El Español
Economía
|
Empresas

Clamor vecinal contra el cierre de una oficina de Abanca en Catabois (Ferrol)

El vecindario de Catabois se movilizó esta mañana, frente a la oficina de Abanca en el barrio, para protestar contra su inminente cierre.
Protesta frente a la oficina de Abanca.
Quincemil
Protesta frente a la oficina de Abanca.
Ofrecido por:

Esta mañana, vecinos de la zona de Catabois, en Ferrol, se han sumado a la concentración, convocada por la CIG y el BNG, frente a la oficina de Abanca, situada en el barrio. El inminente cierre de esta oficina ha movilizado al vecindario que, bajo el grito "Escotet, escoita, estamos en loita", ha reivindicado la necesidad de seguir contando con este servicio del que se benefician, además, muchas personas de la zona rural.

Protesta frente a la oficina de Catabois. Foto: Quincemil.

Paula Mosquera, delegada de persoal de Abanca, advierte que "este proceso é pouquiño a pouco, para que pase desapercibido" y la gente "non se mobilice". Además, apunta Mosquera, los vecinos y vecinas de cierta edad, que no se manejan con los canales digitales alternativos, se están viendo "desatendidos" con la nueva política de la entidad financiera que limita las operaciones de retirada de efectivo a las 11.00 h. "Imaxina no inverno, persoas maiores facendo colas para poder retirar as súas pensións, os seus aforros".

Situación que, señala Mosquera, hace que, en muchas ocasiones, "nos caia a cara de vergoña" por non poder atender as demandas de la clientela, en una oficina que "leva moitísimos anos aberta". Las entidades, apunta, "están a deixar barrios enteiros sen servizos", algo que, sentencia Mosquera, " é irónico, porque na pandemia estaban considerados coma un servizo esencial".

Miedo a un posible ERE

Además, los trabajadores de Abanca, que serán recolocados en otra oficina, tienen temor a que suceda algo similar a lo que ocurrió con el BBVA y, a pesar de que desde la entidad se descartan cierres masivos, los empleados creen que este tipo de acciones, encaminadas al "atiéndete tu mismo", acabarán provocando despidos que, señala Mosquera, estarán justificados por la "merma de demanda por parte de los clientes", en unos servicios, que "non se solicitan, porque non os estamos a ofrecer".

Manifestantes frente a la oficina de Abanca en Ferrol. Foto: Quincemil.

"Se o diñeiro é da clientela, hai que atendela" fue otra de las consignas coreadas, por las personas congregadas frente a la oficina del barrio de Catabois, esta mañana, en una movilización que persigue una rectificación, por parte de Abanca, en una oficina que "conta con entre tres e catro empregados" y que, recalca Mosquera, "sempre tivo movemento".

Economía