El Español
Actualidad
|
Galicia

Casados y parejas que no vivan juntos pueden reunirse en Galicia: La excepción a las normas

La Xunta ha creado la "unidad de convivencia ampliada" que permite a una persona que vive sola formar parte y estas excepciones están sujetas a los cierres perimetrales de los ayuntamientos

Esta madrugada han entrado en vigor las duras restricciones que estarán vigentes en Galicia durante tres semanas (hasta el 17 de febrero) debido a la grave situación epidemiológica y el Diario Oficial de Galicia (DOG) incluyó ayer casi a última hora importantes excepciones en la normativa sobre las reuniones sociales. En este sentido, una de las excepciones a los contactos exclusivamente entre convivientes son los matrimonios o parejas que no viven en el mismo domicilio, que según lo acordado por el gobierno autonómico será totalmente legal que se vean durante estas tres semanas de alerta máxima a pesar de no convivir diariamente (respetando los cierres perimetrales de los ayuntamientos).

Otra importante novedad en este contexto está dirigida a los hogares unipersonales, para los que la Xunta ha creado "la unidad de convivencia ampliada". Esto permitirá a las personas que viven solas formar parte de una única unidad de este tipo y cada unidad solo podrá integrar a una persona que viva sin compañía. Es decir, los integrantes de una vivienda en la que vivan varias personas solo podrán incorporar dentro de su unidad de convivencia a una sola persona y nunca exceder esa cifra.

Asimismo, también quedan exentos de cumplir la norma de reuniones familiares, sociales y lúdicas de personas convivientes los menores de edad cuyos progenitores no conviven en el mismo domicilio y se sigue permitiendo la reunión para el cuidado, la atención, la asistencia o el acompañamiento a menores de 18 años, personas mayores o dependientes, con discapacidad o especialmente vulnerables.

Reuniones laborales, institucionales o en centros universitarios

Las excepciones a la normativa del DOG también contemplan que están permitidas reuniones por actividades laborales, institucionales, empresariales, profesionales, sindicales, de representación de trabajadores y administrativas, actividades en centros universitarios, educativos, de formación y ocupacionales, "siempre que se adopten las medidas previstas en los correspondientes protocolos de funcionamiento".

En este sentido la principal recomendación del gobierno autonómico es que estos encuentros "se realicen de forma telemática siempre que sea posible" y se detalla que "no se podrá superar el 30% del aforo autorizado del local y que deberá respetarse un máximo de 30 personas para lugares cerrados y de 75 si se trata de actividades al aire libre". Además, independientemente de estas excepciones las autoridades gallegas han insistido en su llamamiento a "restringir al máximo la interacción social y que los encuentros queden limitados en general únicamente a la unidad de convivencia".

Actualidad