moviles-ninos-1stfone

moviles-ninos-1stfone

Tecnología

Omicrono Opina: Niños con móviles, ¿problema o evolución?

Noticias relacionadas

¿Existe una edad establecida a partir de la cual es correcto que un niño empiece a usar un teléfono móvil? ¿Hemos creado en nuestra sociedad un momento adecuado a partir del cual está bien visto? ¿Cuándo debería comprar el primer smartphone a mi hijo?

Todas estas preguntas son consecuencia de una evolución en la tecnología, concretamente en el campo de las telecomunicaciones móviles. Hace 10 años esto no se podía ni plantear, porque acceder económicamente a un teléfono móvil era tan difícil que ya era suficiente barrera. Y hace una generación el dilema no existía porque los móviles eran un artículo para el futuro, no para un niño.

Sin embargo, hoy en día los niños empiezan a ver lo que sus padres hacen con los teléfonos móviles y smartphones, y ellos también quieren. Cada vez se recortan más los precios, y la diversificación lleva a poder centrarse en diferentes mercados, y en el de los más pequeños empieza a haberlo. Hay un negocio no explotado en la venta de móviles a niños.

La compañía británica OwnFone acaba de presentar el 1stFone, un teléfono basado en un sencillo panel compuesto por botones para llamar y colgar, marcar teléfonos, y controlar el volumen, pensado específicamente para niños a partir de 4 años. Sí, 4 años. Posiblemente muchos de los que leéis estas líneas con 4 años no sólo no podríais pensar en algo así, y es que lo más probable es que en nada parecido. Seguramente lo más similar a este 1stFone que imaginábamos a esa edad eran dos yogures vacíos conectados mediante un hilo.

Nos encontramos ante una situación que surge de la evolución en la tecnología, algo que por un lado es totalmente lógico, pero que a su vez plantea varios problemas. Por un lado, ¿cómo afectará el uso de un teléfono móvil a un niño de 4 años? No me refiero a las ondas electromagnéticas, me refiero a la psicología que hay detrás de eso. Las comunicaciones modernas han creado una dependencia mucho mayor a la que teníamos hace unos años entre padres e hijos, y el control de esto ha cambiado, todavía no sabemos exactamente cómo ni en qué dirección, pero acostumbrar a un niño desde los 4 años a la ciberpresencia puede tener sus problemas.

Por otro lado, empezar con un móvil sencillo desde los 4 años también implica que esa persona pedirá un smartphone a una edad más temprana, con todo lo que ello supone. Estos dispositivos son una herramienta estupenda, pero tienen que venir acompañados de la educación correspondiente, y sin ella se convierten en un peligro, especialmente cuando más pequeño se es.

No creo que quitar móviles a los niños pequeños sea una solución a un problema, porque no creo que el problema sea dárselos a tempranas edades. Lo importante es que todo venga acompañado de la educación correspondiente. La tecnología y sus avances son todos aprovechables, pero hay que hacerlo de la forma correcta, y para eso hace falta que nos enseñen.