpieza y desinfección necesarias en los espacios utilizados.

La confirmación de un caso positivo de COVID-19 entre el alumnado de un CEIP de Carballo (A Coruña) ha obligado a suspender las clases en el nivel de 3º de primaria. En concreto, se trata de un escolar del CEIP Nértoma-Razo, del que el Gobierno local tuvo conocimiento este fin de semana.

El centro mantiene su actividad, a la espera de la evolución de los datos, aunque la Consellería de Educación suspendió la actividad en ese nivel.

Pontevedra

Este lunes trascendió, a su vez, otro positivo por COVID-19 de una niña en un CEIP de Sanxenxo, en la provincia de Pontevedra, una alumna de Infantil del CEIP Magaláns. La familia de la menor recibió la confirmación del positivo por parte del Sergas en la tarde del domingo y en la mañana de este lunes trasladó la información al centro.

El colegio ya ha indicado al Sergas el listado de los seis alumnos y docentes del aula para realizar el seguimiento y tomar las medidas oportunas, bien a través de pruebas de diagnóstico o decretar aislamientos. Por otro lado, la afectada tiene dos familiares matriculados en la guardería municipal de O Revel, con los que mantiene un contacto estrecho.

Las dos menores ya no acudieron este lunes a la guardería y, tras la confirmación del positivo, se les practicarán las pruebas PCR. La dirección ha comunicado al resto de las familias de estas dos aulas la situación y las medidas a seguir.

Asimismo, el colegio plurilingüe Calasancio en Pontevedra ha cerrado sus instalaciones tras detectarse un brote de COVID-19 con al menos ocho positivos en su plantilla. La actividad docente se reanudó este martes a través de medios telemáticos.

Aislamiento del grupo

Otra de las novedades de la jornada es la publicación de la actualización del Gobierno central de la Guía de actuación ante la aparición de casos de COVID-19 en centros educativos, que incluye diferentes escenarios ante la aparición de brotes o casos en estas instalaciones.

A efectos de identificación y control, se tienen en cuenta los contactos estrechos, que en grupos de convivencia estable se considerarán a todas las personas que se integran en el mismo.

Para el caso de otro tipo de organización de aulas, se define contacto estrecho a cualquier alumno que haya compartido espacio con el caso confirmado a una distancia inferior a dos metros de su área de influencia en el aula durante más de 15 minutos, salvo que se pueda asegurar que se ha hecho un uso adecuado de la mascarilla.

Los casos se manejarán indicando cuarentena a los contactos estrechos durante los 14 días posteriores al último contacto con un caso confirmado, según se refiere en la Estrategia de vigilancia, diagnóstico y control.

También recomienda la realización de PCR a los contactos estrechos, cuya realización se organizará según se indique en los protocolos establecidos en cada comunidad autónoma. El objetivo principal es detectar precozmente nuevos casos positivos en el momento de la identificación del contacto y si el resultado de esta PCR es negativo se continuará la cuarentena hasta el día 14.

Dimite la directiva de un instituto de Terra Chá

La situación del inicio del curso y la gestión de la Xunta está generado toda clase de quejas entre la comunidad educativa, e incluso varios equipos directivos presentaron su dimensión en las últimas jornadas debido al abandono, el desamparo y la incertidumbre en la que se encuentran para organizar el arranque de la actividad.

La directiva del IES da Terra Chá, José Trapero Pardo, en Castro de Rei ha decidido presentar su renuncia ante la falta de comunicación sobre la dotación de recursos y tras solicitar el profesorado necesario para garantizar la presencialidad de la enseñanza.

Previamente, el equipo directivo del IES Plurilingüe Adormideras de A Coruña, uno de los centros que había firmado la petición de retraso del curso, presentó su dimisión por el menosprecio hacia la comunidad educativa y los "continuos cambios en el protocolo contra la COVID-19".

Otro de los casos ha sido el CEIP Pedro Caselles Rollán de Xove. El centro está en obras para mejora de eficiencia energética, reforma de la cachada y la cubierta, que únicamente han finalizado en el interior del inmueble.

El centro solicitó el pasado 5 de septiembre retrasar el inicio del curso para garantizar la seguridad, y las aulas no estaban preparadas, además de que las obras pendientes en el exterior dificultan la ventilación del centro. La dirección del mismo confirmó el jueves su decisión de dimitir.

Institutos de toda Galicia están presentando escritos para advertir públicamente de la imposibilidad de organizar el curso, y la presión por la falta de tiempo para adaptarse a las nuevas modificaciones en los criterios del reinicio de la actividad.

El IES Eduardo Pondal ha advertido de la imposibilidad de conseguir las mamparas para reducir la distancia de seguridad y pide profesorado para poder aumentar en cinco los grupos de alumnos, para poder contar con enseñanza presencial.

Asimismo, los IES de Ourense y O Carballiño As Lagoas, O Couto, Chamoso Lamas, 12 de Outubro y nº1 han emitido a su vez un escrito a la jefatura territorial de Ourense para que se confirme urgentemente la ampliación del cupo de profesorado y de la dotación económica para adoptar las medidas de seguridad necesarias.

Actualidad