Los AirTags por fin están disponibles en España, después de más de un año de rumores y filtraciones y de ser anunciados en el evento de Apple; es evidente que la compañía lleva mucho tiempo trabajando en estos pequeños rastreadores, y en las posibilidades que ofrecen para encontrar objetos perdidos.

Noticias relacionadas

Los AirTags son localizadores, parecidos a los que ya ofrecen fabricantes como Tile; la idea es que podemos unirlos a un objeto, como unas llaves, y usar nuestro iPhone para saber en todo momento dónde están.

Es una idea con mucho potencial positivo, pero también negativo. Apple lo sabe muy bien, y por eso dedicó una porción de la presentación a hablar de medidas orientadas a evitar su abuso; unas medidas que son insuficientes, según la NNEDV, la red estadounidense de protección a las víctimas de violencia doméstica.

AirTags para rastrear personas

Esta organización sin ánimo de lucro ha denunciado a Apple, definiendo su último producto como una manera barata y sencilla de vigilar a personas, que puede ser usado por abusadores para rastrear a sus víctimas.

En concreto, el mayor peligro está cuando la víctima intenta dejar al abusador; es cuando pueden empezar los casos de acoso, persecución y 'stalking'. Dejar un AirTag en el bolso, por ejemplo, podría permitir al acosador saber en todo momento dónde está la víctima.

Los AirTags dan preferencia a los usuarios con iPhone Chema Flores Omicrono

Aunque los localizadores no son precisamente nuevos, y Tile lleva años ofreciendo productos similares, la gran ventaja de Apple está en su red privada, compuesta por todos los dispositivos que ha vendido en los últimos años. Es gracias a esto que es capaz de indicarnos el área aproximada en la que está nuestro objeto perdido, incluso si está fuera de nuestra red WiFi; los AirTags son capaces de conectarse con los iPhone cercanos para comunicar su localización.

Rastrea Android más fácilmente

Para evitar este uso indebido, Apple ha implementado varias medidas. Una de ellas consiste en avisar al usuario si está transportando un AirTag que no está asociado a su dispositivo; aparece un mensaje en la pantalla que informa de la presencia de un AirTag ajeno.

Sólo hay un problema: esta funcionalidad sólo está disponible en los iPhone, y no en los Android. Por lo tanto, si la víctima usa un móvil que no sea marca Apple, es menos probable que se dé cuenta de que está llevando un AirTag encima. Hoy que Apple ha sido acusada de abusos monopolísticos, el hecho de que un producto de la compañía perjudique a los usuarios de la competencia no se le escapa a nadie.

En esos casos, Apple afirma que el AirTag emite un sonido si pasa tres días sin conectar con el iPhone con el que está emparejado. Sin embargo, eso sólo significa que el acosador sólo tiene que estar cerca de la víctima una vez cada tres días para que el AirTag no avise.

Apple no ha respondido directamente a estas cuestiones, pero sí que ha realizado una declaración pública en la que afirma que se toma la seguridad muy en serio, incluyendo unas "medidas proactivas" para evitar el seguimiento de personas, sin especificar cuáles. Además, ha aclarado que puede variar el tiempo que pasa entre avisos sonoros con una actualización de software en el futuro.

No es una respuesta que haya convencido a la NNEDV, que acusa a la compañía de no haber tenido en cuenta a las víctimas de violencia doméstica durante el desarrollo del producto, centrándose en la amenaza de un desconocido que nos sigue.