El Español
Vivir
|
Gastrocoruña

Casa Rita: un clásico de la cocina tradicional gallega en A Coruña

Entre la plaza Pontevedra y la de Lugo está este rincón hogareño donde tomarse un vino con una tapa o sentarse a comer una de sus especialidades preparadas a fuego lento
17:13 · 17/10/2019
AN
Manolo, Adrián y Pepe León, propietario del local

La gente entra en Casa Rita preguntando por un "caldito" en un día lluvioso de octubre. En el local situado en la calle Payo Gómez de A Coruña, llevan casi dos décadas sirviendo sus especialidades de cuchara y "así será siempre".

Un bajo de una casa con siglo y medio de historia, que durante 60 años sirvió de almacén de aceite. Un buen día, un hermano, un amigo y el propio Pepe León, que es el que hoy sigue al frente del local, decidieron desempolvar el bajo de la casa familiar. "Nos animamos a montar un restaurante de cocina tradicional: Vamos a probar, dijimos, y si no sale bien lo cerramos. Pero aquí sigue, funcionando".

Tomando el aperitivo (AN)

Por allí rodaban barriles de aceite, ahora ruedan vinos y jamones. "Y que sigan rodando". Al principio iba a ser Casa Pepe, pero a Pepe le pareció poco original y finalmente se rindió homenaje a la propietaria de la casa: "Nombre corto, sonoro, con personalidad".

De Pepe se quedó el muñeco hecho de papel periódico vigilando todo desde lo alto junto a los barriles de cerveza: "Este es el que más tiempo lleva en la empresa", bromean los camareros. "Y eso que consume poco, porque mira que lleva años tomando el mismo vino en taza". Aunque lo cierto es que pueden presumir de tener un personal que "lleva años" en la "casa", "ninguno se quiere marchar y, tal y como está el patio, es una suerte".

Pepe vigila lo que pasa en Casa Rita, cunca en mano, desde su apertura (AN)

¿En qué se basa la cocina de Casa Rita?

La idea siempre fue la cocina tradicional. De hecho nuestra primera cocinera fue Chelo, que se jubiló con nosotros, sacó las recetas de platos de cuchara y preparaba muy bien el pescado. Luego estuvo Isa, de la misma escuela. Si hay que elegir, nos gusta más el pescado que la carne.

Al fondo del local, el comedor (AN)

¿Cómo rehabilitasteis el local?

Solo lo limpiamos y mantuvimos todo original. Limpiamos la argamasa que cubría las paredes para respetar la piedra y el ladrillo. Las puertas, por ejemplo, están comidas por el salitre; nos planteamos cambiarlo, pero decidimos que no. Igual que el techo. Estábamos comentando un día que iban a venir a pintar, y un cliente nos dijo 'perdona que me entrometa pero yo no pintaría el techo; va a parecer que es nuevo'. Efectivamente nos dimos cuenta que lo que gusta es que tenga sabor a viejo.

Antigüedades conservadas con encanto en Casa Rita (AN)

Cuéntanos algún día que fuese especial en Casa Rita.

Una anécdota que recuerdo con mucho cariño es que cuando al recoger
un día el comedor, encontramos en una riñonera. Al abrirla para encontrar algún documento y entregarla, vimos que había muchísimo dinero enrollado en un tubito. Llamamos a un número que encontramos apuntado y logramos localizar al propietario. Descubrimos una historia muy bonita.

Decoración navideña en Casa Rita (cedida)

Era de un mecánico de Castilla que había venido a A Coruña ante la insistencia de su hijo para que lo llevara por primera en la vida de vacaciones. Nos contó que había pedido el dinero prestado para poder darle el capricho a su hijo. El señor estaba tan agradecido que pretendía invitar a comer a todo el personal. Nos negamos, pero aún así dejó 300 euros de propina sin que nos diésemos cuenta, ¡increíble! Eso sí, su hijo estaba llorando del susto por si se quedaba sin sus vacaciones, era toda su preocupación (risas).

Celebrando el San Juan en el año de apertura de Casa Rita (cedida)

¿Qué tiene de A Coruña Casa Rita?

Diría que todo; para empezar, la gente. Tiene el sabor de la cocina gallega, el pescado de la lonja, la carne de nuestros campos. Menos las anchoas y el jamón, que son de fuera (risas), procuramos que todo sea gallego.

"Casa Rita no cambia, así nació y así se muere; la cocina tradicional es la base"

¿Cuál es el secreto para resistir entre la competencia?

Creo que la competencia es sana en todos los negocios. Estoy deseando que vuelvan a abrir el local de al lado, donde estaba La Fábrica. Yo no me quiero quedar solo ni de broma. Cuantos más locales mejor: que un sitio está lleno, se vienen a otro. Es mejor para todos.

César tras la barra de Casa Rita (AN)

Aunque predomina lo tradicional, ¿qué es lo más innovador que se ha hecho en Casa Rita?

Siempre se van cambiando las cosas, continuamente. La forma de servir, los platos. Cada cocinero tiene su impronta. Tenemos tres cocineros y ellos van diciendo. Ellos son los que dirigen respecto a los platos. Eso sí, Casa Rita nunca se saldrá de la cocina tradicional. Antes de que pase eso, se cierra.

Pinchos listos, pota de barro para la queimada y vino tinto (AN)

¿Qué es lo más bonito que te dijo un cliente?

Que cada vez que viniese a Galicia, vendría a Casa Rita. Uno de los que vino desde lejos era interiorista, y al ver unas fotos, quiso conocerlo.

Madera, ladrillo y piedra en el bajo de Payo Gómez, número 8 (AN)

¿Cómo son los clientes de Casa Rita?

Hay de todas las edades, una media de cuarenta y algo. Luego tenemos a los clientes muy jóvenes, que vienen cuando salen de sus reuniones en Inditex. A veces piden vinos y cervezas muy especiales, y no las tenemos. Alguno solo sabe hablar inglés; son de fuera y hacemos lo posible para entender, y si no siempre está el dedo para señalar (risas).

La vieja lareira conservada (AN)

Y como buen hostelero...

¿Cuál es tu tapa favorita?

Cuenquito marinero, que es patata cocida con choupa.

¿Y el plato?

La fabada.

Carmen Lomana "amadrinando" un encuentro de la pandilla de Pepe en Casa Rita (AN)

¿Vino o cerveza?

Yo soy cervecero, en copa, además.

¿Qué banda sonora le pondrías a Casa Rita?

Las buenas conversaciones de la gente tomando algo, ¿hay algo mejor que eso?

(AN)
Vivir