El Español
Actualidad
|
A Coruña

Blue Star, 17 años después del Prestige: recordando el Nunca Máis

Vaciar las cerca de 100 toneladas de combustible ya era una "prioridad" hace 24 horas, y por el momento no hay constancia de que las labores se hayan iniciado de forma efectiva, rumbo a las 72 horas del acccidente
Ofrecido por:

Hace poco más de una semana recordábamos una fecha maldita: la del hundimiento del Prestige frente a la costa gallega, el mayor desastre medioambiental de la historia en Europa. Este fin de semana, seguíamos en vilo los acontecimientos ante el embarrancamiento de un buque de transporte petroquímico en la ría de Ares, el Blue Star.

El alivio llegó cuando las autoridades pudieron confirmar que los tanques estaban vacíos y la tripulación a salvo. Un suspiro de alivio por cuestión de horas o minutos, el caso es que se aseguraba "que no había riesgo". El Blue Star, en plena alerta por fenómenos costeros, se dirigía en noche cerrada, hacia el Puerto de A Coruña, donde pretendía recibir el cargamento de 6000 toneladas con algún subproducto del petróleo en el muelle de Repsol.

Aunque la fortuna quiso que no existiese carga petroquímica a bordo com para que se produjese un derrame, por vueltas que da la historia nuevamente ha sido necesario hacer la llamada a Smit Salvage. Precisamente la misma empresa que se hizo cargo de "reflotar" al Prestige en 2002. El armador es libre de elegir los medios de rescate según la legislación y ante la difícil situación en la que se encuentra el Blue Star, ha contratado lo servicios de la que se dice que es la empresa líder en este tipo de reflotamientos.

60 horas después

Más de 60 horas después de que el Blue Star encallase, no se ha ejecutado el vaciado de las toneladas de combustible que alberga en su interior. Una condicion sine qua non para que la empresa holandesa tomase el mando de la operación, hace ya más de 30 horas, según indicó el propio delegado del Gobierno. En concreto, 95 toneladas de combustible que tiene el 'Blue Star' en su interior, en concreto 60 toneladas de gasóleo y 45 de fuel.

Hoy en la rueda de prensa ofrecida por el delegado del Gobierno en Galicia, Losada explicó que está activado el plan de contingencia por posibles derrames y que se ha establecido la exigencia de que "reporten cada 12 horas" acerca del desarrollo de las operaciones de rescate. Por parte de la Xunta, no ha habido más pronunciamiento que el del vicepresidente de la Xunta, Alfonso Rueda, el pasado sábado expresando su confianza en que no se vertiera el combustible del Blue Star.

¿Se puede hacer más?

Los minutos cuentan, y van transcurriendo esperando a que una empresa privada holandesa presente un plan de acción. El diputado electo
del BNG por A Coruña fue uno de los políticos gallegos que alzó la voz: "¿En qué lugar deja eso a los medios de salvamento que dependen del Estado? Pues evidencia que continuamos indefensos, el rescate no puede ser un negocio, debe ser una prioridad pública".

Por otra parte, fue Néstor Rego el que manifestó su sorpresa por el hecho de "contando con un centro logístico con medios anti-contaminación a apenas 5 km del lugar en que el Blue Star está encallado no se colocasen aún barreras de contención para prevenir posibles fugas de combustible".

Por su parte, la asociación ecologista Arco Iris expresó a través de un comunicado que "la sociedad gallega merece urgentes explicaciones acerca de un naufragio que pudo haber tenido muy serias consecuencias ambientales de ir el barco cargado". Asimismo tachó de "lamentable" que se haya tenido que recurrir a sus servicios después de su actuación en el remolque del 'Prestige' en noviembre del 2002, que "ya forma parte de la más negra memoria colectiva de Galicia".

Para la entidad ecologista, Smit Salvage BV percibió "cuantiosos beneficios" por ver en la "desgracia marítima una oportunidad incesante de ingresos". Por último calificó de "impresentable" que el suceso haya ocurrido a la entrada del puerto y no se hayan tomado las "medidas preventivas incluidas en el plan de contingencias aprobado tras la catástrofe del 'Prestige'".

Desde el BNG también han lanzado la siguiente reflexión: "De nada vale a absurda construcción del Puerto Exterior de A Coruña, en un punto de la costa gallega casi inaccesible en días de temporal".

Ya lo dijo la escritora coruñesa Nieves Abarca en el pregón de la fiestas de María Pita este verano: "La vida de un coruñés puede contarse por los petroleros que ha visto desgraciarse en nuestra costa". Estos días se confirma la idea y de ese "dudoso honor, el de medir nuestra edad en función de cuantos embarrancamientos y hundimientos hemos vivido".

Actualidad