El Español
Vivir
|
Mascotas

Continúa el malestar en Ferrol por la situación de dos perros en 'Porta de Neira'

Tras la concentración del pasado 5 de agosto, uno de los perros se escapaba ayer de la vivienda en la que se encuentran y los vecinos, en cumplimiento de la ley, se vieron obligados a entregarlo al refugio de Mougá que pasó aviso al propietario que ya ha ido a recogerlo
Concentración frente al ayuntamiento el pasado 5 de agosto.
Quincemil
Concentración frente al ayuntamiento el pasado 5 de agosto.
Ofrecido por:

El pasado día 5 de agosto, un grupo de vecinos de ‘Porta de Neira’ se concentraba a las puertas del ayuntamiento de Ferrol para exigir la liberación de dos perros que, según trasladaron a este diario, se encuentran en unas «nefastas condiciones».

Ayer, tras meses de intentar conseguir un cambio de rumbo para la vida de los animales, llegando a ofrecer «dinero a su propietario» para brindar a los canes un cambio de domicilio sin obtener una respuesta afirmativa por su parte, tuvieron que recoger a uno de ellos de la calle y entregarlo al refugio municipal de Mougá que, según establece la normativa, dio aviso al propietario que ha ido ya a recogerlo.

Esta situación de malestar lleva prolongándose más de un año y las posiciones de vecindario y propietario distan mucho de llegar a un acercamiento.

Ayer, explica uno de los vecinos del lugar en el que se encuentran los canes, «uno de ellos trepó a través de un andamio que hay en el cierre» y, tras detectar que había escapado del recinto, «algunos vecinos logramos cogerlo a la altura de la Iglesia de Santa Marina», concretaba una de las personas que permanecieron con él hasta la llegada de las autoridades competentes.

Seguir el protocolo

Así, siguiendo las indicaciones de las protectoras y asociaciones que asesoran a los vecinos, pusieron la situación en conocimiento de la Policía que contactó con el refugio de Mougá, sintiendo, detalla uno de los vecinos, «una impotencia tan grande de tenerlo con nosotros y tener que entregarlo».

Por su parte, el propietario de los animales que accedió a que este diario visitase el lugar en el que se encuentran los perros, ha confirmado que el animal se escapó por un cierre que tiene «pendiente de reparar» y que ya se encuentra, de nuevo, en la vivienda de ‘Porta de Neira’.

Ha insistido, además, en que «si los perros estuvieran encerrados a cal y canto, sería imposible que se escapasen» y que «si tuviera algo que esconder no dejaría acceder al interior del lugar a nadie».

Los vecinos, a este respecto, sostienen que la Policía estuvo en el lugar hace unos días y que es posible que por eso el propietario dejase abierto el acceso al patio trasero. Algo que, mantienen, «no ocurre diariamente» y que, después del incidente, los animales «volvían a estar encerrrados en el bajo».

Nuevas movilizaciones

El grupo de vecinos que inició las movilizaciones públicas, ante el estancamiento de la situación, no descarta nuevas movilizaciones para motivar un pronunciamiento por parte de la administración local que, tras más de dos meses «solicitando reunirse con el alcalde y el concejal de Bienestar Animal«, todavía no han recibido respuesta oficial.

La asociación animalista ‘Iniciativa Dignidad Canina’ ha trasladado, a este diario, el requerimiento formal, presentado ante el ayuntamiento el pasado julio, por el que solicitan recibir «el informe de inspección relativo a la primera denuncia presentada en septiembre de 2020». Solicitan, asimismo, que se acometa «una inspección completa, a poder ser acompañados de un veterniario y especialista etólogo» para realizar las comprobaciones pertinentes de los animales «a nivel físico y emocional».

Para la asociación, en atención a la Ley 4/2017 de Protección y Bienestar Animal de Galicia y a la propia ordenanza municipal, la solución más inmediata residiría en que se «decomisen provisionalmente los perros» para que «puedan ser dados en acogida temporal» hasta que haya una sentencia definitiva.

El dueño de los perros continúa manifestando que no hay maltrato ni abandono por su parte y los vecinos, impulsores de todo este movimiento, insisten en su incompresión por la actitud del propietario con el que, explicitan, «no buscamos enfrentamiento» y simplemente que estos dos perros puedan «vivir en otro ambiente y condiciones».

Vivir