Dua Lipa, embajadora de Yves Saint Laurent Beauté.

Dua Lipa, embajadora de Yves Saint Laurent Beauté.

Moda y Belleza

Cómo debes elegir y utilizar la fragancia perfecta para este verano

Los expertos nos ofrecen los mejores consejos para impedir que las altas temperaturas hagan desaparecer más rápido el perfume.

6 julio, 2022 02:49

Cuando las temperaturas se disparan, el calor puede afectar a las fragancias. Por eso, hay personas que varían de perfume cuando llega el verano, algunas incluso, lo hacen ya en primavera. Como guardamos los jerseys de lana mullida y las medias para el frío, dejamos de usar ciertos perfumes hasta que llegue el otoño.

Sin embargo, por mucho que nos gusten los aromas frescos para el día, cuando se pone el sol y toca arreglarse para salir, hay quien se decanta por aromas fuertes y densos en los meses de más calor, ya que despiertan sus sentidos. No andan desencaminados. En algunos de los relatos de Las mil y una noches se destaca el poder embriagador y sensual de aromas como el almizcle o el ámbar, maderas, especias…

Si imaginas una fragancia perfecta para esas noches de fiesta, sin hora de llegada a casa, es muy probable que pienses en la Eau de Toilette Libre, de YSL, cuya embajadora, la cantante Dua Lipa, representa todo lo que nos gustaría para una fiesta por todo lo alto, ella con su actitud y esta sensual fragancia con su aroma dulce y empolvado. La pregunta que surge es, en realidad, ¿debes perfumarte de forma diferente en el estío?

Pues, aunque el perfume depende del calor para funcionar, lo cierto es que determinar la fragancia más adecuada es una percepción absolutamente personal, aunque, en general, nos regimos, al elegirlos, por determinados patrones. “Desde luego, que se usen fragancias más frescas durante la época estival no es un mito. En verano, por lo general buscamos fragancias más frescas, y en invierno, más cálidas”, explica Bettina Perisson, Perfumista Senior de Eurofragance.

[Nuestras fragancias frescas favoritas para este verano]

“El verano es el momento del año que asociamos con la alegría, la ilusión, la vitalidad: pasar un buen rato con los amigos en una terraza, arreglarnos para salir después de una ducha al final de un caluroso día de playa… Los días son más largos, el sol es fuerte y poderoso y empezamos el día con energía. Durante estos días de verano, sin duda, una buena dosis de un perfume fresco, chispeante, luminoso, divertido, es nuestro mejor aliado”, explica la experta.

Aromas de estío… o no

Seguimos esos patrones de lo que creemos más adecuado olfativamente según la época del año porque “tradicionalmente, debido a una cultura olfativa común, algunos ingredientes y notas se asocian mayoritariamente a 'fragancias de verano' (cítricos chispeantes, acordes marinos...) como otros a 'aromas de invierno' (especias cálidas, maderas reconfortantes…)”, explican Julie Massé y Violaine Collas, las perfumistas que han trabajando en la creación de Trussardi Pure Jasmine la colección de lujo de Trussardi Parfums.

Pero, pese a los estándares, las narices explican que “la experiencia olfativa sigue siendo profundamente personal: cada vez que olemos un perfume, nuestro sistema límbico nos devuelve a una memoria olfativa única que puede generar diferentes tipos de emociones”.

Por eso, “en términos generales, no hay restricciones para hacer y usar fragancias específicas a lo largo de las diferentes estaciones, incluso si solemos preferir las notas frescas en temperaturas altas y las notas cálidas en atmósferas frías”.

Para crear Trussardi Pure Jasmine, una fragancia que se ha lanzado este verano pero con idea de uso en cualquier temporada, ellas han buscado un equilibrio que desde luego, embriaga en verano y, no lo dudamos, lo hará todo el año.

“Se puede describir como una fragancia atemporal que se adapta a diferentes estados de ánimo y climas gracias a su perfil multifacético y a los contrastes armoniosos entre las notas de salida y de fondo. Su apertura fresca, vivaz y colorida lo convierte en una opción perfecta para una ‘feminidad’ icónica”, explican.

El perfume y el calor

Lo que sí es cierto es que el clima puede alterar drásticamente la duración de un aroma e incluso cómo huele en la piel, ya que la temperatura de la piel y del clima son vitales para el rendimiento de un perfume.

Por eso, puedes notar que te dura menos el aroma según la época del año. De hecho, cuando los perfumistas prueban las fragancias que están creando, a menudo usan cabinas con control de temperatura para verificar cómo huelen en condiciones cálidas y frías.

Para evitar que el perfume dure menos tiempo, puedes usar un aceite o una crema corporal antes de aplicarte la fragancia, ya que mantener tu piel hidratada hará que el aroma se adhiera durante más tiempo a ella.

“La recomendación es perfumar siempre en la piel. Eso sí, para conseguir una mayor duración, podemos utilizar geles de ducha, desodorantes y lociones o cremas corporales perfumados con las mismas notas de nuestra fragancia”, sugiere Daniel Figuero, fragance ambassador de Dior.

Sería ideal si la loción corporal forma parte de la línea de baño del perfume que usas o, al menos, de la misma familia olfativa. Y luego, rocía tus puntos estratégicos: las muñecas, los tobillos, la nuca y la parte trasera de las rodillas.

Para este verano, la apuesta de Figuero es la fragancia Eden-Roc “por su frescor absolutamente original. Inspirada en un lujoso hotel de la Costa Azul, su jazmín animado con una idea de coco nos recuerda al sol bronceándonos la piel. El absoluto de pino refresca la mente y el acorde mineral salado le aporta una particularidad terriblemente moderna. No es ni cítrica ni oceánica, no se parece a nada conocido y a la vez, es fácil de vestir”.

Cómo aplicarte el perfume

Aunque considera que no debería haber demasiada diferencia entre al escoger fragancia según la estación del año, Daniel Figuero, reconoce que “en general, en verano buscamos fragancias con notas refrescantes: los cítricos son muy socorridos, pero también podemos ampliar el abanico con composiciones de flores y/o almizcles blancos, notas florales ligeras, incluso un tacto empolvado como una muselina. Pensemos en los textiles: buscaremos aromas equivalentes a algodones suaves, linos y telas sedosas. Por ejemplo, Bois D’Argent me parece una fragancia textil, suave, táctil".

A la hora de escoger, él además propone pensar al decidir “en cuándo vamos a utilizar la fragancia. Para el día podremos escoger fragancias más mediterráneas, como Balade Sauvage con su toque de higo bajo el sol. Para las noches de verano, que por lo general son más alegres, podemos jugar con la idea de las flores al atardecer que nos propone Jasmin des Anges o atrevernos con algo impactante como Tobacolor, con notas de ciruela y miel”.

Eso sí, recuerda que, cuando hace mucho calor, no olvidar aplicar la fragancia “como hemos visto, siempre sobre la piel y es recomendable la ayuda de una loción hidratante ligeramente perfumada.

Por su parte, Thierry Wasser, nariz de Guerlain y pionero en defender que las fragancias no tienen género, propone evitar estereotipos y decidir tu fragancia con absoluta libertad.

“Creo que si utilizas una fragancia en concreto es para tu propia alegría y placer. Y no veo una correlación entre la alegría y la temporada del año”, puntualiza y se pregunta: “¿Por qué no elegir una fragancia según tu estado de ánimo? Puedes cambiar cada día”. Para aplicarla, sugiere “perfumar delicadamente la ropa para que el aire pueda difundir la fragancia”.

Sin embargo, admite que “el verano es la ocasión perfecta para socializar al aire libre” y por eso considera que “elegir una fragancia con cierta personalidad le dará más importancia a nuestra presencia en el exterior”. Una fragancia perfecta para lograrlo podría ser la nueva Aqua Allegoria Nerolia Vetiver.

Como un vestido

Mientras, Julie Massé y Violaine Collas, nos sugieren un juego: “Pensemos en nuestro perfume como si fuera un vestido mientras lo elegimos: combinamos con nuestro estado de ánimo, ocasión y sentimientos del día.

En verano, preferimos una fragancia que traiga la luz del sol a nuestra mente y que aplicaremos en plan nube, muy aireada mientras la rociamos”.

El fin es conseguir una sensación refrescante. “Esto nos ayudará a conseguir un efecto más ligero y fresco en nuestra piel. Por último, pero no menos importante, ¡no olvides seguir tu instinto!”, animan las perfumistas que han trabajando en la creación de Trussardi Pure Jasmine.

Los símbolos del verano

Hay determinadas cosas que nos transportan al estío, la playa, la arena, los baños en ríos y mares… También los aromas, a recién duchada tras un día de playa o el de la crema solar sobre la piel. También un diseñador consiguió, incluso, crear un exitoso aroma que por siempre vincularemos a la amapola, una flor que, también, simboliza el verano.

En 2000, se presentó Flower By Kenzo y nunca volvimos a recordar igual a la flor roja que anuncia en los campos la llegada del buen tiempo.

Este año, el maestro perfumista español Alberto Morillas ha sido el encargado de dar vida a la nueva fragancia de la firma, Flower by Kenzo L’Absolue.

“Cuando la creé, tenía en mente una hermosa amapola escarlata calentada por los rayos del sol. Es un perfume floral, muy agradable de llevar en la época estival. Además, tiene una huella solar, revelando la emoción de un soplo cálido sobre la piel… Expresa una nueva sensualidad que se puede llevar en cualquier temporada”.

Se trata de una fragancia muy especial. Tanto, que han elegido como musa, en vez de a una modelo, a Masami, floricultora que ha creado el proyecto Plein Air Paris, el primer jardín floral urbano de Francia, en París, en el que cultiva flores con métodos de agricultura biodinámica, respetando las estaciones y la naturaleza, sin invernaderos ni pesticidas, y divulga el movimiento Slow flower, por una floricultura responsable. Un ejemplo de ello es Flower by Kenzo L’Absolue.

Para su creador, “el perfume evoluciona con las estaciones. Debido al calor, se desvanece más rápidamente en la piel en verano. Sin embargo, es sobre todo una cuestión de alquimia con la piel, por eso es bueno tomarse un tiempo para elegir un perfume. En verano, algunas personas prefieren una frescura viva mientras que otras aman la calidez envolvente de las notas solares”. Además, recuerda el poder de las fragancias: “Pueden hacerte sentir más feliz, más sexy, más atractiva y más cómoda. Pueden traer buenos o malos recuerdos, nos dicen mucho más de lo que somos conscientes”.

Ese poder al que se refiere Alberto Morillas tiene mucho que ver con que la memoria olfativa es la más fuerte del ser humano. La fragancia que elijas puede, incluso, levantar tu estado de ánimo, también en verano y por mucho calor que haga. De hecho, un estudió de la Universidad Rockefeller de Nueva York, demostró que las personas recuerdan un 1 % de lo que tocan, un 5 % de lo que ven, el 15 % de lo que prueban y el 35 % de lo que perciben por la nariz.

Para perfumarse en verano, él sugiere “ser libres de experimentar y jugar con el perfume a su antojo”, ya que para él “es un gran territorio para la expresión personal. Por eso, recomienda “pulverizarlo sobre la piel y ver cómo evoluciona a lo largo del día por lo que es importante vivir con él, dejar que cambie en ella. Pero, si tienes miedo de rociar tu perfume directamente sobre tu piel, también existe la posibilidad de perfumar tu cabello o un pañuelo”.

Además, nos da un truco para tomar la medida del perfume que nos aplicamos: “Huele tu ropa al día siguiente, una chaqueta o una foulard, por ejemplo, para comprobar que la estela corresponde a lo que esperas”.

Los perfumes nos animan

Por último, preguntamos a una experta, Bettina Perisson, Perfumista Senior de Eurofragance si existen diferencias entre las ventas de fragancias en invierno y en verano que nos aclara que, en realidad, “más que diferencias entre invierno y verano, el ritmo lo marca el motivo de compra”.

Señala que son determinados momentos del año – como San Valentín, Día de la Madre, Día del Padre– “cuando las ventas suben claramente”, ya que, apunta, “¡Un perfume siempre es un buen regalo!”, pero, puntualiza “cuando se trata de darnos un pequeño lujo, para sentirnos bien o como un complemento más de nuestro estilo… todo el año es un buen momento por igual”.

El bienestar que nos provoca el perfume quedó claro en la crisis de la Covid. No en vano, Perisson confirma que “las ventas en fragancias se vieron incrementadas después de la pandemia porque todos buscamos volver a cuidarnos, compensarnos por el mal momento que tuvimos que afrontar.

Necesitamos darnos un capricho, sentirnos vivos, volver a relacionarnos y hacer, en definitiva, todo aquello que se quedó detenido”. Por eso, este verano, toca disfrutar y salir, siempre acompañados, por supuesto, de nuestra fragancia favorita.