El Español
Vivir

A Coruña en la piel: El espectacular tatuaje de la Torre de Hércules

Falke, popular tatuador de Monte Alto, tatuó a Álvaro, también vecino del 15002, durante año y medio un enorme mural con la Torre en su espalda. La imagen ha tenido mucha repercusión en redes sociales
06:00 · 06/11/2019
Picado
Falke señala el tatuaje que le hizo a Álvaro Fariñas.

Hay coruñeses que llevan a su ciudad muy adentro. Algunos, en la misma piel. Es el caso de Álvaro Fariñas, vecino de Monte Alto, que decidió hacerse un enorme tatuaje de la Torre de Hércules en la espalda. El autor de esta obra que está teniendo una gran repercusión en las redes sociales es Falke, un conocido tatuador, también de Monte Alto, que fundó Katattoomba y tiene previsto abrir un nuevo estudio en la ciudad el próximo año.

Año y medio ha llevado terminar este tatuaje que cubre toda la espalda de Álvaro. "Él tenía clarísimo que quería hacerse. Me trajo todo muy mirado. Los barcos, la Torre, el mensaje... Incluso el 15002 arriba coronando todo", señala Falke. Álvaro, que trabaja en Ponferrada, señala que "algo sí que influyó la morriña", pero que "era algo que venía de antes".

El tamaño también lo tenía claro, pero la primera sesión fue la más dura. "Dónde me he metido, pensé", cuenta Álvaro. "Hubo que hacer todos los bordes y tapar otro tatuaje que tenía. Lo fuimos haciendo poco a poco, con sesiones cada 15 días, y lo terminamos a comienzos de verano", señala.

Según Falke, la Torre de Hércules es uno de los tatuajes más pedidos: "Es normal, somos coruñeses y es nuestro emblema. Igual que el Dépor. También he tenido que hacer muchos del escudo y de Riazor. Incluso un amigo me pidió del estadio original", señala. Sobre las numerosas reacciones que ha tenido este tatuaje en las redes sociales, señala el tatuados que "no hace falta que te gusten los tatuajes". "Hasta a las señoras mayores les podría gustar este", dice.

Ahora, Álvaro ya tiene en mente otro tatuaje, relacionado con el mundo marinero. "Quizá me haga algo más de Monte Alto", bromea. "El depósito de agua o la iglesia también los he tatuado. Ya se sabe que los del 15002 somos muy de hacer patria del barrio", le replica Falke.

Este tatuador, que también ha trabajado en Ibiza, volvió hace dos años a la ciudad y pretende abrir su propio estudio a comienzos del próximo año. "Me ofrecieron montar algo en Asia, pero no me convenció, así que la idea es hacer algo aquí", cuenta. Quizá sea en este nuevo negocio donde Álvaro se haga su próxima creación.

Vivir