El gobernador de Río de Janeiro, Wilson Witzel.

El gobernador de Río de Janeiro, Wilson Witzel. EFE

América

La Justicia cesa al gobernador de Río de Janeiro por supuesta corrupción con la Covid-19

Witzel, un opositor del mandatario brasileño, Jair Bolsonaro, insinuó que forma parte de una "persecución" nacida en el palacio presidencial.

28 agosto, 2020 19:25

Noticias relacionadas

Unas supuestas irregularidades en torno a la pandemia de la Covid-19 llevaron a la Justicia a suspender por 180 días al exjuez Wilson Witzel del cargo de gobernador de Río de Janeiro, un estado castigado hace dos décadas por la corrupción.

La drástica decisión fue anunciada este viernes por el Superior Tribunal de Justicia (STJ), al mismo tiempo que la Policía allanaba residencias y oficinas de 17 políticos salpicados por un asunto que Witzel, un opositor del mandatario brasileño, Jair Bolsonaro, insinuó que forma parte de una "persecución" nacida en el palacio presidencial.

"Es un ultraje a la democracia", declaró Witzel, quien aseguró que tanto él como su esposa, implicada también en el caso, han sido acusados "sin pruebas" por fiscales de los que dijo que son próximos a la familia Bolsonaro y en particular al hijo mayor del gobernante, el senador Flavio, investigado por corrupción.

La Fiscalía rebatió esas insinuaciones, sostuvo que "esta acción no tiene ninguna vertiente política" y garantizó que existen pruebas "robustas" que vinculan al bufete de Helena Witzel, abogada y esposa del gobernador, a negocios irregulares con "hospitales de campaña, respiradores y medicamentos" adquiridos para combatir la pandemia.

Por esas mismas causas, Witzel responde en un juicio político con fines de destitución que tramita desde junio pasado en la Asamblea Legislativa regional.

La supuesta corrupción en torno a la crisis sanitaria, que ya deja en Río de Janeiro 219.000 contagios y 15.900 fallecidos, parte del total de 3,8 millones de casos y 120.000 muertos en el país, fue considerada como un agravante por el magistrado Benedito Gonçalves, responsable de la decisión que suspendió a Witzel de sus funciones.

"El grupo criminal actuó y continúa actuando, desviando y lavando recursos en plena pandemia, sacrificando la salud y hasta la vida de miles de personas, en total desprecio al mínimo sentido de humanidad y dignidad", escribió en su sentencia, dictada en forma cautelar y que será analizada la semana próxima por el pleno del STJ.

Mientras dure la suspensión de Witzel, su cargo será ocupado por el actual vicegobernador, Claudio Castro, paradójicamente también investigado en este mismo caso y cuyas oficinas y residencia fueron allanadas este viernes.

A vueltas con la Justicia

Entre los investigados figuran funcionarios, empresarios y políticos tanto del arco de derechas, en el que se inscriben Witzel y su antiguo aliado Bolsonaro, como de la oposición progresista, encarnada en este caso por el jefe de la Asamblea Legislativa de Río, André Ceciliano, del Partido de los Trabajadores (PT).

También se investiga, y hasta ha sido detenido este viernes, al presidente del Partido Social Cristiano (PSC), Everaldo Pereira, un influyente político y pastor evangelista próximo a Jair Bolsonaro, a quien bautizó en 2014 con los ritos de esa religión, celebrados ese año en el simbólico río Jordan, de Israel.

El pastor Everaldo llegó a ser candidato a la Presidencia en 2014 con el apoyo del entonces diputado Bolsonaro, afiliado en la época al PSC, figura entre los 17 detenidos este viernes y ha sido acusado de intermediar en los contratos fraudulentos.

Tras ser informado de la suspensión del gobernador, con quien se enemistó el año pasado, cuando éste insinuó que podría aspirar a la Presidencia en 2022, Bolsonaro se burló del asunto. "Parece que Río se incendia", dijo entre bromas a un grupo de seguidores.

Política, corrupción y crimen

El estado de Río de Janeiro, cuya capital homónima es una de las postales más conocidas de Brasil, ha sido el epicentro de muchos de los más graves asuntos de corrupción registrados en el país durante las últimas dos décadas.

De hecho, todos los gobernadores que Río de Janeiro ha tenido en lo que va de este siglo han estado o están en prisión actualmente.

El más emblemático es Sergio Cabral, quien gobernó Río de Janeiro en dos períodos consecutivos, entre 2007 y 2014, está en la cárcel desde 2016, ha sido declarado culpable en 14 causas de corrupción y recibido condenas que suman 294 años de prisión.

En las últimas dos décadas, la otrora "ciudad maravillosa" ha sufrido con un crecimiento desordenado que multiplicó las favelas y las convirtió en reductos del narcotráfico y grupos parapoliciales conocidos como "milicias", que disputan territorios y cada semana dejan regueros de sangre.