El Español
Vivir
|
Escapadas

Conoce las mejores cascadas de la provincia de Lugo

El territorio lucense se caracteriza por su diversidad geográfica y climática: costa, interior, montaña, nubosidad, frescura... pero esta vez nos interesamos por la exuberancia de sus fervenzas y cataratas. Las recorremos todas del norte al sur provincial.
Pozo da Ferida, en Viveiro
Deputación de Lugo
Pozo da Ferida, en Viveiro
Ofrecido por:

Aunque menos numerosas y más homogéneas que las cascadas coruñesas, los saltos de agua de la provincia de Lugo son igualmente merecedores de una visita o incluso una inmersión en el río. Descubrimos las caídas de agua más espectaculares de Lugo para que las puedas incorporar a tu lista de planes.

  • NORTE: A Mariña y Terra Chá.
  • MONTAÑA: Os Ancares.
  • SUR: Lemos, Quiroga y Sarria.

Norte de Lugo

Las tres comarcas que integran A Mariña son, con diferencia, las que mayor oferta de cascadas concentran en su naturaleza. En las sierras do Xistral y de Meira nacen ríos cortos que desembocan en el mar Cantábrico lucense, por lo que en las habituales pendientes por las que fluyen a veces hay espacio para saltos de agua como los siguientes:

Cascada de Foxas (A Pontenova)

Fervenza de Foxas (Maytelope vía Wikiloc)

La cascada de Foxas es una caída de agua del rego da Parada a su paso por A Pontenova. En ella, la corriente se precipita sobre una pared de roca enmarcada entre la frondosa vegetación.

Fervenza do Escouridal (Alfoz)

Fervenza do Escouridal (J.M. Blanco vía Wikiloc)

En el concello de Alfoz sorprende la presencia de una gran cascada del río Ouro que se desliza por una amplia pendiente parecida a un rocódromo. Se trata de la fervenza do Escouridal, uno de los saltos de agua más elevados de la provincia.

Fervenzas do río Tronceda (Mondoñedo)

Fervenza do Tronceda (TripAdvisor)

Las caídas del río Tronceda se encuentra en las inmediaciones del Área Recreativa da Fervenza, un parque situado a escasos cuatro kilómetros de Mondoñedo. Se ubica en la finca El Remanso, un espacioso paraje con variedad de paisajes, rutas y equipamientos. A escasos metros se encuentran los restos del castro da Recadeira.

Fervenza do río Xestosa (Ourol)

Fervenza do río Xestosa (Buraca das Choias vía Youtube)

La cascada del río Xestosa es, quizá, la más espectacular de toda la provincia. Esta catarata dibuja una de las postales más instagrameables de Lugo, por lo que creemos que debería recibir más visitas (eso sí, responsables con el encantador entorno). Se localiza en Ourol, muy cerca de Viveiro.

Pena dos Portelos (Meira)

Seimeira "Pena dos Portelos" (Jolin vía Wikiloc)

La Pena dos Portelos, en Meira, se presenta como una caída de agua selvática ideal para hacer una excursión o perderse con la familia, pareja o amigos, como los de la foto.

Pozo da Ferida (Viveiro)

Pozo da Ferida (Brecker vía Wikiloc)

A escasos kilómetros de Viveiro, el Pozo da Ferida es uno de nuestros rincones preferidos de esta lista. De caída recta y elegante, esta fervenza del río Loureiro da paso a una paradisíaca laguna en la que más de uno querrá refrescarse.

Pozo da Onza (O Valadouro)

Pozo de Onza (GaliciaNorte Turismo vía Twitter)

En el concello interior de O Valadouro, próximo a Burela y Foz, se encuentra otra atractiva caída de agua similar al Pozo da Ferida. En este caso, se trata del Pozo da Onza, que sin surtir ningún tipo de chocolate regala a los visitantes el mejor paraje natural para desconectar durante unas horas.

Salto do Coro (Mondoñedo)

Salto do Coro (Manolo González Pérez vía Wikiloc)

El Salto do Coro es uno de los reclamos naturales más atractivos de Mondoñedo. A unos kilómetros al sur de la villa mindoniense es posible disfrutar de un apacible recuncho en el que contemplar cómo se precipita el río Argomoso, formando una charca ideal para mojar los sufridos pies.

Santo Estevo do Ermo (Barreiros)

Santo Estevo do Ermo (Apartamentos Las Catedrales)

La fervenza de Santo Estevo do Ermo, en Barreiros, es una de las más irregulares de la provincia. En ella, el agua del río San Esteban brota a trompicones entre las rocas para ofrecer un paisaje rural con cierta nostalgia.

Montaña de Lugo

En los concellos más próximos a Os Ancares también se dejan ver algunas cataratas que, solitarias en su entorno, no dejan a nadie indiferente. Visitamos las dos más importantes.

Fervenza da Ferreiría-Marronda (Baleira)

Fervenza da Marronda (Iago Casabiell Glez. vía Wikipedia)

Como Niágara lucense, el río Fonte do Eo cae en la cascada da Ferreiría en forma de cortina de agua en pleno parque natural del mismo nombre. El halo salvaje que envuelve la zona es totalmente único.

Seimeira de Vilagocende (A Fonsagrada)

Seimeira de Vilagocende (TripAdvisor)

Seimeira de Vilagocende, así es como se llama la impresionante cascada del río Porteliña a su paso por A Fonsagrada. El rocoso desnivel sobre el que se precipita el torrente de agua ofrece una imagen natural completamente soberbia.

Sur de Lugo

En las comarcas más cercanas a la ribera del Sil y a la sierra de O Courel, se hallan varias de las fervenzas más vistosas de la provincia de Lugo. Nos acercamos a esta región interior para encontrarlas.

Fervenza da Albardaira (Folgoso do Courel)

Fervenza de Albardaira (Vierff vía Gramho)

Albardaira es un impresionante salto de agua del rego homónimo que cae a modo de manguera muy cerca de Folgoso do Courel, en plena sierra del mismo nombre. Merece la pena adentrarse en este recóndito lugar para descubrirla.

Fervenza de Augacaída (Pantón)

Fervenza de Augacaída (TripAdvisor)

La fervenza de Augacaída, que no debe confundirse con su casi homónima de Mañón (A Coruña), es el salto del río Aguianza previo a su llegada al embalse de Os Peares. Su mágica apariencia evoca un paisaje al más puro estilo hawaiano, pero en casa.

Fervenza do Fócaro (Quiroga)

Fervenza do Fócaro (@Santialonsovigo vía Twitter)

La cascada do Fócaro, en Quiroga, cae sobre varios niveles en forma de zigzag. Si queremos aprovechar la visita, muy cerca de este bello salto se encuentra la laguna de Lucenza, pero también la famosa fervenza de Vieiros con la que podemos hacer un doblete.

Fervenza do Fondós (Carballedo)

Fervenza de Fondós (Irala vía Geocaching)

En el margen opuesto a la fervenza de Augacaída, la cascada de Fondós vierte el río homónimo a pocos metros de su desembocadura en Os Peares. La caída se encuentra en medio del penedo do Garabullo.

Fervenza da Pedreira (Folgoso do Courel)

Todavía más próxima a la localidad de Folgoso do Courel que la de Albardaira, la fervenza da Pedreira se precipita sobre un barranco y sorprende con su enigmática presencia. Sus aguas corresponden al rego do Carballido.

Fervenza do Pombar (Quiroga)

Fervenza do Pombar (Ramón Vila Anca vía Twitter)

Otro de nuestros rincones favoritos de la provincia lucense es la fervenza do Pombar. Esta pequeña cascada del río Quiroga emula un spa natural idealmente abrazado por la naturaleza y en el que lo más probable apetecerá un baño.

Fervenza do río Loio-Ruxidoira (Paradela)

Fervenza da Ruxidoira (Deputación de Lugo)

La fervenza da Ruxidoira es constituye la principal caída del río Loio a su paso por Paradela. Rodeada por una rústica ruta etnográfica, la cascada supone un gran atractivo natural para la localidad.

Fervenza de Vieiros (Quiroga)

Fervenza de Vieiros (Concello de Quiroga)

Cerca do Fócaro, la fervenza de Vieiros se precipita abundante sobre el río Selmo. Esta cascada cae sobre una poza en donde la corriente se recrea para continuar su camino por las frondosas lindes entre Lugo y León.

Fervenza de Vilamor (Folgoso do Courel)

Fervenza de Vilamor (Fervenzas de Galicia vía Blogger)

La de Vilamor es la tercera fervenza de Folgoso do Courel. Se trata de una caída del río Covo, que deja un indómito paisaje en este concello interior.

Poza da Grada (Folgoso do Courel)

Poza da Grada (Lamorosangel vía Wikiloc)

Por último, también en Folgoso do Courel aunque más alejado del núcleo urbano, se encuentra la Poza da Grada, una agradable fervenza del río Pequeno enmarcada entre los afloramientos calizos de Paderne, A Cotela y O Castaño do Val da Fonte. Buena noticia: es posible el chapuzón.

TEMAS:
Vivir