Hasta hace unos días, la oleada de contagios por coronavirus en Italia parecía algo demasiado lejano. Sin embargo, con el paso de los días la situación de España parece acercarse alarmantemente a la progresión vivida en nuestro país vecino.

Noticias relacionadas

En el momento de escribir estas palabras ya se han detectado más de 3.000 personas infectadas por coronavirus en territorio español, la mitad pertenecientes a Madrid. Aunque algunos hospitales han ampliado su personal, si el número de contagiados sigue aumentando a este ritmo, los centros médicos se verán en serios apuros para atender a los ciudadanos.

No obstante, hay tecnologías que permitirían rebajar esa carga de los centros hospitalarios e incluso evitar que haya más contagios. Analizamos a fondo las ventajas de algunas de estas tecnologías.

Videoconsultas médicas

A día de hoy prácticamente cualquier persona tiene en su casa los dispositivos necesarios para optar por las llamadas videoconsultas o consultas telemáticas. Aunque todavía no son muy populares en España, se trata de una alternativa excelente para evitar contagios.

Videoconsulta médica. @nci en Unsplash.

Tan solo bastaría con tener un smartphone o un ordenador con conexión a Internet para poder utilizar dicha tecnología, por lo que es técnicamente asequible a todos los niveles. Como principal ventaja, hay que tener en cuenta que las posibilidades de que el profesional sanitario se infecte se eliminan de un plumazo, ya que no hay contacto físico alguno entre paciente y doctor.

Y no solo eso, sino que también se reduciría la afluencia de personas en los hospitales en un momento en el que tenemos que tratar de evitar colapsar estos lugares por motivos obvios.

¿Ya las hay en España?

Sí, pese a no ser un método demasiado extendido, ya es posible disfrutar de videoconsultas médicas en nuestro país. Aseguradoras tan populares como Asisa, DKV, Sanitas, Adeslas o Mapfre ya disponen de esta posibilidad. Cada aseguradora tiene un enfoque diferente, pero por norma general también ofrecen consultas vía chat e incluso por voz.

Videoconsulta Sanitas. Sanitas

Una de las firmas que más apuesta por esta tecnología en España es Sanitas. Este servicio se lanzó a finales del año 2015 y ya ha registrado más de 25.000 consultas médicas a través de vídeo. Según cifras de la propia aseguradora, sus médicos gestionan más de 2.000 videoconsultas mensuales.

Como curiosidad, se calcula que de media se emplean aproximadamente tres horas para realizar una visita tradicional al médico, mientras que la mayoría de videoconsultas se resuelven en diez minutos. Como es lógico, las videoconsultas no sirven para tratar cualquier dolencia, pero hay muchas en las que no es necesario que el médico toque al paciente para realizar un diagnóstico.

Robots al rescate

La opción de las consultas telemáticas es realmente interesante y tiene un gran potencial, pero no es la única. ¿Por qué no utilizar robots para situaciones como la que se vive en la actualidad?

Como ejemplo tenemos a "The Personal Robot", un asistente robot que podría minimizar riesgos ante la amenaza del coronavirus. Éste puede desplazarse de manera autónoma y permite diagnosticar el coronavirus a distancia.

El robot integra una pantalla táctil desde la que los ciudadanos pueden realizar videollamadas con médicos. Asimismo, The Personal Robot incorpora una cámara térmica con la que el médico podrá controlar la temperatura del paciente en tiempo real y sin el riesgo de infectarse.

Como es lógico, al tratarse de un robot autónomo puede servir para muchos otros fines, como entregar comida o medicamentos en domicilios sin intervención humana que pueda extender el virus.

Asistente robot. Temi

Desgraciadamente, en España todavía no se ha generalizado el uso ni de robots ni de las videoconsultas, aunque podrían resultar tremendamente útiles y no solo en crisis sanitarias, sino durante todo el año. Las ventajas de las consultas telemáticas no dejan lugar a dudas.

La tecnología es, en la mayoría de los casos, progreso, ¿por qué no empezar a confiar más en ella también en el ámbito de la salud? Ojalá terminen popularizándose las videoconsultas, pues nos beneficiaría a todos, tanto a los ciudadanos de a pie como al propio personal médico.