El Español
Vivir
|
Moda

7cactus: La productora de moda a caballo entre Galicia y Cataluña que gusta a las marcas

Es una iniciativa pionera en Galicia cuyo centro de operaciones está a caballo entre A Coruña y Barcelona y cuya función es dar asesoramiento a las marcas que contraten sus servicios con la intención de promocionar una nueva colección, destacar prendas dentro de su web o crear nuevo contenido para sus redes sociales
Ariana y Raquel, responsables de 7cactus.
Quincemil
Ariana y Raquel, responsables de 7cactus.

La coruñesa Raquel Lago y la catalana Ariana Zsolt nunca pensaron que cuando se conocieron hace casi cuatro años en el departamento de imagen ecommerce de Mango, acabarían uniéndose (también en lo personal) para alcanzar un sueño compartido: crear una productora de moda. Ese proyecto que parecía remoto hace tiempo y que tardó muchos meses en concretarse, ahora es una realidad y su nombre es 7cactus productions.

Se trata de una iniciativa pionera en Galicia cuyo centro de operaciones está a caballo entre A Coruña y Barcelona y cuya función es dar asesoramiento a las marcas que contraten sus servicios con la intención de promocionar una nueva colección, destacar prendas dentro de su web o simplemente crear nuevo contenido para sus redes sociales que posteriormente vaya a ser usado para la venta de productos o para impulsar la propia marca.

El curioso nombre de la productora guarda un significado especial para las creadoras de 7cactus productions, ya que cuentan con humor que, a parte de fijarse en que otros negocios similares tenían nombres poco convencionales y nada relacionados con la moda, el cactus es un elemento que les une, ya que fue la planta que Ariana le regaló a Raquel en su primera cita. A su vez, ambas coleccionan cactus, cuando se van de viaje por separado se traen una de estas plantas mutuamente y el abuelo de la catalana tiene a su vez una gran finca con decenas de cactus. El número 7 que aparece en el nombre de la productora se debe a que es el número favorito de una de ellas.

La pareja acumula varios años de experiencia en el sector de la moda y ambas han estado trabajando para importantes marcas y adquiriendo la experiencia suficiente que les ha dado alas para montar ahora su propio y ambicioso proyecto. Lago estuvo en las filas de Adolfo Domínguez, Mango o Zara y Ariana se ha formado profesionalmente sobre todo en la marca Mango. "Dándole vueltas caímos en que el sector es muy pequeño y conocíamos a bastante gente (fotógrafos, estilistas, makeups...) y por eso decidimos montar una productora audiovisual especializada en moda. Le dijimos a amigos del sector si querían colaborar en la productora y formar parte de ella y se mostraron dispuestos", aseguran, a la vez que reconocen que aunque están siempre entre Barcelona y la ciudad herculina por trabajo, principalmente Ariana "se mudó a A Coruña por amor" cuando trasladaron a Lago a la sede de Inditex de Arteixo. "Acabó enamorándose de la ciudad y se niega a irse jamás", confiesan entre risas.

Su labor concreta consiste en darle forma a las ideas que tienen las marcas que les contratan y asesorarles en diferentes aspectos y dependiendo del objetivo que persigan se les asigna un equipo determinado (fotógrafos, editores de vídeo, estilistas, peluqueros...), se busca una localización, se desarrolla una dirección creativa para el rodaje, se sacan fotografías y graban vídeos y se lleva a cabo la parte de postproducción (editar fotos y vídeos) para finalmente entregarle al cliente el material final que va a usar en su web, en una revista o en sus redes sociales.

Soñar en grande y posibles clientes internacionales

Las producciones que 7cactus tenía programadas para marzo y abril se han suspendido a causa del coronavirus, una gran faena para las responsables de la productora ya que comentan que tenían un importante trabajo en París con Cacharel y una popular actriz internacional, otro en Barcelona con una conocida actriz de la escena nacional y un tercero en Túnez. "Con esta situación sanitaria las cosas están bastante paradas, sobre todo debido a las restricciones de movilidad desde otros países. El lado bueno es que está gustando la productora a las marcas que estamos contactando en España y tenemos también posibles clientes tanto en Madrid y Barcelona, como Alemania o incluso en Asia", reconocen ilusionadas.

Sobre el futuro del negocio, se muestran tranquilas, ya que admiten que hicieron un estudio de competencia antes de lanzarse con 7cactus, cuyas conclusiones derivaron en que en Galicia nadie hacÍa un trabajo como el que están realizando y que en España sí hay productoras del sector de la moda pero con "públicos distintos". "Con nuestra productora realmente no competimos porque nuestros clientes son diferentes a los de otras a nivel nacional. Estamos confiadas porque creemos que hemos encontrado un buen nicho de mercado aunque por las circunstancias cueste arrancar", opinan.

Ambas se embarcaron en este aventura profesional con "un poco de miedo y respeto pero muchas ganas" y no dudaron en seguir adelante tanto su fructífera relación profesional como personal, ya que ellas mismas se definen en el trabajo que realizan en la productora como "dos caras de la misma moneda", ya que complementan sus perfiles porque una es más creativa y otra más técnica.

Un escaparate de más de 1.000 seguidores

La pareja se muestra sorprendida de la cantidad de gente de fuera de su entorno, marcas, agencias de comunicación y trabajadores del sector que les han felicitado por 7cactus y la estética e imagen que quieren transmitir. En su instagram ya acumulan más de 1.200 seguidores en tres meses y con una pandemia de por medio que tiene las producciones paradas, pero se muestran orgullosas de hacer ellas todas las labores necesarias para los encargos de sus clientes (vídeo, fotografía, retoques...) para las que en muchas ocasiones cuentan también con las manos de colaboradores cercanos que aportan los toques de perfección y distinción que quieren para su trabajo.

En sus proyectos de futuro más inmediatos, contemplan esforzarse al máximo para darse a conocer y crear una cartera habitual de clientes "para ser un negocio rentable". A largo plazo van más allá y valoran posibilidades remotas como hacer trabajos para marcas que admiran y que "les enamoran" como por ejemplo algún futuro proyecto con la casa de moda de lujo Balenciaga.

Vivir