El Español
Economía

Alquilan en Airbnb un piso en Oleiros (A Coruña) por 3.500 euros la noche

Este piso situado en los altos de Perillo no ofrece nada más especial que una piscina y cercanía a la playa. Un mes cuesta más de 100.000 euros.
Playa de Santa Cristina en Oleiros (A Coruña)
iStock
Playa de Santa Cristina en Oleiros (A Coruña)
Ofrecido por:

El coronavirus y los meses de confinamiento han hecho que el alquiler de casas vacacionales se dispare en Galicia, pero hay una propiedad en Oleiros que juega en otra liga diferente. Este pequeño piso situado en Perillo (Oleiros, A Coruña), en la exclusiva zona de la Avenida Valle Inclán, se está alquilando en la popular plataforma Airbnb por 3.000 euros la noche más la tarifa de servicio de la plataforma, lo que hace la módica cantidad de 3.512,50 euros por día.

El piso no parece tener nada mucho más especial que estar a 5 minutos de la playa (Bastiagueiro o Santa Cristina) y tener piscina dentro de la urbanización de la que forma parte. La propiedad cuenta con un dormitorio con cama de matrimonio, un salón con un sofa cama, lavadora, Wifi, y poco más; nada que justifique su precio base de medio millón de las antiguas pesetas (sin contar el 17% que cobra extra Airbnb).

El piso, según reza su página de Airbnb, está disponible sin ninguna reserva desde el 2 de julio al 22 de diciembre, fecha a partir de la cual consta como ocupado. En las fotos puede verse una vivienda normal y corriente, de alrededor de 50-60 metros cuadrados y con balcón.

Algunas fotos del piso en Airbnb

Más sucesos extraños en Airbnb: 900 euros la noche en Monte Alto

Este precio de alquiler más propio de Dubai que del municipio gobernado por Gelo no es la única anécdota de la plataforma en A Coruña. Hace unas semanas os contábamos que alquilaban por 756 euros al mes una habitación en el barrio de los Rosales para pasar el verano, y echando un vistazo rápido a la plataforma podemos encontrar otros precios totalmente fuera de mercado con un piso en Monte Alto por 900 euros la noche,

El CEO de Airbnb, al borde del llanto

El servicio de alquiler de casas y habitaciones para vacaciones, que hace una década irrumpió para revolucionar y amenazar el mercado hotelero, está viviendo muy malos momentos debido a la crisis provocada por el coronavirus en la industria turística. Este servicio de alquiler online ha producido incluso problemas en ciudades que reciben muchos visitantes, provocando que subiese el alquiler para sus habitantes en zonas céntricas porque los propietarios veían mayor rentabilidad en destinar sus pisos al alquiler vacacional.

Esta semana se ha hecho viral un vídeo del co-fundador y consejero delegado de la compañía en el que explicaba que "habían perdido todo lo construido en 12 años" en apenas 4-6 semanas.

Economía