Parece mentira, pero la tecnología puede hacer cosas que no podríamos creer. Como siempre nos han enseñado, la energía eólica viene del viento, la solar del sol y energías como la mareomotriz del cambio de las mareas. Pero la empresa Thin Red Line Aerospace quiere empezar a almacenar energía eólica en el fondo del mar. Si, por impresionante que parezca, y la forma de hacerlo es realmente impresionante. Liderado por la Universidad de Nottingham y con el apoyo del gigante eléctrico alemana E.ON este proyecto es un prototipo de sistema de almacenamiento de energía que será probado por primera vez este verano en los mares de Escocia.

Noticias relacionadas

energia-eolica

La idea es sumergir unas bolsas gigantes a 600 metros de profundidad, y por ello y razones prácticas son más útiles en países con cosas muy profundas cercanas. Una vez sumergidas las bolsas se llenarán de aire mediante unas tuberías gracias a unos compresores que moverán este, alimentados de energía como la de las mareas, sin utilizar ningún combustible fósil. En periodos de escasez de energía se utilizaría el aire almacenado a presión gracias a las profundidades marinas para generar energía con las mismas turbinas que llenaron los globos, de forma inversa ya que esta vez actuarán como generadores alimentados por el aire.

Estas bolsas podrán almacenar 6000 metros cúbicos de aire y desplazarían 40 toneladas de agua marina. Todo el sistema para instalar, cargar y operar esta nueva forma de generación de electricidad está respaldado por sistemas ya antes usado por Thin Red Line en proyectos conjuntos con la NASA.

¿Qué os parece este invento? ¿Le veis futuro?

Más información en la web de Thin Red Line.

Fuente | Tecnología21