El Español
Actualidad
|
Galicia

Confusión en las aulas gallegas con los menores sin vacunar: ¿Cuarentena sí o no?

Aunque el Ministerio de Sanidad aprobó que los niños menores de 12 años no tendrían que aislarse en caso de ser contacto de un positivo, la Xunta no ha apoyado, por el momento, esa medida y los colegios siguen aplicando la normativa autonómica
Varios niños en un colegio de Galicia en una foto de archivo.
Carlos Castro – EP
Varios niños en un colegio de Galicia en una foto de archivo.

«Los alumnos menores de 12 años tienen un riesgo menor de padecer formas graves de Covid, por lo que los contactos estrechos de un positivo no tendrán que guardar cuarentena«. Eso cuenta un mensaje enviado por el director de un colegio gallego a los padres y madres de los alumnos el pasado miércoles, mensaje que rápidamente se extendió en los grupos de Whatsapp, generando gran confusión.

En el mismo mensaje se asegura que la orden procede de la Dirección Xeral de Saúde Pública, dirigida por Carmen Durán, y que las medidas tienen como objetivo «evitar el impacto negativo que tiene el cierre de unidades en todos los miembros de la Comunidad Educativa», por lo que «se procurará mantener la presencialidad en las aulas». Este nuevo protocolo, que aprobó el Ministerio de Sanidad el pasado 7 de enero, choca frontalmente contra las directrices que se dieron desde Sanidade hace menos de dos semanas.

Si bien la confusión es latente y se vive desde que comenzaron las vacaciones de Navidad en los colegios, las últimas jornadas han sido un verdadero caos para las familias, que ya no saben si tienen que llevar o no a sus hijos menores de 12 años al colegio si hay un positivo en el aula. Lo único que tienen claro es que los positivos no deben acudir a clase, ¿pero qué ocurre con los niños que tienen un resultado negativo? ¿Se aplican las medidas anunciadas el día 4 de enero y deberán hacer cuarentena?

En cualquier caso, se repite en el mensaje del colegio y por parte de la Xunta que será necesaria la cuarentena de un aula cuando haya por lo menos cinco casos confirmados de infección activa o un 20% del alumnado se haya infectado en un periodo igual o inferior a siete días.

Sanidade, Educación y la «patata caliente»

Ante tanto descontrol, las consellerías de Sanidade y Educación se pasan la pelota sin responder a la pregunta de si se ha modificado o no el protocolo para menores de 12 años que han sido contacto estrecho de un positivo. Por el momento, el protocolo en vigor parece ser el anunciado una semana antes del inicio de clases, que confirma que los contactos estrechos de un positivo deberán hacer cuarentena durante 7 días, pues no cuentan todavía con la pauta completa de vacunación al tener inoculada solo una dosis, como recordaba ayer el propio presidente de la Xunta.

Las nuevas medidas, que teóricamente entraron en vigor ayer jueves, también incluían a aquellos alumnos confinados desde el pasado lunes, a quienes se les aplicaría la exención de cuarentena según la normativa estatal. «Sigue siendo necesario mantener una especial vigilancia ante la aparición de posibles síntomas compatibles con Covid y cumplir escrupulosamente con las medidas de prevención», dice el mensaje del colegio, medidas que deberían tomarse los siete días siguientes al contacto.

Lo que sí se ha dicho, por el momento, es que la Xunta facilitará autotest de saliva a los colegios para que se entreguen a todos aquellos niños que tengan síntomas, así como para los compañeros de clase de un caso confirmado. No obstante, en el mismo mensaje que llega ya desde varios colegios, se repite la idea de que no es obligatorio este aislamiento y que únicamente se hará PDIA a los contactos estrechos vulnerables. En este caso, la confusión surge porque este protocolo de realización de pruebas «todavía se está cerrando entre Sanidade y Educación», decía ayer Feijóo tras el Consello de la Xunta, aunque todo apunta a que sí se realizarán test diagnósticos.

Aula no, casa sí

Otro de los problemas con los que se encuentran los padres es que este protocolo de exención de cuarentena se aplica únicamente si el contacto estrecho se produce en el aula. Esto significa que si el menor está en contacto con un positivo en el parque, en una actividad extraescolar o incluso en casa o en su entorno familiar sí que tendrá que aislarse; si el positivo es su compañero de clase no.

Esta medida no parece tener mucho sentido, aseguran los padres, pues consideran que deberían aplicarse los mismos criterios para todas las situaciones que viven los pequeños en su día a día. «Es tremendo que si hay tres contagios en su clase tengan que seguir yendo y si el positivo es la persona que trabaja en el hogar tengan que confinarse», lamenta una madre.

Lo único que parece estar claro a día de hoy es que los niños menores de 5 años, los no vacunados, por el momento mantendrán el protocolo establecido el pasado mes de agosto: si hay un positivo en el aula ésta se cerrará y todos los alumnos deberán permanecer durante 7 días en cuarentena y durante otros 3 en observación por si apareciesen síntomas.

Tampoco queda claro qué significan esos «tres días de vigilancia» tras los siete de cuarentena, pues en los protocolos no se especifica si pueden acudir al colegio o no. Algunas guarderías consultadas por este medio dicen que piden a las familias que eviten llevar al menor antes de que pasen los 10 días desde el contacto, asegurándose así de que el niño no se ha contagiado.

Por el momento, ni Sanidade ni Educación se han pronunciado sobre si se ha adoptado el protocolo del Ministerio de Sanidad, que exime a los menores de la cuarentena; o si se mantiene el protocolo gallego y todos los niños de 0 a 12 años deben confinarse tras haber sido contacto de un positivo. El protocolo de la «vuelta al cole», tras un mes de aumento exponencial de casos de Covid-19 y una semana desde el inicio de las clases, sigue siendo un misterio para las familias.

Actualidad